Menú

El Estado "ya no existe": la Generalidad también manipula la huelga de seguridad en el aeropuerto de El Prat

La Delegación del Gobierno establece unos servicios mínimos del 90% y los separatistas sostienen que la administración central ha abandonado Cataluña.

(Barcelona)
0
El Estado "ya no existe": la Generalidad también manipula la huelga de seguridad en el aeropuerto de El Prat
Una imagen de archivo del Aeropuerto de El Prat | Cordon Press

El conflicto laboral del personal de seguridad de la empresa Eulen lleva días provocando grandes aglomeraciones y notorios retrasos en los accesos a las terminales del aeropuerto de El Prat. A partir de este viernes, los trabajadores han convocado paros parciales los próximos viernes, domingos y lunes de 5.30 horas a 6.30h, de 10.30 a 11.30, de 16.30 a 17.30 y de 18.30 a 19.30. Y a partir del lunes 14 anuncian una huelga indefinida las 24 horas.

Eulen es la empresa encargada del control de acceso y de los arcos detectores de metal. Los trabajadores exigen refuerzos de personal y mejoras en las condiciones de trabajo. El apoyo a las medidas de fuerza supera el noventa por ciento de la plantilla, que ya protagonizó una huelga de celo en el tramo final de julio que provocó graves problemas en El Prat. Según cálculos de las compañías aéreas, más de mil personas habrían perdido sus vuelos por culpa de las esperas de hasta tres horas ante los arcos detectores.

Aena ha abierto dos expedientes a la empresa que podrían acarrear el pago de más de trescientos mil euros por las graves deficiencias en el servicio. Por su parte, la Delegación del Gobierno ha dictado unos servicios mínimos del 90% para las dos tandas de huelgas, con lo que considera que preserva el derecho de huelga. "Por debajo de ese porcentaje podrían verse afectados gravemente otros derechos fundamentales, especialmente el de la libertad de circulación", reza la nota de la Delegación del Gobierno que decreta los servicios mínimos "todos los días de huelga y en todas las franjas horarias".

No obstante, la recomendación generalizada a las personas que tengan que utilizar el aeropuerto es que acudan con unas cuatro horas de antelación para garantizarse que tomarán el vuelo.

Uso político y acusaciones

La Generalidad no ha tardado en tratar de convertir los colapsos en los accesos en una cuestión de política. La consejera de Trabajo, la republicana Dolors Bassa, ha utilizado Twitter, la herramienta ya habitual del presidente de la Generalidad y los consejeros autonómicos para arremeter contra el Gobierno: "¡Mañana huelga en el aeropuerto! @treballcat (la consejería de Trabajo) ya mediamos, pero ¿dónde está @aena, dónde está @EnricMillo, dónde está el gobierno @PPopular? Necesitamos competencias @govern", ha proclamado la consejera.

Más duro ha sido el consejero de Territorio y Sostenibilidad, el convergente Josep Rull, quien en declaraciones a TV3 ha arremetido contra Aena, a la que acusa de dejación de funciones. También sostiene que el delegado del Gobierno, Enric Millo, no está en su puesto y que la huelga "demuestra que el Estado español ya no existe, ha desaparecido de Cataluña". Los medios nacionalistas acusan al Gobierno de permitir e incluso fomentar el deterioro de los servicios aeroportuarios de Barcelona y de la imagen de Cataluña.

El comité de huelga: "Si hay colas, está todo ganado"

Por su parte, el comité de huelga no piensa ceder y se ha ausentado de una de las reuniones con la empreasa convocadas por la consejería de Trabajo. Según la presidenta del comité, Genoveva Sierra, a la empresa no le interesa negociar sino "salvar el verano". Denuncia además el traslado de trabajadores de otros aeropuertos para ampliar la plantilla de Barcelona porque se les proporcionan dietas y alojamiento.

Sierra considera, y así lo ha expresado en las asambleas internas que provocar colas es la única forma de forzar una negociación favorable: "Igual que a Aena sólo le importan las colas, a los pasajeros y a la prensa sólo le importan las colas. No nos preguntan por nada más, solamente por cuánta cola hay".

Sierra daba cuenta del pulso con la empresa ante los trabajadores y les animaba a persistir en su actitud. "Las colas tienen que estar. No podemos decir que nosotros hacemos huelga ni que nosotros hacemos colas porque no es cierto; sólamente hacemos que trabajamos a normativa", explicaba Sierra en esa reunión. También aseguraba que "la sartén está en nuestra mano" dado el interés de los medios por la duración de las colas. Y concluía: "Si no hay colas, está todo perdido; si hay colas, está todo ganado. Ya está, no hay más, es así de simple".

La empresa ha traslado a 25 empleados al aeropuerto de El Prat y pretende aumentar el contingente en los próximos días. La plantilla se queja de jornadas de trabajo de trece horas, de no poder librar y de falta de personal.

Más noticias sobre el desafí­o separatista en Cataluña en Flipboard

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios