Menú

Santamaría, a Puigdemont: "Nadie ha tenido tan fácil evitar que se aplique la Constitución"

Pesimismo en Moncloa. Una parte del gabinete cree que lo primero es el control de los Mossos. Avisan de que "vendrán momentos muy delicados". 

0

A Mariano Rajoy le gustaría no tener que aplicar el artículo 155 o limitar su actuación en Cataluña lo máximo posible. Teme, según sus asesores, un periodo de tensión en las calles y de inestabilidad de proporciones difíciles de calcular y que afectará a la economía nacional. Si bien, avisó a Carles Puigdemont de que ya no habrá más oportunidades. El plazo final expirará el jueves a las diez de la mañana. "Aún tiene margen para contestar de forma clara y sencilla al requerimiento. En caso contrario, usted será el único responsable de la aplicación de la Constitución", le advirtió por escrito.

Antes de que finalizara el primer plazo del Gobierno, llegaba la contestación de Puigdemont a través de una misiva en la que no concretaba si declaró la independencia y pedía diálogo. El presidente despachó telefónicamente con Pedro Sánchez y Albert Rivera y consideraron intolerable su respuesta. "Lamento profundamente que haya decidido no contestar al requerimiento y, por lo tanto, no aclarar el extremo de si alguna autoridad de la Generalitat ha declarado la independencia de Cataluña", transmitió Rajoy al líder catalán.

Tras supervisar la respuesta del Gobierno e informar sus interlocutores del PSOE y Ciudadanos, Rajoy se trasladó a Galicia para conocer sobre el terreno la situación de los incendios forestales que afectan a la comunidad. Su equipo defendió el viaje: "Es el presidente de toda España". Mientras, en Moncloa, Soraya Sáenz de Santamaría fue la encargada una vez más de comparecer ante los medios. "Nadie ha tenido tan fácil evitar que se aplique la Constitución", afirmó, en relación al 155. "No era una respuesta complicada. Sólo se le pedía y se le pide claridad", añadió la vicepresidenta.

El pesimismo invadió el complejo gubernamental. Aunque públicamente Santamaría no dio por imposible que Puigdemont "vuelva a la sensatez" y "deje de enredar", las fuentes consultadas admitieron que "pinta negro" y, llegado el momento, habrá que actuar rápido y con firmeza. Lo primero, según un sector del Ejecutivo, sería hacerse con el control de los Mossos para evitar circunstancias como la del pasado 1 de octubre. "Lo que tengamos que hacer, se hará", zanjó Juan Ignacio Zoido, que no descartó la medida. En los últimos días, también se especuló con un Gobierno tecnócrata o de concentración antes de convocar elecciones autonómicas.

El PP pide rapidez en la actuación

En teoría, Rajoy tendría que estar en Bruselas el jueves, día en el que concluye el último plazo, para participar en un Consejo Europeo que le mantendría allí hasta el viernes por la tarde. Pero podría retrasar al máximo su marcha o cancelar ese desplazamiento. "Sería importante hacer algo el mismo jueves porque no puedes tener a la sociedad sumida en la incertidumbre", defendieron desde la propia dirección del PP. Cabe recordar que habría que convocar un Consejo de Ministros extraordinario para aprobar las medidas antes de acudir al Senado.

Los periodistas preguntaron a Santamaría por las posibles medidas pero evitó en todo momento las concreciones. Si bien, tanto el presidente en su réplica a Puigdemont como la propia vicepresidenta o Fernando Martínez-Maillo en una rueda de prensa en Génova quisieron dejar claro que lo que haría el artículo 155 sería "recuperar" la autonomía en Cataluña y "no" suspenderla.

El presidente se pronunció en estos términos en su escrito al líder catalán: "El artículo 155, en contra de lo que usted afirma, no implica la suspensión del autogobierno, sino la restauración de la legalidad en la autonomía". Su número tres en el PP abundó en esa idea: "Se trata de reponer las instituciones históricas de autogobierno en parámetros constitucionales y estatutarios", que quedaron finiquitados en las votaciones del Parlamento catalán. "Quien se está cargando la autonomía es el propio Puigdemont", se reafirmó Maillo. El PSOE también se pronunció en términos parecidos.

El más contundente del PP fue, de nuevo, Xavier García Albiol: "La paciencia del Gobierno tiene un límite y está en el próximo jueves. Los catalanes no pueden seguir viviendo ni un minuto más en la incertidumbre y la inseguridad política, jurídica, económica y social", dijo en una rueda de prensa en Barcelona. Hay que "descontaminar" la Generalidad, según defendió el líder de los populares catalanes.

En cuanto a la petición del líder catalán de celebrar una reunión a fin de reabrir un diálogo, en el Ejecutivo lo descartaron. Antes, repitieron sus portavoces autorizados, tendría que negar que declaró la independencia y volver a la legalidad. "Nadie le niega el diálogo pero debe hacerse dentro de la ley, con la máxima claridad y en el Congreso de los Diputados, donde está representada la ciudadanía", en palabras de Santamaría. Rajoy, en su carta, reiteró su invitación a la Cámara Baja para que exponga allí sus demandas.

"El artículo 155 no es la panacea. No es una varita mágica. Nunca antes se ha utilizado y existen interrogantes. Rajoy actuará porque es su obligación pero vendrán momentos muy delicados y es muy importante mantener la unidad -con el PSOE y Ciudadanos- y que quede clara en las votaciones que se tengan que celebrar", resumieron la situación desde la Moncloa. "Si Puigdemont no rectifica, se actuará porque no se puede seguir así, pero se hará con prudencia y proporcionalidad", añadieron las fuentes consultadas. Según Ferraz, se aplicará "un 155 lo más limitado posible".

Más noticias sobre el desafí­o separatista en Cataluña en Flipboard

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation