Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Rajoy omite los casos de Cifuentes y Montoro e intenta transmitir tranquilidad

"Lo último que necesita Baleares es seguir el ejemplo de división de Cataluña", avisa el presidente. No para de bromear durante todo su discurso.

0
Rajoy, con Company y otros cargos del PP en Palma de Mallorca. | Tarek.

Mariano Rajoy intentó transmitir tranquilidad tras una semana aciaga para su partido, con los casos de Cristina Cifuentes y Cristóbal Montoro acaparándolo todo y las encuestas situando a Ciudadanos cada vez a más distancia. En su reencuentro con cargos del partido, una convención sobre turismo celebrada en Palma de Mallorca, no paró de hacer chascarrillos durante toda su intervención. Ciñéndose al tema del cónclave, cargó contra los gobiernos autonómicos de formaciones de izquierda e independentistas.

"Lo último que necesita Baleares es seguir el ejemplo de Cataluña", alertó el jefe del Ejecutivo. "Tiene la mala fortuna de padecer un gobierno de esos que se dedican a inventar problemas y con una agenda de división", denunció. "Hombre, por favor, no invente problemas", reclamó a la socialista Francina Armengol, en el poder gracias al apoyo de Podemos y nacionalistas . Puso como ejemplo que "les importa más que un médico sepa más catalán que medicina". "Hasta en la orquesta", se revolvió.

Rajoy fue a Palma a hablar bien de España, y echó mano de datos económicos para reivindicar su política económica. "Nuestro sector turístico tiene acreditada su fortaleza y ha sido un aliado muy potente para la salida de la crisis", destacó. "Ahora España confía en sí misma y se está acercando a los países más importantes del mundo", dijo. "Vamos a crecer más que Alemania, Francia e Italia", recordó, provocando el aplauso de los suyos. "El mundo se fía de nosotros", sentenció.

Si bien, alertó Rajoy, "hay riesgos que no podemos olvidar". Y ahí situó a esos gobiernos que "en lugar de ocuparse de lo que funciona y corregir lo que no funciona, solo se ocupan de pelearse entre ellos y de inventar problemas". Y, a sus ojos, el Ejecutivo de Baleares es muestra de ello. "Una de esas invenciones es demonizar el turismo", afirmó, en relación a los ataques a este sector del pasado verano.

Durante todo su discurso no paró de hacer chanzas. "Nosotros podemos dormir tranquilos, razonablemente, tampoco hay que pasarse", aseveró, provocando aplausos y carcajadas. "Otros no", añadió, en relación a quienes critican el turismo. "Quiero vivir mucho tiempo y que ustedes lo vean, si no les importa", dijo en otro momento dado. Más risas. A diferencia de en otras ocasiones, no hizo ninguna mención clara a Ciudadanos.

Todo, en un momento en el que el PP no levanta cabeza, con Montoro guardando silencio tras su choque con el juez Pablo Llarena y Cifuentes resistiendo pese a la polémica sobre su máster. Sobre el segundo de los casos, fuentes de la dirección nacional del PP insistieron en que, antes de la moción de censura, "habrá que tomar una decisión, la más difícil, que es si perdemos o no el poder en la Comunidad". Además, reconocieron un enfado cada vez mayor en la estructura madrileña con su líder regional, tal y como avanzó este diario.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios