Menú

Rivera rompe el 'pacto' con Rajoy sobre Cataluña

Indignación en el PP: "Es una pataleta de niño pequeño, un ataque de cuernos". Maillo, a Villegas: "Está cerca el punto final".

0

Albert Rivera anunció que retira su apoyo al Gobierno en la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Denunció "dejación de funciones" del presidente en Cataluña y le echó en cara que se haya utilizado "dinero público" para sufragar el golpe separatista. Mariano Rajoy, indignado, le pidió que se fije en el PSOE y le acusó de "aprovechategui". Margarita Robles se sumó a las críticas contra Ciudadanos: "Carecen de sentido de Estado". Ante la escalada de tensión, y a la vista de todos, Fernando Martínez-Maillo se vio con José Manuel Villegas en los pasillos del Congreso.

La fricción entre Rajoy y Rivera llegó a máximos un día después de la publicación del último barómetro de CIS, que sitúa a Ciudadanos cada vez más cerca del PP. En la sesión de control, el líder naranja le echó en cara que el Gobierno no haya recurrido ante el Tribunal Constitucional el voto delegado de Carles Puigdemont y le enseñó la última portada de El Mundo, en la que se puede leer que la Fiscalía certifica que Artur Mas ya usó dinero del Estado para la consulta del 9-N. "Es una tomadura de pelo que no vigilen el dinero público", estalló.

En el hemiciclo, Rivera amagó con romper con el Ejecutivo en caso de que "no vigilen de cerca lo que hacen los separatistas". Pero después, en declaraciones a los periodistas en los pasillos de la Cámara, dio definitivamente por finiquitado el entendimiento. "Hasta aquí hemos llegado con esta displicencia", dijo, y acusó al presidente de no convocarle para hablar de Cataluña desde hace cuatro meses. "Si este Gobierno está más cómodo en Cataluña con los nacionalistas, con lo que marque el PNV o ERC, que se lo explique a los españoles, pero desde luego no va a contar con nuestro apoyo en esto", aseveró.

El Congreso fue un auténtico hervidero, y el PP rápidamente puso a Rivera en su diana. "Sinceramente, las pataletas de niño pequeño hay que superarlas", afirmó el coordinador general ante una nube de periodistas. "Cada día me deja más perplejo", se sumó Rafael Hernando, que reclamó a Ciudadanos que "no se equivoque de enemigos". En el partido en el Gobierno hablaron de "ataque de cuernos", de "falta de nivel" y de tener "una actitud claramente infantil". "Solo están pensando en las encuestas", remataron fuentes de la dirección nacional.

Antes, Rajoy pidió a Rivera que aprenda del PSOE. "Le iría muchísimo mejor", afirmó. "Creo que no le da un voto, le puede hacer perder votos y que mucha gente no se lo tome en serio. Veo que está usted de aprovechategui en un tema importante", espetó al líder de Ciudadanos. Y, sobre la cuestión concreta de que el Ejecutivo se niega a recurrir el voto delegado de Puigdemont y Toni Comín, aseguró que los servicios jurídicos lo desaconsejan. "Procuro cumplir mis obligaciones con prudencia, mesura y firmeza" y "el hecho de aplicar el artículo 155 y de presentar 25 recursos ante el TC no me hace sospechoso de nada, al menos en esta materia", razonó.

Para el PP, quedó de manifiesto "la seriedad" del PSOE frente a la "deslealtad" del partido naranja, "más pendiente de las encuestas". Y exhibieron sintonía. Maillo se hizo la foto con José Luis Ábalos y Robles salió en auxilio del Ejecutivo con respecto a Cataluña. "Rivera carece de sentido de responsabilidad de Estado por utilizar temas como Cataluña o la lucha contra el terrorismo para buscar titulares", afirmó la portavoz socialista. Prosiguió: "Lamentablemente, únicamente piensa en la frase bonita". Y enfatizó que Rajoy puede estar tranquilo, que el PSOE le seguirá apoyando en la crisis catalana.

Distensión entre Maillo y Villegas

La tensión llegó a tales niveles que Maillo y Villegas, para intentar templar gaitas, se encontraron en los pasillos de la Cámara, en una escena que cada vez se repite más. Ambos mantienen un buen nivel de interlocución pese a la mala relación de sus líderes. El coordinador general recibió al número dos de Rivera con ironía: "¿Pero no teníamos un acuerdo?". Y se le escuchó decir: "El presidente me ha dicho ‘para esto’ (...) Estamos en el punto final". Durante varios minutos, intercambiaron impresiones en tono cordial con las cámaras de televisión grabando.

Después, por separado, atendieron de nuevo a los medios. Maillo reivindicó que "el que ha estado en el 155, desde el primer momento, ha sido el PP" y mostró su deseo de que las manifestaciones de Rivera se debieran a un "desahogo". Villegas, en un tono menos duro que su líder, lo rechazó y habló de "un discurso coherente con nuestra actitud de siempre, de frenar a los nacionalistas y de confrontar con el separatismo".

Pese a la insistencia de los periodistas, el número dos de Ciudadanos no precisó en qué consiste exactamente la ruptura con Rajoy, limitándose a reiterar los reproches al Gobierno por una aplicación "deficiente" y con "complejos ante los nacionalistas" del 155, llegando a hablar de una aplicación "blanda". Villegas, como antes hiciese Rivera, señaló la pasividad del Ejecutivo en tres aspectos: el voto delegado de Puigdemont y Comín que no ha sido recurrido, el no cumplimiento de las sentencias sobre el bilingüismo -en referencia a la polémica por la casilla de preinscripción en castellano- y el hecho de que no se haya abierto expediente a los profesores acusados de señalar a varios hijos de guardias civiles tras el 1-O en un centro público de Barcelona.

Ya desde Moncloa, después de que el Consejo de Ministros se reuniera de forma extraordinaria para recurrir la ley que permitiría investir a Puigdemont, Íñigo Méndez de Vigo advirtió a Rivera: los españoles juzgarán su "lealtad, responsabilidad y madurez" ante el desafío separatista.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios