Menú

El recadero de Puigdemont supera el examen de la CUP

Los antisistema acaban con el suspense: se abstendrán para facilitar investidura del supremacista Torra.

0
Los antisistema acaban con el suspense: se abstendrán para facilitar investidura del supremacista Torra.
Los miembros de la CUP Lluc Salelles y Maria Sirvent en la rueda de prensa tras la reunión del consejo político. | EFE

La CUP no se opondrá a la investidura del candidato de Carles Puigdemont, Quim Torra, en segunda vuelta. El consejo político extraordinario de los antisistema celebrado en Cervera ha ratificado la abstención de sus cuatro diputados, por lo que Torra será el 131 presidente de la Generalidad, si bien él mismo dijo que el presidente seguirá siendo Puigdemont y que su cargo es "provisional", un apaño para tumbar el 155 y seguir dando pasos efectivos en la independencia.

Los antisistema añadieron suspense con su movimiento de última hora. Tres asambleas territoriales solicitaron la convocatoria del consejo político para abordar la candidatura de Torra. Sin embargo, la maniobra ha tenido poco recorrido. El portavoz de los cuperos en el Parlament, Carles Riera, había declarado por activa y por pasiva que el candidato de la CUP era Puigdemont, pero que en el caso de que Junts per Catalunya (JxCat) presentara otro nombre, ellos se abstendrían. Así lo anunciaron con Jordi Sànchez y lo hicieron con Jordi Turull. No era, según Riera, una cuestión de nombres, más allá del de Puigdemont, sino de proyecto y el que encarna Torra coinciden en gran parte le vale a la CUP para no precipitar la repetición de las elecciones.

Dan cierto crédito a las promesas de Torra sobre el carácter republicano del gobierno que se avecina. También se fían del paso al frente de ERC, pero estarán en la oposición y no serán "cómplices" de ningún acto administrativo en el marco autonómico. Ha pesado sobre la CUP la presión a favor de la formación de gobierno de los golpistas presos y fugados. Lo que les resulta difícil de asimilar es la coincidencia de posiciones con el Gobierno de Mariano Rajoy, que también tiene prisa porque pase cuanto antes el trámite Torra a pesar de su acreditada hispanofobia y sus teorías lingüísticas, racistas e identitarias.

"Se quedó corto"

Lluc Salellas y Maria Sirvent han sido los cuperos encargados de anunciar el "nihil obstat" de la CUP y el primer argumento es que no podían bloquear la investidura "por el contexto de represión". A partir de ahí, el discurso de Torra "se quedó corto", no facilitarán una gobernación autonomista y esperan concreciones inminentes sobre la "asamblea de electos" que han anunciado JxCat y ERC.

Las intervenciones de Torra durante la primera sesión del pleno de investidura estuvieron dirigidas a la CUP, en cuyas manos quedaba decidir si facilitaban el desafío o propiciaban el colapso del bloque separatista. Se ha impuesto una especie de expectante pragmatismo ante lo que pueda dar de sí Torra como ariete contra el Estado, pero a diferencia de sus colegas de JxCat y ERC, en la CUP no creen que el 155 se vaya a derogar de un día para otro.

Purga

El plan es recuperar las instituciones, "investigar" y depurar responsabilidades por el 155 y convocar elecciones a partir de octubre si se mantiene la actividad judicial contra el golpismo y no se ha logrado forzar una negociación con el Gobierno de igual a igual y bajo la lupa internacional. Ni de la situación ni del discurso proferido por Torra se puede inferir que el Parlament vaya a registrar alguna actividad legislativa que no sea la de rebobinar las leyes de desconexión.

Si se mantiene el voto delegado de los fugados Puigdemont y Antoni Comín, Torra será el tercer presidente de la Generalidad que accede al cargo con un programa basado en aplastar a la oposición, con menos escaños pero más votos, vulnerar el Estado de Derecho y proclamar la república.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Historia