Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

El infierno de las víctimas de Alsasua: "ETA ya no dispara, pero te mata igual"

La novia de uno de los guardias civiles que sufrió la dramática agresión en Alsasua cuenta en El Mundo el drama en el que han convertido su vida.

Libertad Digital
0
Banquillo de los acusados por la agresión de Alsasua | EFE

María José es la novia del teniente de la Guardia Civil que, junto con un compañero y sus parejas, fueron brutalmente agredidos en un bar de Alsasua, golpeados los cuatro casi hasta la muerte en un atentado que fue juzgado hace pocos días en la Audiencia Nacional y está a la espera de sentencia.

Como su novio y la otra pareja que aquella fatídica noche estaba en el bar Koska sufrió una tremenda agresión durante la que llegó a temer por su vida, pero el calvario no había hecho más que empezar: desde entonces ha sufrido un acoso que la ha llevado a abandonar el pueblo, tal y como cuenta en una escalofriante entrevista con Fernando Lázaro que publica este lunes El Mundo.

"Desde el minuto uno se nos estuvo atacando a mí y mi familia" cuenta asegurando que "sigo en tratamiento y sigo teniendo pesadillas". María José relata una serie de intimidaciones que fue sufriendo y que no dejaron de incrementarse hasta el juicio celebrado hace unas semanas: "Estaba secuestrada en Alsasua, en mi pueblo. En cuanto pisaba la calle sentía las miradas de odio. Y así consiguen hacerte daño, meterte el miedo".

La entrevista narra también la ausencia de solidaridad en el pueblo, cómo se ha visto abandonada por todos sus amigos –"se dejan llevar por la presión y el miedo"– y cómo las instituciones tampoco les han amparado: "No he recibido ningún tipo de solidaridad por parte del Ayuntamiento de Alsasua", ni por supuesto del gobierno autonómico de Uxue Barkos, ni de "ningún grupo" de feministas, a pesar del machismo evidente que supone hacer pasar un calvario a una mujer por la pareja que ha elegido: "Han atacado a una mujer que ha ejercido su derecho individual a estar con quien le de la gana".

"Amenazas constantes, de muerte, por redes sociales", llamadas "desde números ocultos"… María José va contando el proceso por el que finalmente se ha visto forzada a marcharse de Alsasua para concluir con unas frases demoledoras: "ETA ya no dispara, pero te mata igual. ETA no dispara pero te mata, yo estuve muchos meses muerta. No dispara pero mata y lo hace de una forma más cruel".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios