Menú

Rajoy y la CUP hacen 'president' al racista Torra

Nueva fase del proceso: el presidente 131 promete luchar para investir a Puigdemont e implantar la república ya proclamada.

(Barcelona)
0
Rajoy y la CUP hacen 'president' al racista Torra
Torra, durante la segunda sesión del debate de investidura. | EFE

La negativa del Gobierno a recurrir en el Tribunal Constitucional el voto delegado de los fugados Carles Puigdemont y Antoni Comín, que habría aparejado la inmediata suspensión cautelar, y la abstención de los cuatro diputados de la CUP han desembocado en la investidura del connotado supremacista, racista y xenófobo Quim Torra, con una producción torrencial de mensajes y artículos de carácter identitario en los que equipara a los españoles con bestiasy ensalza por contraste a los catalanes, más inteligentes, cultos, laboriosos y blancos.

El separatismo asume ya sin tapujos el contenido racista que asomaba en los textos de los clásicos del catalanismo y en declaraciones de Jordi Pujol, Marta Ferrusola, Heribert Barrera y más recientemente Oriol Junqueras, que estableció sin género de dudas para sus seguidores que el catalán tenía más que ver con franceses e italianos que con españoles y portugueses en un artículo de 2008 titulado "Proximidades genéticas". Tales consideraciones daban forma a estructuras de Estado como la "escola catalana", los medios públicos y los Mossos d'Esquadra, pero se negaban. Ya no es posible.

Torra supera a todos sus predecesores en materia de hispanofobia. Durante más de una década ha dejado su sello en textos espigados en el abundante entramado mediático del separatismo, unos escritos en los que alerta de la "avalancha" inmigratoria, de los españoles no asimilados, de los que no hablan catalán y en los que glosa y loa a los difusores del auténtico catalanismo, el que dejaba a Sabino Arana como un moderado.

El portavoz de ERC, Sergi Sabrià, ha agradecido que Torra volviera a medio disculparse por sus insultos porque afirma que su partido quiere una república integradora y diversa. "Unida en la diversidad", había dicho Torra, el gran teórico de la superioridad racial catalana. El cupero Carles Riera quiso dejar claro que para los suyos la república no sólo será diversa, sino antifascista, antiracista e internacionalista. Cortinas de humo para camuflar el contenido supremacista de la república identitaria de Cataluña.

De insultar a dar lecciones

Eduard Pujol, orador de JxCat, ha exigido al Gobierno día y hora para derogar el artículo 155. El separatismo tiene prisa por recuperar sus despachos y el manejo de los recursos públicos. El próximo Govern está perfilado: un duro, Miquel Buch, expresidente de los municipios por la independencia, al frente de los Mossos. Artadi, empresa y portavocía. Por parte de ERC, el suplente de Junqueras será Pere Aragonés, secretario de Economía que se ha mantenido en el puesto durante el 155.

Ejecutivo de choque. Sin atajos. El proceso constituyente consistirá en transitar "de la restitución de las instituciones a la recuperación de la democracia con la elaboración de una constitución republicana" en palabras de Torra, que ha pasado de insultar a los españoles a darles lecciones y consejos "fraternales". Atribuye los mensajes en Twitter y sus artículos racistas, xenófobos y supremacistas a "la intensidad del periodismo". Los califica de "errores" y asegura que está arrepentido, que no volverá a pasar. Solventado el expediente de eludir la petición de disculpas y para cerrar el segundo discurso de investidura, Torra se puso doctoral e impartió una delirante lección de historia que abarcó desde la muerte de Franco a nuestros días y de la que dedujo que "el problema de la libertad de Cataluña es el mismo problema que el de la libertad de España". Tras relatar el supuesto expolio a Cataluña en los últimos años y fijar el comienzo del proceso en la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto, en 2010, Torra dijo que al igual que los catalanes se habían plantado, tal deben hacer los españoles, dos pueblos hermanos, según su visión. "Ojalá que el pueblo español también se emancipe. Ese es mi deseo fraternal", declaró el sucesor de Puigdemont en una nueva muestra de etnicismo y desprecio por los españoles.

C's censura a Torra y al Gobierno

Inés Arrimadas ha recurrido a nuevos ejemplos de la producción "literaria" de Torra y ha negado que los insultos pudieran ser comparados con el periodismo, tal como dijo el presidente 131 de la Generalidad. Se preguntó Arrimadas si estaba haciendo algo "antinatural" al hablar en español en el pleno, leyó algunos párrafos escogidos del experto en craneometría y le dijo que "no es nuevo lo que usted representa. Lo que sí es nuevo es que nosotros tenemos la suerte de estar en la Europa del siglo XXI y en España. Luchar contra el nacionalismo en la Europa del siglo XXI no es una opción. Es una obligación", remató la dirigente de Ciudadanos en una primera intervención que le sirvió además para censurar que el Gobierno no haya recurrido el voto delegado de Puigdemont y Comín.

Iceta también ha insistido en el "pensamiento" de Torra y ha recordado otro artículo en el que vinculaba la decadencia del socialismo catalán "por el cruce con la raza del socialista español". Iceta ya comparte la opinión de Ciudadanos. "Si opta (a Torra) por vulnerar las leyes y romper la convivencia, esto acabará mal, en una batalla campal, como el Rosario de la Aurora. El podemita Xavier Domènech instó en vano al candidato a que rectificara y mostrara algo de respeto por los españoles. Tampoco obtuvo satisfacción. El popular García Albiol volvió a blandir el 155 a modo de advertencia por si Torra "pasa de la pirotecnia a los hechos".

Comienza una nueva fase del proceso. Torra es un elemento a priori provisional, un cartucho cuya vida útil ha sido determinada por Puigdemont en cinco meses. Habrá que esperar a los gestos y hechos de Torra para constatar si se ciñe a las órdenes y actúa bajo control remoto o si por el contrario tiene vida propia. El primer supuesto aboca a una legislatura corta. Puigdemont está convencido de que la justicia alemana se pondrá de su lado y que eso obligará al Gobierno a negociar su retorno, una amnistía general y la celebración de un referéndum vinculante.

Despacho en obras

La segunda hipótesis tampoco parece tener gran recorrido. Torra pretende dar pasos efectivos en la implantación de la república, reconocer el exilio a través del "consell de la república" en el "espacio libre de Europa", montar una "asamblea de electos" para obviar la resistencia de los grupos parlamentarios no separatistas, y mantener a las bases separatistas en estado de alerta permanente con el objetivo de tomar las calles cuando comience el juicio contra los golpistas. E insiste en que el presidente es Puigdemont y que su principal objetivo es investir a Puigdemont. No ocupará el despacho del ausente en el Palacio de la Generalidad. Está en obras. Oportuno cambio de parqué.

La intención de nombrar un "comisionado" para investigar la aplicación del 155 y depurar responsabilidades ilustra sobre las intenciones de los grupos separatistas, dispuestos a llegar hasta donde puedan. Torra y los suyos no se cansan de repetir que por cada uno de ellos que pueda ser procesado, juzgado y encarcelado hay más de cien dispuestos a relevar a los caídos pasados, presentes y futuros e inmolarse por la república catalana.

Más noticias sobre el desafí­o separatista en Cataluña en Flipboard

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios