Menú

Presiones y cansancio en el PP a la espera de que voten los afiliados

El PP elige entre Casado, Santamaría y Cospedal. Hay “afiliados descontrolados” a pesar de que el aparato se decanta por las dos candidatas.

0
Presiones y cansancio en el PP a la espera de que voten los afiliados
Santamaría, Cospedal, Casado, Margallo, García-Hernández y Cabanes, los seis candidatos del PP. | EFE.

El PP afronta su cara a cara con las urnas en tensión, con mucho cansancio, deseando que al congreso extraordinario llegue una única lista de consenso. "Si uno de los candidatos gana por 1.500 o 2.000 votos, todo el mundo va a pedir unidad, que el segundo reconozca la victoria del primero", en palabras de un líder autonómico. "Estamos hasta los huevos", añadió. Los barones han hablado entre ellos y no quieren más división. El ambiente también está muy enrarecido en el Congreso, en el Senado, en las Cámaras autonómicas. "Que Rajoy vuelva de Santa Pola y ponga orden", se sugirió a puerta cerrada.

Los candidatos llegan a las votaciones al borde de un ataque de nervios. Pablo Casado aspira a aglutinar a los afiliados que escapen del control del aparato. Los barones provinciales y algunos regionales se han ido posicionado a favor de María Dolores de Cospedal y Soraya Sáenz de Santamaría, y han ejercido su influencia. No ha sido "una campaña modélica", como aseguró Luis de Grandes, el presidente de la comisión organizadora. Las presiones se han sucedido en las comunidades clave, como Andalucía, Madrid o Valencia, tal y como avanzó este diario. Pero, pese a ello, hay una bolsa de "militantes descontrolados" y "cualquier cosa puede pasar".

A micrófono cerrado, varios barones del PP admitieron que hay riesgo de "ruptura" si la situación sigue así, y de ahí que reclamen unidad tras las votaciones. El martes en la Cámara Alta se vivieron corrillos de unos y otros, malas miradas. La división "llega a las estructuras provinciales, a los pueblos". En Alicante, "empezó presionando el entorno de Casado y los otros contestaron", según fuentes de la dirección regional. En Andalucía, Juan Manuel Moreno es de Santamaría pero última hora del día Cospedal logró el respaldo de Francisco De la Torre, el alcalde de Málaga y referente del partido. "Está siendo horrible", según un alto cargo de Madrid. "Y la neutralidad se hará imposible si no hay una candidatura única y al final deciden los compromisarios", coincidieron quienes han evitado posicionarse.

En este contexto, los candidatos echaron el resto en las últimas horas de campaña en aquellas comunidades donde tienen más posibilidades. Casado se recorrió la Comunidad de Madrid, Santamaría estuvo en Andalucía y Castilla y León y Cospedal en Baleares, Madrid y Castilla-La Mancha. Este jueves, las sedes electorales, más de mil, abrirán a las 9:30h y no cerrarán hasta las 20:30h, una hora más en Canarias. En el partido no se ponen de acuerdo sobre a qué hora podría acabar el recuento: algunos dicen que debería ser rápido, otros que habrá muchas reclamaciones y que no habrá resultados hasta bien entrada la noche. Según cálculos de Génova, no participará más del 80% de los inscritos.

Casado se hizo la foto con Manuel Pizarro, su "maestro", y le ofreció un hueco en su nuevo equipo. También se vio con víctimas del terrorismo. "La gente pide cambio, una nueva etapa, no podemos hacer lo mismo con los mismos si queremos ganar elecciones", proclamó el diputado por Ávila. "No tolero que se amenace ni que haya presiones", afirmó. "Hoy más que nunca hay que pedir que haya libertad", insistió, y dijo respetar la segunda vuelta. Esto es, que los compromisarios tengan la última palabra.

El equipo de Santamaría dio por descontado que pasará el primer corte. También sus barones afines. "Es bueno presentar a alguien que tenga opciones de llegar a la presidencia del Gobierno", dijo la candidata, y mentó las últimas encuestas, según las cuales es la favorita de los votantes del PP. "Los sondeos son un elemento a considerar por los afiliados", se reafirmó desde Córdoba, y habló de "unidad". Alfonso Alonso, su fiel escudero, afirmó que a partir de este jueves "sólo puede haber uno", alineándose con los barones.

"Ofrezco valores, unidad y victoria para ganar elecciones porque el PP es lo primero", destacó Cospedal, que ya en su día abogó en esRadio por una "candidatura de consenso" respetando al primero. Durante toda la campaña ha sacado músculo político, llenando auditorios allí donde ha estado. "No hay victoria sin valores", afirmó, en un último golpe a Santamaría. Recordó que ella sí ha ganado elecciones: "Soy mujer de partido desde abajo. Sé lo que es encontrarme un partido regional destrozado y poco a poco hacer un partido más fuerte y unido y fui presidenta de Castilla-La Mancha". Prometió firmeza en la defensa de España, y también en la lucha contra la corrupción.

Del que nada se supo fue de Rajoy. Este jueves, el PP escribirá un nuevo capítulo de su historia, pero Génova no confirmó si su todavía presidente participará en las votaciones. "No lo sé", fue lo más que dijo uno de sus interlocutores. Ni tan siquiera se sabe si se inscribió en el proceso. De los seis candidatos, únicamente pueden quedar dos. 66.706 afiliados de toda España tienen la última palabra.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation