Menú

Casado trata de evitar el desastre y el PP duda sobre el futuro de Moreno

Génova asegura que la suma PP-Cs roza la mayoría absoluta en Andalucía. "Acabemos con la alianza de la 'S' al cuadrado, de la 'SS'", proclama Casado.

0
Génova asegura que la suma PP-Cs roza la mayoría absoluta en Andalucía. "Acabemos con la alianza de la 'S' al cuadrado, de la 'SS'", proclama Casado.
Casado y Moreno, en Málaga en el inicio de la campaña. | EFE.

Pablo Casado se agarra a sus sondeos para proclamar que es posible el cambio político en Andalucía. Pero en el PP contienen la respiración. Unos malos resultados el 2 de diciembre, como así pronostica el CIS, pondrían en un brete a su líder nacional, más allá de que en el partido den por descontado en ese caso la caída de Juan Manuel Moreno. El peor escenario, según reconocieron distintos cargos consultados por este diario, es que Ciudadanos logre situarse por delante, aunque solo sea por un voto de diferencia. "Eso no va a ocurrir", zanjaron desde la dirección nacional.

Casado, junto a Moreno, inició la campaña en Málaga asegurando que "el PP es la solución a 40 años de una Andalucía en blanco y negro". Según el último tracking de Génova, la formación habría afianzado la segunda posición, estando cinco puntos por encima de Ciudadanos, y la suma de ambos rozaría la mayoría absoluta, que está en los 55 diputados. Según las fuentes consultadas, Podemos quedaría en cuarta posición y VOX no obtendría representación parlamentaria.

En este contexto, en el PP preocupa que VOX, pese a estar "muy lejos de entrar" en la Cámara autonómica, acabe quitándole algún escaño, que vaya a parar a Podemos por los famosos "restos". "Unos cuantos miles de votos pueden no servir de nada a VOX y en cambio facilitar que Podemos sume un diputado en Córdoba que nosotros perderíamos", afirmaron desde el equipo de campaña de Moreno. Según el CIS, este partido también lograría un escaño por Almería, tradicional feudo de votos de los populares.

Así las cosas, la percepción de una parte del PP es que puede pasar cualquier cosa, incluso "una catástrofe", en palabras de un diputado. Y, para evitarlo, Casado echará el resto. Estará en Andalucía 11 de los 15 días de campaña, con una caravana paralela a la de Moreno, y visitará todas las provincias, centrándose en Sevilla, Málaga y Cádiz. También se volcará Teodoro García Egea así como barones regionales y otros altos cargos de la formación. "Habrá efecto Casado", auguraron oficialmente.

"Andalucía no aguanta más paro, corrupción, listas de espera sanitarias, barracones en los colegios, impuestos altos, ni dos expresidentes de la Junta sentados en el banquillo", afirmó un contundente Casado este jueves. "Votar a Susana Díaz es votar que Sánchez pacte con los independentistas (...) Hay que acabar con la alianza de la 'S' al cuadrado, de la 'SS'", dijo. "Romper con la resignación, con el conformismo y con el pesimismo", proclamó, provocando el aplauso de los suyos. "Lo vamos a conseguir. Vamos a dejarnos la piel en el intento y el dos de diciembre tendremos la recompensa de un cambio de verdad", sentenció.

Es, a ojos de muchos en el partido, la última oportunidad de Moreno, que en las primarias apostó sin ambigüedades por Soraya Sáenz de Santamaría. Tras hacerse con las riendas del PP, y en contra del deseo de algunos de los suyos, Casado optó por no apartarle, pero Génova tomó el control de la estrategia electoral. Y, en la confección de las listas, la dirección nacional colocó en puestos clave a Juan Ignacio Zoido, José Antonio Nieto o José Ortiz, de la entera confianza de Casado y distanciados del líder regional.

En España

    0
    comentarios

    Servicios