Menú

El Supremo publica la sentencia del 1-O: así quedan las penas de los golpistas

El Supremo condena a 13 años a Junqueras por sedición y malversación.

0

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

Edmundo Bal: "Volvería a hacer exactamente lo mismo" Es la Tarde de Dieter

Ponlo en tu web

Copia el código HTML para insertar el audio "Edmundo Bal: "Volvería a hacer exactamente lo mismo"" en tu blog, página web o en un foro. Puedes cambiar el ancho antes de copiar y pegar el código.

Ancho:

Código:

×

No puede escuchar el directo

Tiene alguna extensión del navegador que está bloqueando la reproducción, seguramente un bloqueador de anuncios. Desactívelo si quiere escucharnos.

×
El Supremo condena a 13 años a Junqueras por sedición y malversación.
Penas impuestas a los condenados por el 1-O | LD

Ya hay sentencia del golpe separatista: el Tribunal Supremo condena por el golpe del 1-O a Oriol Junqueras a 13 años de prisión y 13 de inhabilitación absoluta; y a Raül Romeva, Jordi Turull y Dolors Bassa a las penas de 12 años de prisión y 12 de inhabilitación absoluta, en los cuatro casos por delito de sedición en concurso medial con un delito de malversación de fondos públicos agravado en razón de su cuantía.

Asimismo, condena por el delito de sedición a Carme Forcadell a las penas de 11 años y 6 meses de prisión e igual tiempo de inhabilitación absoluta; a Joaquim Forn y Josep Rull a las penas de 10 años y 6 meses de prisión y 10 años y 6 meses de inhabilitación absoluta; y a Jordi Sánchez y Jordi Cuixart a las penas de 9 años de prisión y 9 años de inhabilitación absoluta. En cuanto a Santiago Vila, Meritxell Borràs y Carles Mundó, son condenados cada uno de ellos como autores de un delito de desobediencia a las penas de 10 meses de multa, con una cuota diaria de 200 euros, y un 1 año y 8 meses de inhabilitación especial.

No obstante, los condenados podrán obtener el tercer grado aunque no hayan cumplido la mitad de la pena. La Fiscalía había solicitado la aplicación del artículo 36.3 del Código Penal en su escrito de conclusiones definitivas, para evitar que los condenados a más de 5 años de cárcel puedan optar rápidamente al régimen de semilibertad penitenciario en Cataluña.

Las penas impuestas por el golpe del 1-O

Oriol Junqueras:

Exvicepresidente del Gobierno catalán y ex Consejero de Economía y Hacienda. Condenado a 13 años de cárcel y a 13 años de inhabilitación absoluta por delitos de sedición en concurso medial con un delito de malversación de fondos públicos agravado en razón de su cuantía.

La Fiscalía pedía 25 años de prisión y los mismos de inhabilitación por rebelión agravada en su condición de líder y malversación de fondos públicos. La Abogacía solicitaba 12 años de cárcel por sedición y malversación. La acusación popular ejercida por Vox pidió 74 años de prisión por dos delitos de rebelión, organización criminal y malversación.

Jordi Turull:

Exconsejero de Presidencia y portavoz del Gobierno catalán. Condenado a 12 años de prisión y 12 de inhabilitación absoluta por delito de sedición en concurso medial con un delito de malversación de fondos públicos agravado en razón de su cuantía.

Fiscalía pidió 16 años de prisión y 16 años de inhabilitación por el delito de rebelión agravada por la malversación de caudales públicos. La Abogacía del Estado solicitó 11 años y medio de cárcel por sedición y malversación. La acusación popular reclamaba 74 años de prisión por dos delitos de rebelión, organización criminal y malversación.

Raül Romeva:

Exconsejero de Asuntos Exteriores, Relaciones Institucionales y Transparencia. Condenado a 12 años de prisión y 12 de inhabilitación absoluta por delito de sedición en concurso medial con un delito de malversación de fondos públicos agravado en razón de su cuantía.

La Fiscalía pedía 16 años de prisión y 16 años de inhabilitación por el delito de rebelión agravada por la malversación de caudales públicos. La Abogacía del Estado solicitó 11 años y medio de cárcel por sedición y malversación. La acusación popular reclamaba 74 años de prisión por dos delitos de rebelión, organización criminal y malversación.

Dolors Bassa:

Exconsejera de Trabajo, Asuntos Sociales y Familia. Condenada a 12 años de prisión y 12 de inhabilitación absoluta por delito de sedición en concurso medial con un delito de malversación de fondos públicos agravado en razón de su cuantía.

La Fiscalía pidió 16 años de prisión y 16 años de inhabilitación por el delito de rebelión agravada por la malversación de caudales públicos. La Abogacía del Estado solicitó 11 años y medio de cárcel por sedición y malversación. La acusación popular de VOX pedía 74 años de prisión por dos delitos de rebelión, organización criminal y malversación.

Carme Forcadell:

Expresidenta del Parlamento catalán. Condenada a 11 años y 6 meses de prisión e igual tiempo de inhabilitación absoluta por delito de sedición.

La Ficalía pidió 17 años de prisión y 17 años de inhabilitación por el delito de rebelión agravada por condición de jefe o promotor y por la malversación de caudales públicos. La Abogacía del Estado solicitó 10 años de cárcel por sedición. La acusación popular ejercida por Vox pidió 62 años de prisión por dos delitos de rebelión y organización criminal.

Joaquim Forn:

Exconsejero de Interior. Condenado a 10 años y 6 meses de prisión y 10 años y 6 meses de inhabilitación absoluta por un delito de sedición.

La Fiscalía pidió 16 años de prisión y los mismos inhabilitado por el delito de rebelión agravada por la malversación de caudales públicos. La Abogacía del Estado solicitó 11 años y medio de cárcel por sedición y malversación. La acusación popular pedía 74 años de prisión por dos delitos de rebelión, organización criminal y malversación.

Josep Rull:

Exconsejero de Territorio y Sostenibilidad. Condenado a 10 años y 6 meses de prisión y 10 años y 6 meses de inhabilitación absoluta por un delito de sedición.

La Fiscalía pidió 16 años de prisión y 16 años de inhabilitación por el delito de rebelión agravada por la malversación de caudales públicos. La Abogacía del Estado solicitó 11 años y medio de cárcel por sedición y malversación. La acusación popular reclamaba 74 años de prisión por dos delitos de rebelión, organización criminal y malversación.

Jordi Sànchez:

Expresidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC). Condenado a 9 años de prisión y 9 años de inhabilitación absoluta por un delito de sedición.

La Fiscalía pidió 17 años de prisión y 17 años de inhabilitación por el delito de rebelión agravada por condición de jefe o promotor y por la malversación de caudales públicos. La Abogacía del Estado solicitaba 8 años de cárcel por sedición. La acusación popular de Vox pidió 62 años de prisión por dos delitos de rebelión y organización criminal.

Jordi Cuixart:

Presidente de Òmnium Cultural. Condenado a 9 años de prisión y 9 años de inhabilitación absoluta por un delito de sedición.

La Fiscalía pidió 17 años de prisión y 17 años de inhabilitación por el delito de rebelión agravada por condición de jefe o promotor y por la malversación de caudales públicos. La Abogacía del Estado solicitaba 8 años de cárcel por sedición. La acusación popular reclamaba 62 años de prisión por dos delitos de rebelión y organización criminal.

presos-golpistas141019.jpg

Meritxel Borras:

Exconsejera de Gobernación, Administraciones Públicas y Vivienda. Condenada a 10 meses de multa, con una cuota diaria de 200 euros, y un 1 año y 8 meses de inhabilitación especial por un delito de desobediencia. Absuelta del delito de malversación.

La Fiscalía pidió 7 años de prisión y 16 años de inhabilitación y multa de 30.000 euros por el delito de malversación de caudales públicos y continuado de desobediencia. La Abogacía del Estado solicitó 7 años y medio de cárcel y multa de 30.000 euros por sedición y malversación. La acusación popular reclamaba 24 años de prisión y multa de 216.000 euros por un delito organización criminal y malversación.

Carles Mundó:

Exconsejero de Justicia. Condenado a 10 meses de multa con una cuota diaria de 200 euros, y un 1 año y 8 meses de inhabilitación especial por un delito de desobediencia. Absuelto de un delito de malversación.

La Fiscalía pidió 7 años de prisión y 16 años de inhabilitación y multa de 30.000 euros por el delito de malversación de caudales públicos y continuado de desobediencia. La Abogacía del Estado solicitó 7 años y medio de cárcel y multa de 30.000 euros por sedición y malversación. La acusación popular pedía 24 años de prisión y multa de 216.000 euros por un delito organización criminal y malversación.

Santiago Vila:

Exconsejero de Empresa y Conocimiento. Condenado a la penas de 10 meses de multa con una cuota diaria de 200 euros y un 1 año y 8 meses de inhabilitación especial por un delito de desobediencia. Absuelto del delito de malversación.

La Fiscalía pedía 7 años de prisión y 16 años de inhabilitación y multa de 30.000 euros por el delito de malversación de caudales públicos y continuado de desobediencia. La Abogacía del Estado solicitó 7 años y medio de cárcel y multa de 30.000 euros por sedición y malversación. La acusación popular pedía multa por un delito de desobediencia.

El Supremo, sobre el 1-O: sedición y no rebelión

La sentencia del 1-O describe así los hechos acaecidos el 1 de octubre de 2017 durante la celebración del referéndum ilegal del Cataluña: "Lo sucedido no fue sólo una manifestación o un acto masivo de protesta ciudadana. Si hubiese sido eso no habría reacción penal. Fue un levantamiento tumultuario alentado por los acusados entre muchas otras personas para convertir en papel mojado –con el uso de vías de hecho y fuerza física–unas decisiones judiciales del Tribunal Constitucional y del TSJC. Nada habría que reprochar si la actuación se hubiese concretado en concentraciones masivas, protestas multitudinarias, manifestaciones con lemas duros y combativos".

Los magistrados aluden así a la violencia: "La Sala da por probada la existencia de violencia. Pero no basta la constatación de indiscutibles episodios de violencia para proclamar que los hechos integran un delito de rebelión. Resolver el juicio de tipicidad respondiendo con un monosílabo a la pregunta de si hubo o no violencia, supone incurrir en un reduccionismo analítico que esta Sala –por más que se haya extendido ese discurso en otros ámbitos– no puede suscribir. La violencia tiene que ser una violencia instrumental, funcional, preordenada de forma directa, sin pasos intermedios, a los fines que animan la acción de los rebeldes".

El Supremo justifica además la calificación del delito como sedición y no rebelión: "La Sala pone de manifiesto la necesidad de no incurrir en el error de entender que el orden público como referencia sistemática común de los delitos acogidos en el título XXII del Libro II del Código Penal, impide incluir en su ámbito conductas de especial y cualificada gravedad. De hecho, algunos de los delitos de terrorismo alojados bajo la rúbrica de delitos contra el orden público exigen un elemento tendencial, encaminado a "…subvertir el orden constitucional» (cfr. art. 573.1.1 CP). Son preceptos, por tanto, que desbordan los reducidos límites del concepto de orden público concebido como bien jurídico autónomo".

juicio-1o-30042019.jpg
Varios de los acusados durante el juicio

"Todo ello ha llevado a diferenciar el orden público de otros conceptos como el de paz pública", añade, "que permitiría construir un bien jurídico identificable con el interés de la sociedad en la aceptación del marco constitucional, de las leyes y de las decisiones de las autoridades legítimas, como presupuesto para el ejercicio y disfrute de los derechos fundamentales".

Sobre la protección de la integridad territorial, el Supremo afirma que "frente al argumento de las defensas respecto a una sobreprotección de la unidad de España, la sentencia destaca que la protección de la unidad territorial de España no es una extravagancia que singularice nuestro sistema constitucional. La práctica totalidad de las constituciones europeas incluye preceptos encaminados a reforzar la integridad del territorio sobre el que se asientan los respectivos Estados".

Los magistrados rechazan el supuesto derecho a decidir: "La Sala no puede aceptar, desde luego, el 'derecho a decidir' como termómetro de medición de la calidad democrática de una sociedad. Es más, la calidad democrática de un Estado no puede hacerse depender de la incondicional aceptación de ese derecho".

Más noticias sobre el desafí­o separatista en Cataluña en Flipboard

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation