Menú

PP y Vox se enredan en una batalla por marcar la agenda política

Los dos partidos liderados por Pablo Casado y Santiago Abascal luchan para imponerse al otro en su oposición al Gobierno de Pedro Sánchez.

0
Los dos partidos liderados por Pablo Casado y Santiago Abascal luchan para imponerse al otro en su oposición al Gobierno de Pedro Sánchez.
Pablo Casado y Santiago Abascal en el Congreso | EFE

No ha pasado ni un mes desde la investidura de Pedro Sánchez pero este tiempo ya ha servido para evidenciar que la oposición al Gobierno PSOE-Podemos se encuentra dividida. Partido Popular y Vox han dado notables muestras estos días de su distanciamiento y de su competencia por marcar la agenda en el centroderecha.

La polémica por el pin parental ha sido el último de los episodios que ha escenificado la tensión existente entre ambos partidos. El portavoz parlamentario de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, llegaba a criticar en una comparecencia pública la diferencia de opiniones existente en el PP sobre este asunto al asegurar que "sería conveniente que se pongan de acuerdo".

Espinosa de los Monteros se afanaba en resaltar las diferencias entre la postura de Pablo Casado, que defendió de forma férrea el pin parental, con la defendida por algunos de sus barones como Isabel Díaz Ayuso que mostraba sus dudas sobre la medida. "Si tienen problemas de comunicación interna o quizá Ayuso no lo ha escuchado bien, es problema del PP", afirmaba haciendo hincapié en el distanciamiento de sus rivales políticos.

Desde el PP reconocen que, en esta polémica, Vox les ha "marcado la agenda" y aseguran que "no hay que volver a caer en la trampa" del Gobierno. "Hay que evitar debates en los que solo salen ganando Sánchez y Vox", explican fuentes de Génova.

"La polémica del pin la hemos perdido", llegan a asegurar. Una opinión compartida también por Vox que aprecia un PP "descolocado" ante sus propuestas, según aseguran fuentes del partido de Abascal. "No saben cómo reaccionar", insisten.

Estas mismas fuentes admiten que "quienes conocen bien este asunto" dentro del PP saben que el pin parental ataca frontalmente las leyes aprobadas por el Gobierno de Cristina Cifuentes y por tanto al partido, de ahí que se opongan a su implantación. Una oposición que en Vox también explican porque hay "sectores del PP" que piden distanciarse de su formación para acercarse al centro.

El PP sale victorioso de la polémica por el CGPJ

Otro de los asuntos que ha generado fricción entre ambos partidos es la negociación por la renovación del CGPJ. En el PP defienden su "coherencia" frente a la postura de Vox, que se mostró dispuesto a negociar para tener presencia en el órgano de gobierno de los jueces, y después rechazó cualquier diálogo con el actual PSOE.

El propio presidente de Vox, Santiago Abascal, admitió en rueda de prensa que la formación no había reflexionado lo suficiente al respecto cuando su portavoz parlamentario, Espinosa de los Monteros, respondió a las preguntas de la prensa sobre este asunto y admitió que, a pesar de querer reformar el sistema, participarían del mismo.

"Vox ha cambiado de postura tras las críticas recibidas por decir que sí que iba a negociar la tarta del CGPJ", aseguran desde el partido de Pablo Casado defendiendo que ellos siempre han mantenido la misma postura desde hace un año, cuando se destapó la polémica por la que PSOE y PP trataron de colocar a Manuel Marchena. "Casado desde entonces ha defendido que no negociará con los socialistas sin despolitiza la Justicia y se cambia el método de elección para que los Jueces elijan a los jueces".

Una propuesta que también reclama Vox, a pesar de lo cual, no han mantenido de momento contactos con el PP para impulsar algún tipo de acción conjunta en ese sentido, según admiten fuentes del partido. De hecho, la formación insiste desde hace tiempo en que ambos deben tomar "caminos separados" para lograr mejores resultados en su oposición al Gobierno de Pedro Sánchez.

A la lucha por marcar la agenda se suma la de ser el más rápido y el más contundente a la hora de reaccionar frente al Ejecutivo. Tanto el PP como Cs se apresuraron este jueves a pedir explicaciones al ministro de Transportes, José Luis Ábalos, tras conocerse que se había reunido con la vicepresidenta de Nicolás Maduro en secreto.

Por su parte, Espinosa de los Monteros trataba de apuntarse el tanto ya este viernes presumiendo de que Vox había sido "el primer partido" en registrar preguntas al Gobierno por el encuentro de José Luis Ábalos con Delcy Rodríguez.

En España

    0
    comentarios

    Servicios