Menú

Errejón y Espinar le ahorran la "autocrítica" a Iglesias: "Podemos ya no existe"

El líder de Más País habla de "cierre de ciclo"; el exsenador señala "endogamia, sectarismo, agresividad con los medios" o "autoritarismo".

0
El líder de Más País habla de "cierre de ciclo"; el exsenador señala "endogamia, sectarismo, agresividad con los medios" o "autoritarismo".
Errejón, Iglesias y Espinar, en tiempos más felices para ellos | EFE

Tras la debacle de Podemos en las elecciones gallegas y vascas –en el primer parlamento autonómico, ha desaparecido; en el segundo, ha pasado de tener 11 a 6 diputados–, Pablo Iglesias reconoció en su perfil de Twitter que "nuestro espacio político ha sufrido hoy una derrota sin paliativos", añadiendo que "nos toca hacer una profunda autocrítica".

Mientras esta llega, destacados exdirigentes de la formación de extrema izquierda ya se han pronunciado sobre el ridículo electoral de los morados. En primer lugar, el líder de Más País, Íñigo Errejón, quien escribió en Twitter: "A vuelapluma: 1) en clave española son unos resultados pre15M, que indican un cierre de ciclo. No era 'unir a la izquierda', era más ambicioso: construir pueblo. Sin nostalgia, toca pensar hacia delante. 2) la alternativa popular será confederal y plurinacional o no será".

Sin embargo, el mayor palo a su antigua formación se lo dio Errejón al responder a un usuario que le decía: "Íñigo, te necesitamos otra vez en Podemos". "Eso ya no existe –sentenciaba el diputado–. Existe una cosa que se llama UP y que tiene los resultados de siempre de IU".

También se despachó a gusto Ramón Espinar, quien, otrora, fuera secretario general de Podemos en la CAM, portavoz del Grupo Confederal UP-EC-EM en el Senado, senador por designación de la Asamblea de Madrid y diputado de la Asamblea de Madrid: "Endogamia, incapacidad para llegar a acuerdos, sectarismo, agresividad indiscriminada con los medios, expulsión sistemática de la disidencia y el talento, burocratización que impide desarrollar iniciativas locales, autoritarismo… La autocrítica es fácil de hacer".

Espinar lamentaba en Twitter que "el espacio del cambio, roto en varios pedazos, camina a la intrascendencia electoral" y que "no se puede seguir eternamente echando la culpa de los fracasos a quien se marchó, rompió o echaron". "Esta noche –continuaba– el batacazo hay que apuntárselo a una dirección de partido que ha querido controlarlo todo a costa de convertir Podemos en un solar sin nadie que les moleste".

El exsenador decía que "no se puede echar la culpa más a la militancia" ni a Antón Gómez-Reino y Miren Gorrotxategi, y señalaba una "tendencia asentadísima: cuanto más poder interno acapara la actual dirección, más desastrosos son los resultados".

Además, el exlíder de Podemos en Aragón, Nacho Escartín, apuntó que "los espacios del cambio no sirven si se piensan solo como un lugar en el que unas cuantas personas dirigen y gestionan. (…) Los liderazgos y el poder deben compartirse y distribuirse para favorecer la organización popular en todas partes: barrios, pueblos, trabajos y escuelas".

En España

    0
    comentarios

    Servicios