Menú

Álvarez de Toledo: "Ha quedado acreditada la incapacidad de Casado para reconstruir el constitucionalismo"

Las traiciones de Casado, según Cayetana: no dar la batalla de ideas, dar la espalda a los simpatizantes de Vox y pedir perdón por oponerse al procés.

0
Las traiciones de Casado, según Cayetana: no dar la batalla de ideas, dar la espalda a los simpatizantes de Vox y pedir perdón por oponerse al procés.
Cayetana Álvarez de Toledo, apoderada del PP en las catalanas del 14 de febrero. | Twitter: @CayetanaAT

Es vox pópuli en la sede del PP de la calle Génova que su cúpula, encabezada por Pablo Casado y comandada por Teodoro García Egea, no pueden "ni ver" a Cayetana Álvarez de Toledo, a quien fichó el propio Casado como portavoz del grupo parlamentario popular cuando accedió a la presidencia del partido.

Es oficialmente en el partido "un verso suelto", que ejerce de incómodo Pepito Grillo, por decir lo que piensa. Y vuelve a hacerlo, este martes, en una interesante entrevista que concede al diario El Mundo, y que ejecuta su columnista Rafa Latorre: "Pablo Casado ha defraudado las esperanzas depositadas en él", escoge Latorre de entre las declaraciones obtenidas de Cayetana para titular la pieza.

Y es pertinente la entrevista, entre otras cosas, porque Cayetana Álvarez de Toledo fue elegida diputada del PP por Barcelona y su partido acaba de sufrir una debacle sin precedentes en las elecciones catalanas.

Empieza con fuerza Cayetana, en su primera aproximación de análisis a lo sucedido en las elecciones: "Nadie que sea jefe de la oposición y aspire a quitarle el puesto al presidente del Gobierno puede sacar en Cataluña el peor resultado de la historia de su partido". Latorre pregunta si no es Bárcenas el culpable de ese resultado, como se ha deslizado desde la cúpula del partido. Cayetana es tajante: "Bárcenas ha sido marginal, irrelevante".

La abstención

Se lamenta Cayetana de que no se haya hecho énfasis en la abstención, que "se trata como si fuera un fenómeno meteorológico", pero su análisis de la abstención es letal: "Ni el PSC ni Vox tienen problemas de movilización. Ciudadanos ha perdido 20 puntos, 10 al PSC y siete u ocho a Vox. El PP ha bajado un punto. Es decir, de esa debacle no sólo no hemos sacado nada, sino que hemos perdido. Si el PP no es capaz de sacar votos en sus fronteras izquierda y derecha ¿qué capacidad tiene de ganar?".

De lo sucedido en Cataluña, Cayetana no culpa a Alejandro Fernández, sino a Casado: "En mi opinión no ha fallado el candidato, ha fallado la estrategia errática, profundamente equivocada, de la dirección nacional, que ha dejado huérfanos a muchos votantes desorientados, huérfanos y sin razón suficiente para votarnos". Cayetana no entiende por qué "han querido resucitar el catalanismo en lugar de reforzar el constitucionalismo. ¿Por qué lo han hecho? Para mí es un misterio político y psicológico." Además, aclara que si participó en un acto de campaña, sólo uno, con Vidal Quadras, fue porque "Alejandro Fernández Insistió en que lo hiciera". Sobre su relación con el candidato, queda clara su afinidad y recuerda que, junto a él, consiguió avanzar en un proceso de reconstrucción para tener en noviembre el liderazgo del constitucionalismo por delante de Vox y Ciudadanos, algo que truncó la dirección nacional "a partir del verano".

Los tres hitos de Casado

Para Cayetana el proceso de destrucción del liderazgo de Casado se resume en tres pasos o hitos: "El primero es su discurso (el de Casado) ante la junta directiva tras mi destitución cuando Casado proclama que un partido no puede pretender que la sociedad se parezca a él, por mucha razón que tenga. Ésa es la renuncia a la batalla ideológica y cultural". El segundo, la moción de censura de Vox, con la voladura, no con el partido de Abascal, sino "con los simpatizantes de Vox". Se volaron "los puentes con los votantes de vox". Por último, "hemos pedido perdón por hablar demasiado del proceso separatista, cuando hablar del proceso es hablar de la democracia y la libertad de los ciudadanos. Hemos creído que el desafío separatista se resuelve con promesas de financiación o más dinero". Y añade Cayetana: "Lo más insólito: hemos insinuado que las fuerzas de seguridad se habían excedido el 1 de octubre".

Todo ello se resume en que "ha quedado acreditada la incapacidad de Pablo Casado para reconstruir el constitucionalismo, que es el principal desafío español". Y esto lo que significa es que "Casado se ha dejado jirones de credibilidad como líder del constitucionalismo. El liderazgo es de pablo Casado y suya ha sido la presencia constante en la campaña". Y por si alguien duda de lo que quiere decir, remata: "La responsabilidad de todo esto no es de Bárcenas, no es de Rajoy, no es de Alejandro, no es de la abstención. Incluso en mi opinión ni siquiera es de Teodoro García Egea, cuya gestión del partido deja muchísimo que desear. La responsabilidad es del líder del partido".

Para Cayetana, Casado ha defraudado "a los que nos unimos a un proyecto con la confianza de que aunaba tres cosas: coraje, convicciones y capacidad de desafío".

Feijóo

Después de destacar que el PP debe meditar su futuro y que espera que se haga la lectura correcta de lo sucedido en Cataluña en el Comité Directivo que tiene lugar hoy en Génova 13, Cayetana se refiere a Alberto Núñez Feijóo y añade que "el galleguismo" no ha funcionado en Cataulña. La lectura de la exportavoz del grupo parlamentario del PP es clara: "Los únicos datos positivos o esperanzadores del PP están en la gestión, en Galicia, en Andalucía o en Madrid". Lo que no existe es un proyecto político solvente para España. "El PP ha de buscar la manera de resolver su vacío de proyecto y su vacío de liderazgo."

¿Cómo se rellena ese vacío?

Para Cayetana el auténtico problema de la situación española "va mucho más allá del PP. Necesitamos 176 escaños. Hace falta la unión de todas las personas y fuerzas comprometidas con eso que llamamos la España de libres e iguales y que es la continuidad del sistema democrático del 78". La popular reitera que lo importante es "trabajar sobre las ideas para que vengan quienes puedan compartir el proyecto de una nación cívica, no identitaria, de una Europa basada en los valores que la hicieron un espacio de libertad, paz y prosperidad. Una España que continúe el monumento a la reconciliación que fue la Transición".

Es decir, que lo que hace falta es "un movimiento constitucionalista que reagrupe a personas que estamos dispersas, enfrentadas, divididas y, por lo tanto, perdiendo". "Hace falta una reagrupación de ese espacio común donde conviven socialdemócratas y conservadores que no quieren una España abocada al péndulo identitario, la fragmentación y la decadencia." Algo que, "me devuelve a mi decepción con Casado" por confundir "el centro con la ausencia de convicciones, coraje y capacidad de desafío".

Y remata: "El centro no es el punto medio entre la libertad y la sumisión, es la radical defensa del ciudadano, la militante defensa de nuestro orden constitucional frente a sus impugnadores. La nuestra no es una democracia militante. Con más motivo debemos ser militantes de la democracia".

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD