Menú

Cayetana Álvarez de Toledo: "He escrito el libro para que Pablo Casado sea presidente del Gobierno"

Cayetana Álvarez de Toledo presenta Políticamente indeseable, un repaso a los acontecimientos políticos recientes que ha vivido en primera persona.

0

No hubo morbo. De entre todas las cosas que podían esperarse durante la presentación de Políticamente indeseable (Ediciones B), lo que no se dio fue ningún ajuste de cuentas. Más allá de las "críticas constructivas" selladas en el papel —y tan aireadas por la prensa durante la última semana—, la intervención de Cayetana Álvarez de Toledo este lunes en el Círculo de Bellas Artes de Madrid no ha entrado en provocaciones ni ha pretendido arrojar más leña al fuego en la guerra interna que atraviesa al PP. Como mucho, una única sentencia: "No me van a echar del partido". Y poco más.

Su intervención, en realidad, no difirió demasiado de las que lleva protagonizando desde que alcanzó su relevancia mediática actual. Cualquiera que haya querido entenderla durante todos estos años no escuchó nada nuevo. A Pablo Casado, por ejemplo, le agradeció la oportunidad que le dio de ejercer la política. A Teodoro García Egea ni le mencionó. Y a la actual cúpula del partido —ninguno de sus miembros acudió al acto y la mayoría de políticos que se dejaron ver eran de Ciudadanos— sólo le ofreció consejos, los que para ella son esenciales "si se quiere gobernar". "No es lo mismo llegar a Moncloa que gobernar", dijo. "A Moncloa se puede llegar por demérito del rival, pero gobernar significa cambiar las cosas. Liberar el tablero. Construir una alternativa nítida. Esa es la absoluta obligación y la tremenda oportunidad que tiene ante sí la actual cúpula del PP. Y espero que lo haga, porque el país lo necesita". En ese sentido, explicó que su libro no configura ningún ajuste de cuentas con quienes la acabaron apartando de las zonas de influencia del partido. "Yo he escrito este libro para que Pablo Casado sea presidente del Gobierno", resumió. Y la cosa siguió su marcha.

Preguntada acerca de sus similitudes y diferencias con Isabel Díaz Ayuso, tampoco quiso entrar al trapo. "No soy quién para darle consejos a Ayuso", respondió. "Ella desempeña un cargo importante y ha demostrado valerse por sí misma, además". Lo que sí que hizo fue definirla como "el mayor activo electoral que tiene el centro derecha en estos momentos", y explicó que, a su parecer, el fenómeno que se ha generado a su alrededor responde a que "tiene la actitud correcta". "Es una mujer que no tiene miedo, que sale a ganar, y que además transmite alegría y optimismo". Por todo ello, consideró "una equivocación" cualquier pugna que pueda alargarse más de la cuenta entre ella y la cúpula del partido. "Cuanto antes se acaben los líos para que no sea presidenta del Partido Popular de Madrid, mejor para todos. Ella tiene mi humilde respaldo, como el de millones de personas que la aclaman allí donde va".

Con respecto a la idiosincrasia de los partidos y del sistema político español, también repitió lo que tantas otras veces ha comentado. "El único problema de la enorme fortaleza que se dio a las cúpulas de los partidos durante la Transición, algo comprensible en esos momentos en los que se pretendía evitar la atomización de las organizaciones, es que ha acabado generando unas bases muy endebles", mencionó. "Hay que equilibrar el sistema. Y eso no quiere decir reventarlo". Abogó por una "revisión profunda de los reglamentos del Congreso para favorecer la autonomía de los diputados" y reivindicó "al individuo por encima del colectivo". "Es necesario que se le dé al diputado de base mayor protagonismo", continuó. "Y hay métodos para hacerlo. Los partidos deben entender que la deliberación y el debate son compatibles con la unidad de acción. No todos los diputados somos clones iguales. Podemos acabar votando lo mismo, pero nuestra voz debería ser escuchada a través de una deliberación adulta, que favorezca el intercambio de opiniones" y que dificulte que las decisiones se tomen de forma cuasi dictatorial.

Por último, reivindicó la importancia del constitucionalismo, más allá de los "diversos partidos que pueden representarlo", y llamó a una "reagrupación" del bloque "por el bien de la democracia". "No tiene sentido esta división entre quienes defendemos los mismos valores esenciales frente a quienes pretenden demolerlos", dijo. "Y no me refiero sólo a lo que divide a los partidos, sino también a las divisiones internas". Desde su punto de vista, es mucho más lo que les une que lo que les separa, por lo que "no tiene sentido" no abrazar el objetivo común de "salvaguardar el orden constitucional que ahora mismo está amenazado". "A mi modo de ver", dijo, "hay personas de otros partidos que podrían estar en el mío perfectamente". Y recordó la iniciativa que se está fraguando en estos momentos en Cataluña, el Manifiesto constitucionalista, a raíz del cual va a compartir un acto la semana que viene con Inés Arrimadas. "La defensa de la democracia es tanto más importante que cualquier rencilla absurda", sentenció. Para apuntalar todo ello, además, hizo un último hincapié en la "necesaria batalla cultural". "Nosotros somos los ilustrados y ellos, tanto los representantes de la izquierda más radical y trasnochada como los del nacionalismo tribalista, los oscurantistas".

Vargas Llosa, Trapiello y Santiago González

Antes de las declaraciones más relevantes de Álvarez de Toledo, varios escritores de prestigio y amigos suyos tuvieron la ocasión de mencionar sus impresiones sobre la obra. El Nobel Mario Vargas Llosa fue el primero en hablar, y destacó la calidad literaria y el interés inmenso que le suscitó su lectura. "Me gustaría subrayar la total ausencia de resentimiento que rezuman estas páginas", dijo. "Incluso todas las críticas al actual Secretario General del PP aparecen de forma generosa y estimulante. Sería absurdo que el partido tomara represalias contra ella por decir las cosas con tanta claridad y de forma tan persuasiva". Además, quiso destacar "la defensa seria e inteligente que hace Cayetana del liberalismo. Considero que es la mejor forma de estimular a los más jóvenes a ejercer la política de forma responsable". Y catalogó el libro como un "libro de alta política", que "ofrece soluciones claras e inteligentes para los problemas de la democracia española".

Por su parte, Andrés Trapiello señaló el carácter "luchador" de la autora. "Es un libro escrito por alguien que da la impresión de que pretende seguir en la política, no es el típico repaso crepuscular a una trayectoria acabada". E instó a Álvarez de Toledo a seguir. Valoró la "valentía de contar cosas tan recientes, cuando algunos de sus testigos todavía permanecen cerca y pueden no tomárselo de la mejor manera posible", y agradeció que le haya "abierto las puertas de un mundo" del que reconoce desconocerlo todo, "pero que resulta apasionante". En un último alegato literario, señaló, con Vargas Llosa, que Políticamente indeseable "pertenece a la corriente cervantista", en contraposición con la "corriente quevedesca, más corrosiva". "Es un libro muy galdosiano. Todo un Episodio nacional contemporáneo".

El último en hablar fue Santiago González, quizás el que más quiso apuntar con el dedo a figuras concretas dentro del PP. "Recuerdo que algunos le reprocharon que se pusiese a escribir un libro de quinientas páginas en mitad de la situación que atraviesa el país", dijo. "Pues bien, alguien debería decirle a Teodorico, que tiene nombre de rey godo, que la gente ayuda de la mejor forma que puede. Cayetana escribiendo y él con lanzamientos de huesos de aceitunas". Aunque, más allá de la broma, no quiso terminar sin destacar la importancia del legado político de su amiga. "Ella fue, de hecho, la que puso el primer clavo en el ataúd político de Pablo Iglesias cuando pronunció el que, para mí, constituye el mejor discurso que se ha escuchado en la cámara en años —en el que le recordó a Iglesias la pertenencia de su padre a un grupo terrorista—. Las otras dos fueron también mujeres. Primero Rocío Monasterio, cuando consiguió echarle de un debate en la radio, y por último Isabel Díaz Ayuso".

En España

    0
    comentarios