Menú

Sánchez "lamenta" la polémica con Garzón pero evita aclarar si ha hablado con él

El presidente defiende que España produce una carne de "extraordinaria calidad" y sigue "los máximos estándares".

El presidente defiende que España produce una carne de "extraordinaria calidad" y sigue "los máximos estándares".

De TVE al Grupo PRISA y viceversa. El presidente del Gobierno ha concedido su primera entrevista del año a la cadena SER. Hay que remontarse hasta septiembre para encontrar en la hemeroteca otra entrevista: en El País y en TVE.

En esta ocasión, y tras varios días de silencio, salvo una mención de paso al sector ganadero ante el Comité Federal del PSOE, Pedro Sánchez se ha referido por primera vez a la polémica de Alberto Garzón, después de que su ministro de Consumo asegurase que España exporta carne de mala calidad.

"Lamento muchísimo toda esta polémica Estamos hablando del sector cárnico que produce una carne de extraordinaria calidad. Y el sector sigue los máximos estándares exigido por España y la UE", decía Sánchez desde La Moncloa. El presidente marca así distancias con el titular de Consumo e insiste que el "Gobierno habla en el BOE y acompaña al sector cárnico en una transformación".

En varias ocasiones ha repetido el térmico "lamentar" porque, según Sánchez, " las declaraciones no se compadecen con las políticas del Gobierno ni con la actuación del sector". Aunque, tras varias preguntas de Angels Barceló, el presidente del Gobierno evitaba aclarar si había hablado personalmente con Garzón de esta polémica: "en el ámbito de las conversaciones privadas con los ministros, guardaré discreción".

Cambios en la gestión del COVID

Sánchez ha confirmado también la noticia que hoy su Ejecutivo había filtrado a El País: "El Gobierno diseña el plan que vigilará la covid como la gripe". El presidente ha afirmado que están "trabajando en ello" y que van a abrir ese debate "a nivel europeo". "Vamos hacia una enfermedad endémica en lugar de una pandemia como hasta ahora", ha añadido mientras ha puesto como ejemplo que la letalidad ha pasado del 13% al 1%.

Sánchez también ha anunciado que España comprará 340.000 dosis de la pastilla de Pfizer contra el coronavirus. El Gobierno, a diferencia de Alemania, Francia o Italia se resistía a tomar esta medida argumentando que estaban esperando a la compra centralizada por parte de la Comisión Europea. Sin embargo, ahora cambian de estrategia mientras Von der Leyen sigue evitando aclarar si habrá un procedimiento similar de compra al de las vacunas.

El presidente ha vuelto a defender que los antígenos se compren en las farmacias y se liberalice su venta, como sucede en Portugal o Alemania, donde se pueden comprar en los supermercados. "Hemos apostado por este modelo por las garantías que nos dan las farmacias", decía mientras justificaba que hay que notificar "los positivos a la Sanidad".

El Gobierno, en cambio, apostará por regular el precio de los test de antígenos que en las últimas semanas se han disparado. Sánchez hacía el anuncio pero ha evitado aclarar cuál será el nuevo modelo y el precio tope. Sólo que sabrá a lo largo de este mes de enero.

En lo que no cambia es en defender el uso de la mascarilla en exteriores Según Sánchez, "la evidencia científica dice que ayuda" a prevenir el coronavirus. También ha anunciado que convocarán en "enero otra Conferencia de Presidentes", tras incumplir su promesa de que se reunirían cada 10 días.

El negacionismo de la oposición

El presidente del Gobierno ha elogiado de nuevo la reforma laboral de Yolanda Díaz aunque ha reconocido que "no es la reforma laboral que hubiera hecho el Gobierno". "Tampoco la patronal", ha añadido a continuación para elogiar que todos han cedido para encontrar "un acuerdo".

Sánchez ha acuñado un nuevo término: "negacionismo político" y se lo ha puesto a la oposición. "En España el negacionismo político también existe porque la derecha se opone a cualquier avance social como las pensiones y la subida del IPC; y también con la reforma laboral".

En ese sentido, y sin citarlo, el presidente ha mencionado a VOX. Según Sánchez, sus votantes, cuestionan la democracia. "La cuestión es que se cuestiona la democracia. Y miran hacia liderazgos autoritarios. Y eso es lo que está haciendo el negacionismo político y nutre a la ultraderecha de nuevos votantes". Sánchez culpa así al PP del ascenso de VOX por su oposición "obstruccionista" ante el Gobierno. Del "no es no" a que lo apoyen por "responsabilidad".

Temas

En España

    0
    comentarios