Menú

Por qué la España Vaciada tiene casi imposible evitar su previsible fracaso en Castilla y León

Quizá la España Vaciada se las prometía felices en Castilla y León, territorio prototípico de lo que se supone denuncian. La realidad es muy distinta.

Quizá la España Vaciada se las prometía felices en Castilla y León, territorio prototípico de lo que se supone denuncian. La realidad es muy distinta.
Un manifestante en una de las protestas de la España Vaciada. | Cordon Press

La mayor parte de las encuestas no auguran un gran futuro para las agrupaciones de la España Vaciada que finalmente se presentarán en varias provincias en las próximas elecciones autonómicas de Castilla y León. Anunciada su irrupción en la política española hace semanas en un movimiento de evidente aroma propagandístico y pese a estar en el territorio más propicio para ello –al menos a priori si con algo se identifica la España vaciada es con provincias como Soria o Palencia–, a la hora de la verdad la convocatoria electoral de Mañueco parece haber pillado al movimiento a contrapié y quizá sin la madurez que algunos análisis le otorgaban.

Tras no pocos dimes y diretes serán cinco las circunscripciones que contarán con listas vinculadas a la plataforma: Soria, Valladolid, Burgos, Salamanca y Palencia. Curiosamente, los que quieren llamar la atención sobre la despoblación estarán en tres de las cuatro provincias más pobladas de la autonomía y, además, en la cuarta se presentará un clásico de la política regional, Unión del Pueblo Leonés, que es de hecho la que más opciones tiene de conseguir representación, algo que ya logró en 2019.

A estas candidaturas hay que añadir una séptima lista provincial, la de X Ávila que también se presentó con éxito en las pasadas autonómicas y que, no obstante, tiene un origen diferente, ya que es una escisión del PP.

Expectativas difíciles de cumplir

Si una extrañísima encuesta a nivel nacional le otorgaba a un inexistente partido de la España Vaciada una docena de escaños hace unos meses, la plataforma ahora cifraba sus expectativas en conseguir cinco procuradores, uno por cada provincia en la que se presentan, según fuentes de la propia agrupación. De hacerlo podrían tener un grupo parlamentario propio en las Cortes castellanoleonesas.

Sin embargo, no parece que ese vaya a ser el resultado: las dos últimas encuestas –una de Hamalgama Métrica para Vozpópuli y una de Demoscopia y Servicios para OKDiario– estaban muy lejos de darles ese resultado: en la primera sólo obtenía un escaño en Soria, y en la segunda ni tan siquiera eso.

Y eso que casi todos los analistas coinciden en que es en esa provincia, la más pequeña de la región, en la que más posibilidades tendrían, por su tamaño y porque Soria Ya lleva muchos años como un importante referente social y reivindicativo.

Sin embargo, a pesar de ese tamaño tan reducido de la provincia no es tan fácil: si nos fijamos en los resultados de 2019 el último procurador de esta circunscripción –que sólo reparte cinco– se ganó con unos 6.600 votos, un número reducido, sí, pero que no lo es tanto si atendemos al porcentaje: un 13,5%. Según Demoscopia y Servicios la plataforma soriana está en un 6% y, aunque es posible que mejore durante la campaña, la distancia es enorme.

De hecho, en las pasadas elecciones el reparto fue de tres escaños para los socialistas y dos para los populares. Ciudadanos, que fue la tercera fuerza, obtuvo 5.476 votos, un 11,25%, es decir, se quedo a unos 1.200 de tener un procurador. En esta ocasión si el porcentaje del partido más votado baja un poco –el PSOE llegó al 40%– el listón estaría algo más bajo, pero la diferencia puede ser mínima y hay que tener en cuenta que lo previsible es que Vox mejore también su resultado: se quedó en el 4,5% y probablemente estará en torno al 10%, lo que también dejaría a los de Abascal sin un procurador soriano.

¿Un 11% en Palencia?

Con matices –Soria es la que presenta un umbral más alto de todas– la situación es similar a la de otra provincia en la que habrá lista de la España Vaciada: Palencia, en la que el último escaño se ganó con 11.177 votos, es decir, un 11,4% de las papeletas. Aquí parece que la plataforma regional no tiene ninguna posibilidad y, de hecho, se trata de un porcentaje que incluso compromete las opciones de Vox.

Sin embargo, en esta ocasión la desaparición práctica de Ciudadanos sí podría facilitar a los de Abascal lograr ese procurador ya que, para que no fuese así, el PP tendría que dispararse por encima de las previsiones y, además, el PSOE no desplomarse.

Burgos y Salamanca: por encima del 7%

Dos de las provincias en las que concurrirán las listas de la España Vaciada, Burgos y Salamanca, son más pobladas y se reparten, por tanto, un número mayor de procuradores, concretamente once y diez, respectivamente.

En principio esto debería servir para que sea más sencillo lograr la ansiada representación parlamentaria, pero más sencillo no necesariamente quiere decir más fácil: en 2019 en Burgos el undécimo escaño se ganó un porcentaje menor –un 7,1%– pero que significa un número importante de votos: 13.886. Además, si el PP hubiese logrado sólo unos 1.500 votos más ese procurador habría sido suyo en lugar de para Unidas Podemos y sólo los tres partidos más votados habrían entrado en el reparto, lo que nos da una idea de lo ajustada que fue la elección y de las dificultades que tiene una cuarta formación en una provincia en la que, además, el partido morado tiene, a priori, más fuerza que en las otras.

En Salamanca, por su parte, el porcentaje de entrada aún fue un poquito más alto: el 7,7%, es decir casi 15.000 votos. De nuevo el PP se quedo a poco más de un millar de votos de haberse hecho con este último procurador, así que esa cifra podría incluso crecer y conviene no olvidar que en 2019 el reparto de escaños ya incluyó sólo a populares, socialistas y a Ciudadanos.

Según los últimos datos, en ambas provincias las plataformas de la España Vaciada, recién creadas y sin el bagaje que tienen en provincias como Soria, tendrían que duplicar la intención de voto que les otorgan las encuestas para tener alguna opción de lograr un procurador burgalés o salmantino.

Valladolid, misión (casi) imposible

Finalmente, la quinta lista de la España Vaciada se presentará por Valladolid, en una candidatura que ha saltado a los medios por la gran cantidad de exmilitantes y cargos de Ciudadanos que forman parte de ella.

Se trata de la provincia más poblada y que en la que se reparten más procuradores –nada más y nada menos que 15–, pero de nuevo es una misión muy complicada para la plataforma regionalista.

En este caso no es tanto porque las barreras de entrada sean elevadas: el último procurador se ganó en 2019 con un 5,7% de las papeletas que, eso sí, son la cantidad nada despreciable de 17.000 votos. Pero el problema es que en esta circunscripción la batalla por ese último escaño será especialmente feroz: Vox puede entrar en el reparto y lograr hasta un tercer procurador y Ciudadanos parece que conseguiría en Valladolid su único representante. Además, también Unidas Podemos puede estar –si Garzón no les ha reventado del todo la campaña– en un resultado muy cercano al necesario para tener representación. Así, la lista de la España Vaciada previsiblemente será la quinta o sexta candidatura más votada, lo que hace casi imposible lograr el ansiado procurador.

León, territorio de UPL

En León, la segunda mayor provincia de la región, no habrá lista de la España Vaciada porque la plataforma no tenía ninguna opción frente a un partido que tiene ya una fuerte raigambre en la provincia y que, de hecho, ya logró un procurador en 2019: Unión del Pueblo Leonés.

En estas elecciones todo apunta a que este partido regionalista podrá incluso mejorar su resultado y tener dos procuradores, pues ya en los anteriores comicios se quedaron a poco más de 2.000 votos de lograrlos.

Ni Ciudadanos, que estuvo muy cerca –menos de 150 votos– de ese segundo escaño en 2019, ni Unidas Podemos tendrían ninguna opción en esta ocasión, y quién sí podría entrar con toda probabilidad es Vox, aunque estará por debajo de sus resultados en el resto de circunscripciones.

¿Y qué pasará en Ávila?

La última provincia de nuestro análisis es Ávila, que tampoco contará con una lista de la España Vaciada porque, como ocurriera el León, ya tiene su propio partido provincial nacido al margen de la plataforma: X Ávila, la escisión del PP que fue una de las sorpresas de los anteriores comicios obteniendo un procurador.

En aquella ocasión lo hizo con 9.455 votos, un 9,5% del total y por un margen bastante reducido: si el PSOE hubiera tenido unos 600 votos más X Ávila se habría quedado fuera del reparto.

Ahora, y contando con que según las encuestas Vox tomará el relevo de Ciudadanos como tercera fuerza y tendrá también un procurador, el éxito o el fracaso de X Ávila pende de un hilo: en un principio parece que van a tener un resultado similar al de 2019, pero con ese porcentaje o uno muy similar pueden quedarse fuera si el PP logra mejorar lo suficiente para rebañar ese último escaño.

En conjunto, no parece que esta vaya a ser la ocasión en la que la España Vaciada se convierta en un actor de relevancia en la política española, pero que no desesperen: queda un mes para la cita con las urnas y eso, tal y como son las cosas hoy en día, es un mundo.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Reloj España
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Cesta de navidad