Menú

Sánchez aprovecha el envío de armas a Ucrania para ahondar en la brecha entre Díaz y Belarra

La Moncloa cambió de postura durante la tarde del martes. Sánchez sólo informó a Yolanda Díaz. El primer envío se producirá este viernes.

La Moncloa cambió de postura durante la tarde del martes. Sánchez sólo informó a Yolanda Díaz. El primer envío se producirá este viernes.
Pedro Sánchez este miércoles en el Congreso. | EFE

Pedro Sánchez ha vuelto a dar un giro de 180 grados y ha pillado a sus socios de Gobierno descolocados, que tratan de digerir el cambio de discurso con respecto al envío de armas a Ucrania. La decisión la tomó el propio presidente del Gobierno durante la tarde del martes y sólo se lo comunicó a su equipo más cercano. Ya entrada la noche, telefoneó a la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz anunciándole que ,en unas horas y ante el Congreso, haría público el envío bilateral de material ofensivo.

La comunicación se limitó a esa llamada y una segunda entre José Manuel Albares, ministro de Asuntos Exteriores, a la líder de Podemos, Ione Belarra. Hasta este momento, el ministro se encargaba de informar a los grupos parlamentarios. Fuentes de Podemos, afirman que se trató de una comunicación breve, más propia de un sondeo que de una comunicación oficial sobre un cambio en el discurso que muchos no se esperaban que fuese tan inminente.

De ahí, la reacción de ambas ministras cuando finalizó el discurso de Sánchez. Belarra e Irene Montero, las dos ministras de Podemos y próximas a Pablo Iglesias, se quedaron sentadas en su escaño mientras que Yolanda Díaz, que no está afiliada, se levantó para ovacionar al presidente. Ambas también se comportaron de manera diferente en los pasillos. Mientras intervenía Cuca Gamarra, Belarra salió visiblemente enfadada al pasillo para acusar a Sánchez de "contribuir a la escalada bélica".

El fuego ya corría por el espacio de Unidas Podemos. Mientras intervenían otros grupos, Yolanda Díaz abandonaba el hemiciclo en varias ocasiones para hacer llamadas o reunirse con su equipo más cercano, como el diputado Antón Gómez Reino. Dos horas después del anuncio del envío de armas, la ministra de Trabajo comparecía relajada antes los medios para comunicar que el "presidente cuenta con todo nuestro apoyo"

Un respaldo que no mostraban otros miembros del Ejecutivo. Otras ministras de Podemos no ocultaban su "preocupación", añadían que "va ser ineficaz" y pedían agotar la "vía diplomática". Los morados tampoco ocultan su enfado por cómo el presidente les ha ocultado una decisión trascendental pero evitan criticar a la que, en teoría, es su vicepresidenta. Por el medio queda Alberto Garzón, ministro de la cuota IU, y que sigue en silencio.

Podemos y PSOE reúnen a sus órganos internos

En el grupo parlamentario de Podemos, también se constataba la división. Mientras algunos aventuraban que el cambio en el discurso se debía "a las presiones mediáticas", Jaume Asens, de En Comú Podem, apoyaba en los pasillos la decisión con unas escuetas palabras. Algo que contradecía las palabras de Pablo Echenique que tildaba la decisión de Sánchez de "error". Es la segunda vez en tres días, que el diputado catalán se descuelga. El martes, ya mostró su disponibilidad a enviar armas dentro del Fondo de la Unión Europea, mientras el portavoz, Javier Sánchez Serna, pedía "no hacer la guerra en nombre de la paz".

Consciente de las división, Sánchez aprovechaba su réplica para dirigirse a Pablo Echenique y asegurarles que "se equivocan". "Ucrania tiene estatuto de país agredido y tiene todo el derecho a defenderse", aseguraba el presidente sin aclarar los motivos que le habían llevado a cambiar de discurso.

La división entre Podemos y PSOE podría ir a más en los próximos días. Belarra ya ha comunicado que reunirá a la cúpula de Podemos el día 11 para analizar la guerra en Ucrania mientras que Sánchez ha convocado al Comité Federal del PSOE para este domingo 6 de marzo, a las 10:00 de la mañana.

En La Moncloa restan importancia a las críticas de Unidas de Podemos y destacan la "unidad que se ha producido en el Congreso". "La unidad ha estado en el Gobierno y ahora también en todos los grupos parlamentarios", añaden fuentes próximas a Pedro Sánchez quienes elogian un discurso "de Estado que va más allá de las siglas" y dudan que la coalición vaya a verse afectada por el envío de armas. Incluso niegan que Sánchez haya cambiado de discurso.

Sin lista de armas

El anuncio del envío de armas se producía sin más detalles. Ni siquiera ministros de Podemos sabían qué se enviará. En el Gobierno aseguran que, de momento, se está trabajando en "qué tipo de armamento puede ser útil" y matizan que "no se puede enviar cualquier cosa". La lista no está cerrada y la decidirá Exteriores y Defensa en función de los excedentes que tenga y teniendo en cuenta al Gobierno ucraniano.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, salía esta pasada noche en Antena 3 donde detallaba un primer envío que partirá el viernes por la mañana hasta la frontera de Polonia con centenares de metralletas, 1370 lanzagranadas y 700.000 cartuchos de fusiles para ser entregada a las autoridades ucranianas.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro