Menú

Sánchez acelera su vuelta de Rabat tras constatar que Mohamed VI no garantiza la integridad de Ceuta y Melilla

Sánchez tampoco logra un acuerdo de cooperación en materia de inmigración. Sólo logra que se reabran las fronteras y la Operación Paso del Estrecho

Sánchez tampoco logra un acuerdo de cooperación en materia de inmigración. Sólo logra que se reabran las fronteras y la Operación Paso del Estrecho

Pedro Sánchez acelera su vuelta de Marruecos tras fracasar en sus objetivos. Marruecos no le ha garantizado la integridad de Ceuta y Melilla y tampoco ha conseguido un acuerdo bilateral de cooperación en materia de inmigración..

Tras el reconocimiento de España de la autonomía marroquí del Sáhara como "la solución más viable", Rabat vuelve a ganar ya que ha conseguido retomar la Operación Paso del Estrecho, cuyos principales beneficiados son los miles de marroquíes que cada verano vuelven a su país.

El monarca alauita también ha conseguido que se abran los pasos fronterizos en Ceuta y Melilla "de manera gradual" para "bienes y mercancías", lo que dinamizará la economía de las localidades marroquíes próximas a las ciudades autónomas españolas. A cambio, España no consigue nada reseñable.

Sin acuerdos

"La integridad territorial de Ceuta y Melilla está garantizada por el Gobierno de España", ha asegurado Sánchez con un semblante rígido en el Palacio de Rabat. "La soberanía nacional está fuera de toda duda", ha recalcado pese a que Mohamed VI no dice nada al respecto en su comunicado ni en los 16 puntos conjuntos pactados entre ambos mandatarios., Sólo celebraban que ha abierto "una nueva etapa".

El comunicado tampoco hace alusiones a temas migratorios y a evitar saltos masivos a las vallas de las dos ciudades autónomas españolas. Sin embargo, el presidente del Gobierno lo ha visto de manera diferente. "Se retoma de manera plena la cooperación migratoria", ha añadido Pedro Sánchez sin acreditar ningún acuerdo suscrito y emplazando a próximas acuerdos bilaterales.

Acelera su vuelta

El Gobierno se aferra ahora a otra reunión al más "alto nivel antes de que finalice este año". De momento, Sánchez y Albares volverán este viernes a España. La Moncloa anunció el jueves por la tarde que este viernes habría una visita del presidente del Gobierno y del ministro de Exteriores al "centro de recepción y derivación de refugiados ucranianos" en Barcelona.

Pese a que este martes, el ministro de Exteriores aseguraba que estaban cerrando el programa del viernes en Rabat en el que Sánchez tendría además "una agenda paralela a la oficial". Ahora, La Moncloa rectifica y acelera la vuelta tras fracasar en sus objetivos.

Sin el aval del Congreso

El viaje de Sánchez se ha producido a las pocas hora de la aprobación en el Congreso de una iniciativa de Podemos, ERC y Bildu en favor de un referéndum pactado sobre al Sáhara Occidental, en línea con la propuesta de la ONU, y rechazando el plan de autonomía marroquí. El PSOE se quedó sólo en el "no" ya que el resto de partido, a excepción de Ciudadanos y Vox que se abstuvieron, votaron a favor.

Los socialistas, que este martes había dejado caer que igual respaldaban la Proposición no de Ley tras constatar que el PP la iba a apoyar, han acabado votado en contra alegando que en el debate, celebrado el miércoles, el portavoz de Unidas Podemos, Gerardo Pisarello, había vertido "ataques inaceptables" tras comparar la apuesta por el plan marroquí de autonomía con un apoyo a Vladimir Putin en la invasión de Ucrania.

Desde una parte del Gobierno no lo han visto así. La vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, ha relacionado el cambio del sentido del voto del PSOE con la visita a Mohamed VI. "Intuyo que el viaje del presidente a Rabat algo tiene que ver…", ha añadido en los pasillos del Congreso, dejando caer que Sánchez que se volvía a plegar ante el autócrata alauita para evitar irritarlo.

Libertad Digital, vetado

La Moncloa ha puesto especial énfasis en el encuentro con Mohamed VI y ha invitado a este viaje a una treintena de periodistas que habitualmente cubren la actualidad del Gobierno. Durante el vuelo, Pedro Sánchez incluso ha charlado con ellos en un inusual "corrillo" del presidente con los medios. Una vez más, Libertad Digital ha sido vetado por la Secretaría de Estado de Comunicación.

Un veto cada día más habitual, no sólo a los viajes, sino también en las escasas ruedas de prensa del presidente del Gobierno donde de manera sistemática se vetan las preguntas de Libertad Digital. La práctica también se extiende en las ruedas de prensa del Consejo de Ministros donde este medio lleva desde varios meses sin que se le conceda el turno de preguntas en las comparecencias de los martes.

Temas

En España

    0
    comentarios