Menú

Pedro Sánchez y Pere Aragonès se reunirán antes de las vacaciones

Recibimiento con honores en Madrid a la representante de la Generalidad, que exhibe las exigencias separatistas para agotar la legislatura.

Recibimiento con honores en Madrid a la representante de la Generalidad, que exhibe las exigencias separatistas para agotar la legislatura.
El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, se reúne con la consejera Laura Vilagrà. | EFE

El Gobierno de Pedro Sánchez ha reanudado el contacto con la Generalidad catalana. El ministro de Presidencia, Félix Bolaños, ha recibido con honores este miércoles en Madrid a la consejera de Presidencia de la Generalidad, Laura Vilagrà (ERC), la segunda de Pere Aragonès en el ejecutivo autonómico catalán. Sustanciadas las elecciones en Andalucía y el día en que se cumplía el primer aniversario del indulto de Pedro Sánchez a los golpistas catalanes, Bolaños y Vilagrà han acordado que Sánchez y Aragonès se verán las caras antes de las vacaciones. No hay fecha para la cita, sólo un principio de acuerdo.

Vilagrà ha acudido al ministerio de Presidencia con un largo listado de agravios, empezando por el espionaje de algunos líderes independentistas (incluido Aragonès) durante los graves disturbios organizados por el separatismo como reacción a la sentencia del Tribunal Supremo sobre el golpe de Estado del otoño de 2017.

La consejera catalana ha exigido a Bolaños "el fin de la represión contra Cataluña", aclaraciones sobre el espionaje, asunto al que el separatismo se refiere como el "Catalangate", garantías de que no se volverá repetir y la convocatoria de una nueva reunión de la "mesa de diálogo" para abordar la amnistía y la convocatoria de un referéndum de autodeterminación pactado con el Estado. La emisaria de la Generalidad golpista se ha conformado, no obstante, con el compromiso de Bolaños de facilitar una reunión entre el presidente del Gobierno y el presidente de la Generalidad antes del 31 de julio.

Las relaciones entre Moncloa y Generalidad están "congeladas" desde el estallido del caso de espionaje con el programa Pegasus, un virus capaz de introducirse en los teléfonos móviles de los investigados. Sánchez le prometió a Aragonès que le daría explicaciones personales, pero no concretó una fecha para hablar con el presidente autonómico.

Relaciones "congeladas"

En declaraciones posteriores al encuentro con Bolaños, la consejera ha explicado que las relaciones no están ni mucho menos normalizadas y que "no hay motivos para hablar de descongelación". Vilagrà ha admitido, eso sí, que "se han retomado las conversaciones para reestablecer garantías y condiciones nuevas". Además, ha expuesto un "memorial de agravios" basado en la sentencia del 25% de español en la enseñanza obligatoria, que la Generalidad ha incumplido, la presuntamente escasa ejecución de las inversiones del Estado en Cataluña, el citado caso de espionaje, que el Tribunal Supremo haya aceptado la revisión de los indultos a los presos de la intentona golpista o la despenalización de los delitos que afectan a los líderes separatistas.

Tras dos horas de reunión en la Moncloa, Bolaños ha dicho que el encuentro ha sido "cordial", aunque ha admitido que sus explicaciones sobre el espionaje a los dirigentes independentistas no han convencido a Vilagrà. Aún así, se ha mostrado convencido de la restauración plena de las relaciones del Gobierno con la Generalidad, una de las claves de la continuidad de la legislatura tras el desastre para el PSOE y sus socios de gobierno en las elecciones de Andalucía.

Pasados tres días de esa convocatoria electoral, Sánchez todavía no ha decidido el rumbo a seguir. En ERC consideran que su evidente debilidad puede ser un factor que le induzca a prosperar en la línea de aceptar propuestas del independentismo.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador