Menú

El partido de Puigdemont prepara el terreno para romper el gobierno catalán

La dirección de JxCat consultará a la militancia la continuidad en el 'Govern' de la Generalidad.

La dirección de JxCat consultará a la militancia la continuidad en el 'Govern' de la Generalidad.
Oriol Junqueras y Carles Puigdemont en Waterloo. | EFE

Junts per Catalunya (JxCat), el partido que representa a la vieja Convergencia y a los amigos de Carles Puigdemont, no tiene en su mano la capacidad de adelantar las elecciones autonómicas en Cataluña. Tal prerrogativa corresponde al presidente de la Generalidad y por primera vez en muchos años, quien está al frente de la institución autonómica es un dirigente de ERC, Pere Aragonès, el segundo de Oriol Junqueras. Pero un amplio sector de JxCat está haciendo todo lo posible para romper el Govern y forzar a Aragonès a pulsar el botón de las elecciones anticipadas.

El Gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos es una balsa de aceite en comparación con el de la Generalidad, donde las discrepancias entre ERC y JxCat son de fondo, de forma, diarias y cada vez más ásperas. Los dirigentes de uno y otro partido han reproducido la desconfianza que existe entre Oriol Junqueras y el prófugo Puigdemont (que no ocultan su distancia personal) como fundamento de sus relaciones.

El último desencuentro se ha producido por la reunión entre el ministro de Presidencia, Félix Bolaños, y la consejera autonómica del mismo ramo, Laura Vilagrà, cuyo objetivo era "descongelar" las relaciones entre Moncloa y Generalidad tras el escándalo por el espionaje de algunos líderes independentistas cuando ordenaron incendiar las calles en respuesta a la sentencia del Tribunal Supremo que condenaba a una media de nueve años a los golpistas.

ERC y JxCat acostumbran a actuar cada uno por su cuenta aún en el seno del Govern, donde la coordinación no es la cualidad más sobresaliente. Sin embargo, ERC no avisó de la reunión con Bolaños y JxCat denunció que se había enterado por la prensa. Y para seguir con los agravios, en JxCat consideran que ERC no puede retomar las relaciones con el Gobierno sin debatir primero con ellos la posición a adoptar.

Los dirigentes de JxCat han elevado el tono contra ERC. Jordi Turull, secretario general del partido de Puigdemont, reprochó a ERC que sostuviera al Gobierno en vez de zarandearlo tras el caso del espionaje con el programa "Pegasus". El vicepresidente de la Generalidad, Jordi Puigneró, declaró en la misma línea que "menos reuniones y más hacer perder votaciones a Sánchez". Puigdemont también dijo "basta" y censuró que ERC negociara con el Gobierno sin obtener nada a cambio, según su versión.

La Generalidad como gestoría

La guinda a estas críticas la ha puesto este domingo la presidenta del partido y del Parlament, Laura Borràs, quien ha advertido de que JxCat no está por la labor de participar en "la gestoría del gobierno de la Generalidad". Además, ha denunciado la falta de avances en la agenda independentista pactada con ERC y ha calificado la "mesa de diálogo" de "alucinación colectiva" porque ni se reúne ni tiene agenda.

Borràs prepara el terreno para la consulta que JxCat llevará a cabo entre sus afiliados el fin de semana del 16 y 17 de julio sobre la continuidad en el gobierno de coalición con ERC. Y si en algo están de acuerdo todos los sectores de JxCat es en la denuncia del "autonomismo" de ERC.

La consulta con la militancia no es vinculante, pero una amplia mayoría a favor de romper con los republicanos precipitaría sin duda la disolución del Govern y puede que unas elecciones anticipadas antes de que se hayan cumplido dos años de la celebración de las últimas autonómicas en Cataluña.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador