Menú

Vox fía su remontada a las autonómicas para coger impulso antes de las generales

El partido considera que el resultado de Andalucía "no es extrapolable" a nivel nacional.

El partido considera que el resultado de Andalucía "no es extrapolable" a nivel nacional.
Santiago Abascal durante la Asamblea General de Vox de 2022. | Vox

Aunque públicamente Vox evita hablar de fracaso en las elecciones andaluzas, de puertas para adentro el resultado supuso un auténtico mazazo. El partido daba por segura su entrada en el gobierno pero una errática campaña electoral provocó que fueran desinflándose hasta subir apenas dos escaños en la comunidad que les vio nacer y en la que tenían puestas grandes esperanzas.

Los planes se truncaron y toca pasar página de un resultado que ha aupado al PP de Alberto Núñez Feijóo en las encuestas, como ya ocurrió con Vox a nivel nacional tras el resultado de Cataluña. Sin embargo, la formación de Abascal considera que las andaluzas no son extrapolables a nivel nacional. "De ninguna manera consideramos, y el PP lo sabe también, que Andalucía es un reflejo del resto de España", dijo el pasado lunes el secretario general, Javier Ortega Smith, en una entrevista en Es la Mañana de Federico, de esRadio.

Para revertir la actual tendencia, Vox ha puesto en marcha toda la maquinaria electoral, con la vista puesta en las próximas elecciones municipales y autonómicas del mes de mayo. Se trata de un proceso muy complejo para un partido con apenas tres años de vida efectiva en política, aunque su proyección en las generales dependerá en gran medida de cómo se desenvuelvan en esta cita.

Las aspiraciones autonómicas

A partir de septiembre se irán conociendo los candidatos a unos comicios en los que esperan poder quitarse el mal sabor de boca que les dejó Andalucía para coger el impulso definitivo que necesitan antes de aspirar a entrar en La Moncloa. De ello depende la fuerza que puedan tener para formar gobierno con el PP, al darse ya por descartado el empate técnico que llegaron a augurar los sondeos en plena implosión de los populares.

Fuentes de Vox explican que sus aspiraciones electorales pasan por poder gobernar en la Comunidad Valenciana, (que podría adelantar elecciones) Castilla La Mancha y Murcia, además de lograr representación en Extremadura o Navarra, lo que considerarían un auténtico "hito" en el caso de esta última región por su simbolismo. En cuanto a posibles nombres, desmienten que se haya tomado ninguna decisión o se estén barajando todavía opciones, a pesar de las quinielas que ya empiezan a aparecer en los medios.

Estas fuentes aseguran que se elegirán candidatos que "no perjudiquen a la marca". Ya no sólo de cara a la campaña electoral, sino especialmente después, como ocurrió en las pasadas municipales y autonómicas en las que la falta de experiencia y, sobre todo, de estructura territorial derivó en sonadas salidas de miembros del partido.

Candidatos que "leales"

Ortega Smith dijo en esRadio que se trata de "buscar a los mejores", lo que supone "ser personas leales, de confianza, que conozcan el proyecto de Vox", descartando a los "oportunistas que sólo están interesados en tener un cargo". "La segunda condición debe ser la preparación, contar con personas que tengan la capacidad de ejercer desde el poder político un servicio a España", remató.

El partido se decantará por elegir candidatos más o menos conocidos en función de la comunidad. En Castilla y León optaron por alguien ajeno incluso a la política como Juan García-Gallardo, mientras que en Andalucía eligieron a uno de sus mayores pesos políticos y con mayor proyección mediática como era Macarena Olona, ahora ya fuera de la política. El propio Santiago Abascal habló de recurrir a la "cantera electoral" del Congreso de los Diputados para próximas citas electorales, por lo que entre los 52 de Vox podría haber varios futuros candidatos.

El peligro de diluirse en las generales

El objetivo, en cualquier caso, es ganar peso y representación institucional para preparar el terreno de cara a las generales. Del resultado que obtengan a nivel nacional depende nada menos que su influencia política y si no logran lo esperado podría suponer un punto de inflexión que avance su declive.

Consciente de ello, Ortega Smith evidenció en esRadio el gran interés de su partido por entrar a gobernar al advertir que "cualquier PP, lo lleve Casado o Feijóo, que pretenda suicidarse creyendo que puede acabar con la izquierda solo, lo que logrará es que se perpetúe". "Le guste o no, tendrá que aceptar que, cuando no hay mayoría absoluta, hay que estar dispuestos a gobernar con las fuerzas políticas con las que tienes más puntos de conexión", añadió.

El secretario general de Vox adelantó que sus exigencias para una posible coalición serán garantizar la independencia de la Justicia, la defensa de los derechos fundamentales para poder estudiar en español, no pactar con los separatistas o bajar todos los impuestos y las cotizaciones para que se pueda generar riqueza. Es decir, mucha ideología pero sin renunciar a la economía ante la grave crisis que padece España.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador