Menú

Las cifras de filicidios perpetrados por mujeres que Irene Montero quiere ocultar y que el PP ha logrado sacar a la luz

Gracias a una pregunta en el Senado, el PP obligó al Gobierno a destapar la realidad: las cifras de madres que asesinan a sus hijos son más altas

Gracias a una pregunta en el Senado, el PP obligó al Gobierno a destapar la realidad: las cifras de madres que asesinan a sus hijos son más altas
Manifestación contra la Ley de Violencia de Género | Genmad

Dos días después de que trascendiese el asesinato de la pequeña Olivia a manos de su madre, la ministra de Igualdad no ha tenido más remedio que condenar lo sucedido. Sin embargo, lo cierto es que lo ha hecho obligada por las circunstancias, ya que la intención de su departamento siempre ha sido minimizar, cuando no ocultar, este tipo de crímenes. Tal y como publicó Libertad Digital hace meses, la única estadística pública que da cuenta de los filicidios -la muerte dada por un progenitor a su propio hijo- es la realizada por la Delegación de Violencia de Género que, sin embargo, únicamente registra los asesinatos perpetrados por los padres.

El departamento que dirige Irene Montero oculta así los cometidos por las madres que, en contra de lo que la ministra y su séquito pretenden dar a entender, son más numerosos, tal y como el Ministerio de Justicia reconoció este verano ante la pregunta escrita que una senadora del PP dirigió al Gobierno el pasado mes de junio. De no ser por esta iniciativa, hoy seguiríamos sin tener datos al respecto.

Más madres que padres

Indignada por el hecho de que a la hora de hablar de niños asesinados por uno de sus padres siempre se identificase al asesino con un hombre, Cristina Ayala Santamaría solicitó al Ejecutivo que desvelase el número de filicidios cometidos en los últimos 15 años y especificase cuántos habían sido perpetrados por hombres y cuántos por mujeres.

El Ministerio de Igualdad guardó silencio. El de Interior aseguró que el Sistema Estadístico de Criminalidad "no dispone de variables estadísticas que puedan ofrecer respuesta específica". Pero, finalmente, el de Justicia no tuvo más remedio que revelar unas cifras que sorprendieron a más de uno. Lejos de lo que muchas veces se da a entender, son más las mujeres que asesinan a sus propios hijos: concretamente, y según la tabla elaborada por Pilar Llop, de los 50 filicidios cometidos desde 2007, 26 habían sido perpetrados por la madre y 24 por los padres.

respuesta-filicidios-2007-2015-02112022.jpg
Respuesta del Gobierno a una senadora del PP sobre los filicidios cometidos en España

A pesar de la ‘confesión’, las cifras siguen sin ser incluidas en ninguna estadística pública, por lo que solo en caso de que el PP -u otro grupo político- así lo solicite el Gobierno informará al respecto. Mientras tanto, la Delegación de Violencia de Género seguirá publicando únicamente los asesinatos cometidos por los padres. En cuanto a las cifras que maneja el Ministerio de Justicia, únicamente se actualizan cuando el caso cuenta con sentencia firme. De ahí que el de la pequeña Olivia aun no pueda ser contabilizado como filicidio.

El asesinato de la pequeña Olivia

La menor fue hallada muerta hacia la media noche del pasado domingo en la vivienda de Gijón en la que residía junto a su madre. Su padre acababa de obtener la custodia de la menor después de cinco años de lucha en los juzgados, no exentos de denuncias falsas y noches en el calabozo. "No os podéis imaginar el dolor inmenso que es esto; esto no va de hombres ni de mujeres, esto va de que no se le puede hacer esto a un niño, por Dios", lamentaba el padre a las puertas el inmueble donde se habría cometido el crimen sin poder contener las lágrimas.

La Policía había acudido a la vivienda tras recibir la llamada de familiares de la víctima, alertando de que ambas habían desaparecido y no lograban contactar con la madre. Según El Comercio, su hermano habría recibido un mensaje que le hizo temer lo peor: "Antes de dejarla con él, la mato". Cuando entraron en el inmueble, los agentes encontraron a la pequeña muerta tras haber ingerido un cóctel de barbitúricos presuntamente suministrado por la madre. Ésta, que también aseguraba haberlos tomado, seguía viva, por lo que fue trasladada al Hospital y de ahí a la Comisaría Nacional de Policía de Gijón

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso