Menú

La izquierda convierte a Irene Montero en mártir del "hooliganismo político" para olvidar la suelta de violadores

Diputados, ministros, Pedro Sánchez y varios presidentes latinoamericanos muestran su solidaridad a Irene Montero tras su choque con Vox

Diputados, ministros, Pedro Sánchez y varios presidentes latinoamericanos muestran su solidaridad a Irene Montero tras su choque con Vox

De cadáver político a mártir. La izquierda aprovecha el choque de Irene Montero con Carla Toscano, diputada de Vox en el Congreso, para victimizar a la ministra de Igualdad y hacer olvidar las rebajas penitenciarias a violadores gracias a la ley del "sí es sí". PSOE y Podemos ven en el enfrentamiento con Vox la excusa perfecta para aglutinarse en torno a Irene Montero cuya figura estaba entredicho incluso dentro de sus propias filas.

Sánchez habla de "hooliganismo"

Pedro Sánchez, que el miércoles por la tarde evitó respaldar a la ministra de Igualdad durante una rueda de prensa, ponía, a los pocos minutos del enfrentamiento, un tuit en los que le mostraba "todo su apoyo". Este jueves, el presidente del Gobierno ponía voz a su denuncia. Durante un acto en Ferraz, en el que inauguraba la Internacional Socialista de Jóvenes afirmaba que "ayer vimos un caso de hooliganismo político de la derecha y la ultraderecha" lleno de "insultos, descalificaciones y ninguna propuesta".

El presidente del Gobierno, que en esta ocasión evitaba mencionar a Irene Montero, afirmaba que "esos insultos del hooliganismo político nos tienen que reafirmar en la política útil". No fue el único miembro del Ejecutivo en mostrar su solidaridad con la ministra de Igualdad. También lo hacían las responsables de Educación, Pilar Alegría; Hacienda, María Jesús Montero y la portavoz, Isabel Rodríguez.

Del Gobierno a la cúpula de Ferraz, la vicesecretaria general o el secretario de organización, mostraban su apoyo a Irene Montero en una campaña encaminaba a volcarse con la ministra.

Monopolizando el debate con el Congreso

El debate trascendía de las filas socialistas y monopolizaba este jueves los debates en el Congreso. "Ayer se pasaron muchas fronteras de la inmoralidad", decía el portavoz del partido morado, Jaume Asens, en plena sintonía con el portavoz parlamentario del PSOE, Patxi López, para quien "se han cruzado todas las líneas de la decencia". Declaraciones en los pasillos del Congreso que se producen precisamente el día que exhibirán su acuerdo presupuestario con los proetarras de Bildu y votarán eliminar la sedición con Esquerra Republicana.


De hecho, Bildu aprovechaba lo sucedido para dar lecciones de decencia al decir por boca de su portavoz, Mertxe Aizpurua, que lo ocurrido fue "indecente". Para Joan Baldoví, de Compromís, fue "bochornoso", "escandaloso" y ha creado un ambiente "irrespirable". "Todo no vale", remataba.

Iglesias, satisfecho

Aunque la persona más hiperactiva en redes durante las últimas horas es Pablo Iglesias. El exlíder de Podemos se está volcando con su pareja con decenas de tuits e intervenciones en radio. En su perfil en la red oficial, Iglesias se congratula del "cierre de filas" de Podemos y PSOE con la ministra de Igualdad, frente al silencio de otros días cuando se conocieron las rebajas de penas gracias a la ley del "sí es sí"

El PP recuerda el caso de Botella


Críticas a las que se ha sumado el PP a través de su portavoz parlamentaria, Cuca Gamarra, que hablaba de "ataque personal" en un tuit, así como Cs que, a través de su portavoz, Edmundo Bal, decía que "fue un espectáculo lamentable" y criticaba que "sentirse español no es llevar una pulserita con la bandera" sino trabajar para que "las instituciones tengan una buena imagen" y no se conviertan "en un gallinero o patio de colegio".

Eso sí, Gamarra también ha querido recordar el caso de Ana Botella. Pablo Iglesias cargó contra la exalcaldesa de Madrid por ser "la esposa de, nombrada por y sin preparación. Su única fuerza es ser esposa de su marido", dijo el exlíder de Podemos en la Sexta. "Lo de este miércoles no es una novedad. Hemos vivido en los últimos años cómo se ha atacado de la misma manera a Ana Botella o a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Nadie tiene que sufrir esos ataques", ha dicho la portavoz popular recordando ese

Mártir global

Podemos tiraba de agenda internacional para movilizar a la extrema izquierda europea y latinoamericana. Entre ellos, algunos de los presidentes más alineados con las tesis populistas de la formación morada. El presidente de Argentina, Alberto Fernández, aprovechaba para rescatar una imagen con Irene Montero y mostrarle su respaldo contra "la violencia política", el término acuñado ayer por la ministra de Igualdad.

También el presidente chileno, Gabriel Boric, respaldaba a la ministra de Igualdad. Incluso tuiteaba el vídeo de Irene Montero desde su asiento, al borde del llanto, denunciando "la violencia política".

También el líder del partido de extrema izquierda francesa, La Francia Insumisa, Jean Luc Mélenchon, tuiteó en español para mostrar su sorpresa "con la violencia de los métodos políticos de la derecha española"

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Cesta de navidad