Menú

Javier Esparza apoya una declaración de Bildu y el PSOE a favor de retirar la competencia de tráfico a la Guardia Civil

Javier Esparza, miembro de la Junta de Portavoces del Parlamento de Navarra, bendijo la declaración institucional para el traspaso de competencias.

Javier Esparza, miembro de la Junta de Portavoces del Parlamento de Navarra, bendijo la declaración institucional para el traspaso de competencias.
El presidente de UPN y portavoz de Navarra Suma, Javier Esparza. | Europa Press

El pasado 22 de noviembre Pedro Sánchez pactaba con Bildu la retirada de la competencia de tráfico a la Guardia Civil en Navarra: de facto, supone la salida de la Benemérita de la Comunidad Foral. Y tres días después la Junta de Portavoces del Parlamento navarro tramitaba una declaración institucional "ante las declaraciones realizadas por diferentes actores políticos en Madrid". Ese documento institucional venía impulsado, presentado y firmado por el PSOE, Bildu, Podemos e IE (la IU navarra): los mismos que pactaron en el Congreso de los Diputados el golpe a la Guardia Civil y el triunfo de Bildu en su histórica exigencia.

El objetivo de la declaración era mostrar el apoyo de todos los grupos a "la próxima transferencia de tráfico anunciado por el Gobierno de España", tal y como revela la "exposición de motivos" del texto aprobado por unanimidad. De hecho, exhibía el "firme compromiso y apoyo a la transferencia de tráfico enmarcada em loa LORAFNA". Y, efectivamente, salió adelante con el voto a favor de NA+, el grupo que controla UPN y cuyo representante en la Junta de Portavoces del Parlamento navarro es el líder de Unión del Pueblo Navarra, Javier Esparza.

documento-navarra-guardia-civil-declaracion-institucional.jpeg

La Junta de Portavoces del Parlamento de Navarra bendecía, así, el pasado viernes, con una declaración institucional, el traspaso de las competencias de tráfico de la Guardia Civil. Es más, el texto del PSOE, Bildu y Podemos lograba la eliminación de cualquier atisbo de oposición en Navarra a la reforma clave para lograr la expulsión de la Benemérita. Y es que, una vez sentada la postura unánime en favor de la entrega de esas competencias a la Policía Foral, será casi imposible que nadie critique lo pactado entre Pedro Sánchez y Arnaldo Otegi.

La votación era avalada por unanimidad, condición necesaria para poder adoptar una declaración institucional. Y, por lo tanto, con el voto de Javier Esparza, responsable final de la coalición Navarra Suma y persona que representa personalmente en la Junta de Portavoces a este grupo. Y, de ese modo, la Cámara foral manifestaba "su firme compromiso y apoyo a la transferencia de tráfico enmarcada en la ley orgánica de Reintegración y Amejoramiento del Régimen Foral de Navarra (LORAFNA)".
El texto fue presentado por PSN-PSOE, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra y contó con el apoyo de Navarra Suma.

Es más, el Gobierno de Navarra, comandado por PSN-PSOE, Geroa Bai y Podemos con el apoyo decisivo de Bildu, aprovechaba el momento para recalcar que el traspaso de la competencia de tráfico a la Comunidad foral se hacía "de Gobierno a Gobierno", igualando el papel de España y una de sus comunidades autónomas. Y, desde ese planteamiento de claro tinte separatista, subrayaba que lo aprobado era literalmente lo pactado entre el Gobierno de España y el Gobierno de Navarra, gracias al acuerdo alcanzado por EH Bildu con el Ejecutivo central.

junta-portavoces-parlamento-navarra.jpeg
Junta de portavoces

La exposición de motivos de la declaración institucional, además, incluía un curioso mensaje de advertencia a determinados "actores políticos". Y es que señalaba que la declaración se adoptaba "ante las declaraciones realizadas por diferentes actores políticos en Madrid". El texto no da más detalles pero todo apunta a que esas "declaraciones realizadas por diferentes actores políticos" fue la intervención en el Congreso de los Diputados de Carlos García Adanero, diputado que llegó a ese cargo con la formación UPN pero que rompió su disciplina con la formación de Esparza, precisamente, por los pactos de UPN con el PSOE. Él, junto a Sergio Sayas, fueron los dos diputados que se negaron a aceptar la orden de Esparza de votar a favor de la reforma laboral de Yolanda Díaz, pactada igualmente con Bildu, como se encargó el grupo proetarra de recalcar.

García Adanero y Sayas señalaron ya en aquel momento que no se podía pactar con un partido, el PSOE, que mantiene como socios a quienes quieren destruir la Constitución y la unidad de España, en referencia directa y expresa a Bildu y ampliable a ERC.

El mismo García Adanero recordó en el Congreso que el PSOE que el pacto para echar a la Guardia Civil de Navarra es "una vergüenza y una ignominia" y que "es indignante. Con Bildu no se puede pactar nada, pero algo que tiene que ver con la Guardia Civil es un insulto a la Guardia Civil y a todos los españoles". García Adanero subrayó que Bildu no ha condenado que se matara a guardias civiles y se volaran casas cartel, pese a lo que ahora el PSOE les daba la llave para expulsar a la Guardia Civil de la Comunidad Foral. "Eso es una indignidad. Eso es hacer política de miserables. Eso es haber pasado todas las líneas y una afrenta para el conjunto de los españoles", reiteró.

Temas

En España

    0
    comentarios