Menú

El separatismo "civil" entra en guerra: Òmnium carga contra la ANC

El presidente de Òmnium censura la estrategia de la "Assemblea" y asegura que el movimiento está "desmovilizado" y "desorientado".

El presidente de Òmnium censura la estrategia de la "Assemblea" y asegura que el movimiento está "desmovilizado" y "desorientado".
Independentista con la bandera estelada. | Cordon Press

Las organizaciones separatistas catalanas están en crisis. Reproducen la guerra entre ERC y Junts per Catalunya (JxCat), sus fracturas, divisiones y ataques. El presidente de Òmnium, Xavier Antich, critica sin ambages la manera de actuar de los dirigentes de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) al tiempo que una escisión de esa fuerza de choque del separatismo alumbra por su cuenta y riesgo una candidatura electoral antipartidos.
Hasta el presente, las dos principales organizaciones separatistas, la ANC y Òmnium, habían guardado las formas respecto al estado de sus relaciones. La manifestación del pasado 11 de septiembre fue convocada de manera unitaria y bajo una apariencia de cierta cohesión, a pesar de las distancias entre Xavier Antich y la nueva dirección de la ANC, encabezada por Dolors Feliu y Jordi Pesarrodona (el payaso del proceso).

Sin embargo, la deriva de la ANC en contra de ERC así como las prisas y ganas de notoriedad de algunos elementos de la propia ANC han acabado por destrozar los frágiles equilibrios de la parte civil del proceso independentista.

En las próximas elecciones autonómicas catalanas (que si se agota la legislatura se celebrarían en el invierno de 2025) habrá como mínimo otra candidatura independentista en competencia con ERC, JxCat y la CUP. Un nuevo ente, "Acord per la Independència", irrumpe en el escenario secesionista. Se trata de una plataforma con seis entidades: la organización de empresarios "Anem per feina", "Donec Perficiam", una escisión de la ANC, Republicanos Liberales por la Independencia, y tres grupos más, a cual más extravagante.

Mientras la ANC debate sobre la conveniencia y los inconvenientes de competir con los partidos políticos en una contienda electoral, este "Acord per la Independència" se ha adelantado a la organización líder del separatismo y aspira incluso a contar con su apoyo porque, resaltan sus promotores, los estatutos de la ANC vetan una candidatura electoral auspiciada desde la organización.

Las críticas de Antich

Más importante y de consecuencias más profundas es la quiebra de la unidad de acción entre la ANC y la histórica Òmnium, fundada en pleno franquismo. El sustituto del indultado Jordi Cuixart, Xavier Antich, no comparte ni los planteamientos ni los análisis de la cúpula de la ANC. En una entrevista en La Vanguardia, Antich ha anunciado que la organización que preside no participará mañana en la manifestación convocada por la ANC para protestar contra la reforma del Código Penal en lo relativo al tipo de los "desórdenes públicos agravados".

Antich ha declarado que a pesar de compartir el "objetivo final" con la ANC, "vemos con mucha preocupación algunas derivas". La excusa para no ir a la manifestación es que la ANC la anunció por su cuenta y luego pidió a Òmnium que se apuntara. "Hay diferencias en las formas de trabajar. No iremos a remolque de nadie y Òmnium no contribuirá a la confrontación entre diferentes agentes del movimiento independentista y a hacer antipolítica". El presidente de Òmnium admite que el independentismo está desmovilizado, un "desánimo generalizado" y "desorientación".

El independentismo "civil" reproduce los esquemas de división de sus partidos. ERC trata de acaparar todo el terreno mientras JxCat se desangra por el protagonismo de su presidenta, Laura Borràs, que será juzgada en febrero por fraccionar contratos para favorecer a un amigo cuando presidía la Institución de las Letras Catalanas, mientras Puigdemont trata de romper el aislamiento y bloqueo político al que le someten los republicanos. Y al abogado de Borràs y Puigdemont, Gonzalo Boye (condenado en 1996 por colaborar con ETA en el secuestro de Emiliano Revilla), le piden ahora nueve años por presunto blanqueo de dinero en un trama encabezada por el narcotraficante Sito Miñanco.

En paralelo, ERC negocia con el Gobierno cambios en el delito de malversación para acabar el proceso de amnistía avanzado con la supresión del delito de sedición. En ese contexto, todas las previsiones indican que la ANC es prescindible y un estorbo que solo responde a los impulsos de Puigdemont, del que en ERC dicen que además de huido está extraviado.

Temas

En España

    0
    comentarios