Menú

Edmundo Bal no se retira y califica de "lamentable" el desafío de Arrimadas: "Quiere la refundación de Luis XIV"

El portavoz de Cs apuesta por una "tercera vía" para evitar un enfrentamiento con su compañera de filas.

El portavoz de Cs apuesta por una "tercera vía" para evitar un enfrentamiento con su compañera de filas.
El portavoz en el Congreso de Cs, Edmundo Bal, conversa con el diputado de Teruel Existe, Tomás Guitarte, durante los actos de conmemoración del aniversario de la Constitución este martes en Madrid. | EFE

Cs se ve inmerso en una guerra fratricida que deja completamente fragmentada la ya de por sí escuálida representación que tiene en el Congreso. Inés Arrimadas y Edmundo Bal han trasladado su enfrentamiento privado a los medios de comunicación donde, en las últimas horas, han aireado sus diferencias para hacerse con el control del partido. El detonante que provocó la ruptura fue el apoyo del partido a la Ley del Sólo sí es sí que habría impuesto Bal en contra del criterio de Arrimadas.

Después de días lanzándose todo tipo de dardos, la todavía líder del partido ofreció ayer una rueda de prensa en la que arremetió duramente contra el que fuera su "mano derecha", llegando a condicionar su propia candidatura a la decisión que adopte Edmundo Bal. Se presentará contra él en todo caso y sólo está dispuesta a renunciar si éste decide dar un paso al lado. Es la misma condición que pone el portavoz del grupo para no concurrir a las primarias: que exista una "candidatura de unidad" que, en ningún caso, esté liderada por Arrimadas.

"Lo que ella quiere es la refundación de Luis XIV, del ordeno y mando", resumía Bal esta mañana en un corrillo informal con periodistas en el Congreso, poco antes de que dieran comienzo los actos institucionales del Día de la Constitución. "La rueda de prensa que dio ayer fue lamentable, inadmisible, ha provocado mucho malestar dentro del partido", aseguraba el dirigente del partido naranja muy indignado por el órdago que le lanzaba su compañera de filas.

La "tercera vía"

Bal, como Arrimadas, está dispuesto a "renunciar a presentarse si alguien serio, digno, que nos haga salir del hoyo nos lidera". Entre los nombres que se barajan para la llamada "tercera vía" está el de Adrián Vázquez, eurodiputado de Cs, que todavía no ha dado a conocer si está dispuesto a dar el paso. "Si hay una candidatura de unidad, me retiraré", decía.

Inés Arrimadas respondía a las pretensiones de su compañero insistiendo en pedirle que se retire. "Estoy convencida, de verdad, que Edmundo va a rectificar y va a volver a la senda de la unidad en la que estábamos trabajando justo antes de su candidatura", ha defendido en declaraciones a los medios desde el patio del Congreso.

El número dos de Cs en el Congreso se defiende de las acusaciones lanzadas en los últimos días por Arrimadas, a la que acusa de comparecer ayer ante la prensa haciendo gala de un "estilo bravucón" impropio de quien habla de "tener una lista de unidad". "Eso es mentira", decía ofuscado Bal ante varios periodistas, reprochando a su compañera no haber trabajado estos cinco meses de refundación para aglutinar una candidatura que represente a todos.

"Es mucho mejor hablar en persona y por teléfono y no ir a los medios de comunicación", decía Arrimadas al ser preguntada por esos contactos que estaría manteniendo para elaborar una lista de unidad que, según Bal, no se está configurando.

Los reproches ideológicos

El principal reproche que lanzan a Bal desde el entorno de Arrimadas es su cercanía al PSOE, algo que él niega por completo recordando su enfrentamiento con Pedro Sánchez cuando fue Abogado del Estado por el golpe del 1-O. "Sánchez trató de arruinarme la vida", resumía en respuesta a quienes le acusan de ser de izquierdas. "Algunos me llaman facha, algo que considero un insulto tanto como cuando me llaman rojo", decía.

Rodeando al dirigente de Cs estaban el diputado Miguel Ángel Guitiérrez y la coordinadora del partido en Valencia, María Muñoz, que respaldan la postura defendida por Edmundo Bal frente a Inés Arrimadas, a la que apoyan el diputado Guillermo Díaz y la vicepresidenta de Madrid, Begoña Villacís, principal cargo del partido que mantienen ahora en las instituciones.

Temas

En España

    0
    comentarios