Menú

ERC exige a Sánchez crear una "independencia energética" de Cataluña de cara a su "autodeterminación"

ERC quiere ser capaz, desde la celebración del referéndum, de contar con las herramientas para "avanzar con rapidez en la construcción de soberanía".

ERC quiere ser capaz, desde la celebración del referéndum, de contar con las herramientas para "avanzar con rapidez en la construcción de soberanía".
Oriol Junqueras en un acto de homenaje al golpe separatista. | Cordon Press

ERC sigue fabricando su nuevo referéndum y su ruptura paulatina del resto de España con permiso de Pedro Sánchez. Los separatistas de Oriol Junqueras dan por hecho el logro del asalto al Tribunal Constitucional para que avale su futuro referéndum independentista, negocian ya una amnistía para sus delitos relacionados con los ataques callejeros y empiezan a preparar el camino hacia lo que proyectan que sea su "República catalana". Uno de los pasos que les preocupa, como no, es lo que denominan como "independencia energética". Y, para no variar, le han pedido garantías de ello a Sánchez. Todo ello, pese a que el presidente es el primero que no puede ofrecer una independencia energética al conjunto de los españoles.

Esquerra Republicana ha planeado su nuevo intento de ruptura de España. No quiere que le ocurra como el 1-O, cuando llegó al momento clave de su pretendida independencia sin capacidad tributaria real, con un caos en materia de apoyos financieros y sin una estructura energética definida. Todo ello, sin contar con el hecho de que nadie lo reconocía como supuesta nación aspirante a ser independiente.

Garantías de "independencia energética"

Pero el asunto energético les preocupa de una manera especial, por lo que han pedido ya garantías de poder caminar hacia su "independencia energética".

ERC quiere contar con lo que denomina como una "mayoría social" favorable al referéndum del 80%, con el fin de dejar claro el sentimiento rupturista generalizado de la población. Hoy por hoy, ese porcentaje resulta más que utópico para los fines rupturistas, a menos, claro está, que el referéndum esté diseñado con tales reglas que permita alejarse del resultado democrático expresado hasta el momento en las urnas.

Y, además, ERC quiere ser capaz, desde el mismo instante de la celebración del referéndum, de contar con las herramientas necesarias para poder "avanzar con mayor rapidez en la construcción de soberanía" desde todos los ámbitos.

El documento de la ponencia política de los de Junqueras señala con detalle los avances que desean tener antes de ese momento. Y ahí figura nada menos que la "soberanía económica y energética, soberanía feminista, soberanía social y soberanía democrática". Y, por supuesto, la "soberanía lingüística y cultural, fundamental para la construcción nacional y la cohesión social".

Nada más se especifica sobre un logro energético con el que no cuenta España, ni Portugal, ni Holanda, ni la misma Alemania, como se ha podido comprobar tras el ataque de Rusia a Ucrania.

Pero lo que queda claro es que nadie piensa en esos flancos de independencia si no es para buscar su independencia total en un corto plazo de tiempo.

Todo ello lo quiere debatir ERC en su cita del Congreso Nacional del muy próximo 28 de enero. Allí se debatirá con la militancia esta ponencia política y también la propuesta de reforma estatutaria.

Un nuevo proceso

Sea como sea, lo evidente es que la paz y tranquilidad en Cataluña de las que alardea Pedro Sánchez son inexistentes: lo cierto es que se trata de un periodo de control político de ERC que está siendo utilizado por los separatistas para preparar un nuevo intento de ruptura. Uno que, además, habrá aprendido de los errores de 2014 y del 1-O de 2017.

Pedro Sánchez, por ahora, ya ha regalado el indulto a los golpistas del 1-O, la eliminación del delito de sedición, la rebaja de las penas de malversación, el PSC habla ya de "consulta" separatista y continua el asalto al Tribunal Constitucional para bendecir ese referéndum rupturista. Todo ello, regado con inversiones millonarias del Estado en Cataluña. Y el partido de Oriol Junqueras incluso ha distribuido entre sus bases un mapa donde se pueden ver, una a una, las cesiones realizadas ya por Sánchez y las que quedan por realizar. El mapa habla sin matices del camino a la República Catalana y anuncia una futura amnistía general de todos los delitos relacionados con el separatismo.

El primer paso descrito en ese mapa detalla la "eliminación de la sedición". Y, efectivamente, se ha cumplido. El segundo de los pasos es la "modificación de los tipos delictivos de la malversación". De nuevo, está ya cumpliéndose.

El tercero es la "rebaja de las penas por desórdenes públicos" y la limitación de la aplicación de los castigos a los más graves de estos ataques callejeros, los denominados como "desórdenes públicos agravados". De nuevo, todo ello se ha introducido ya en últimas reformas legislativas pactadas entre ERC y el Gobierno.

Y el quinto paso descrito es una "amnistía" que deje sin responsabilidad alguna a todos los delincuentes que hayan cometido ilícitos penales relacionados con el separatismo.

Hay que recordar que el líder de los socialistas catalanes, Salvador Illa, ya ha avanzado su aceptación de "una consulta" —referéndum— separatista.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro