Menú

La espeluznante lista de los pederastas beneficiados por la ley del 'solo sí es sí'

Los casos más sórdidos que, gracias a Irene Montero, han terminado con una reducción de condena o incluso con el agresor sexual excarcelado.

Los casos más sórdidos que, gracias a Irene Montero, han terminado con una reducción de condena o incluso con el agresor sexual excarcelado.
Ángela Rodríguez, Lilith Vestrynge, Irene Montero e Isa Serra, artífices de la ley del sólo sí es sí. | EFE

El contador de violadores beneficiados por la polémica ley del sólo sí es sí ha superado ya los 200, algo que ha provocado la indignación de las feministas y de miles de ciudadanos anónimos. Sin embargo, lo que más preocupación y rabia ha generado es probablemente el gran número de pederastas que se incluyen en la lista. Los últimos, un hombre de Pontevedra condenado por violar a sus dos hijas menores durante años —y que ha visto reducida su pena en unos meses— y otro de Madrid condenado por violar a otra joven de 16 años.

La sentencia de este último caso considera probado que el individuo, "con la finalidad de satisfacer sus instintos sexuales, la tumbó sobre la cama e introdujo su pene en la vagina y el ano". La Audiencia Provincial le condenó a 9 años de prisión. Gracias a Irene Montero, su pena se ha reducido ahora a 7 años. Pero lo más grave ya ni siquiera es la reducción de condenas, sino la gran cantidad de pederastas que directamente han sido excarcelados porque el delito por el que se les había condenado —abusos sexuales a menores con 16 años ya cumplidos— ha desaparecido en la nueva ley.

Pederastas excarcelados

Ya el mismo día de su aprobación, un profesor de San Sebastián de los Reyes condenado a 6 años, 9 meses y 3 días de cárcel por abusar sexualmente de cuatro menores fue puesto en libertad. Según rezaba el auto al que tuvo acceso Libertad Digital, el hombre les había pagado por dejarse tocar y chupar. Sin embargo, tres de ellos ya habían cumplido los 16 años, por lo que el tribunal dejó sin efecto las condenas que tales abusos llevaban aparejadas, reduciendo el castigo a un año y tres meses de cárcel.

Tras ser puesto en libertad, sus abogados aseguraron incluso que estudiarían la posibilidad de solicitar una indemnización al Estado por el tiempo que su cliente había pasado en prisión por unos hechos que, gracias a Irene Montero, ya no son constitutivos de delito. Según defienden, les ampara la sentencia del Tribunal Constitucional que estableció el derecho a indemnización por aquellas prisiones provisionales que no acaban en condena.

Su caso no ha sido el único. El pasado 16 de enero, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) anulaba la pena de tres años y medio de prisión a un señor de 70 años por corrupción de menores. El auto consideraba demostrado que el hombre había pagado a una menor de 17 a cambio de determinados servicios. Concretamente, 50 euros si tenían relaciones sexuales completas y 10 euros si se sentaba con él en un sofá y le hacía compañía. Tras la entrada en vigor de la ley del ‘sólo sí es sí’, el TSJA revisó de oficio el caso y concluyó que "la conducta por la que se ha condenado al acusado como autor de un delito de abuso sexual ha quedado destipificada".

Aluvión de reducciones de condena

En cuanto a las reducciones de condena, la lista es interminable. En Almería, un pederasta ha visto reducida su pena de 12 a 10 años de prisión, tras ser condenado por agredir sexualmente a una niña de 15 años. El individuo la convenció para que subiera a su coche diciéndole que la iba a llevar a su casa. Según recoge la sentencia, la menor se negó en un principio, pero finalmente accedió al ser una persona a la que conocía. Después, el condenado se trasladó a un descampado y cometió la agresión sexual.

En Madrid, la Audiencia Provincial tampoco tuvo más remedio que rebajar de ocho a seis años de prisión la condena de un hombre que había abusado sexualmente de su hijastra de 13 años. La redacción de la norma impulsada por Irene Montero reduce el mínimo de la horquilla establecida para determinados delitos, por lo que todo aquel que hubiese sido condenado explícitamente al "mínimo" que contemplase la ley, se ha podido beneficiar de la misma.

Ése ha sido también el caso de otro individuo de Córdoba que había sido castigado con 10 años de prisión por abusar de su hijastra de 15. Según reza la sentencia, entró en la habitación de la menor y comenzó a realizarle tocamientos "llegando a introducirle un dedo en la cavidad vaginal". Cuando ella se despertó, el padrastro disimuló diciéndole que la había oído hablar y creía que la pasaba algo. Finalmente, fue condenado a 10 años de prisión. Ahora, sin embargo, su pena se ha reducido a 9.

La misma reducción es la que se ha aplicado también a otro hombre que había abusado de su sobrina-nieta de 13 años en un pueblo de Cádiz. Los hechos probados apuntan que el condenado se llevó a la víctima a comprar una revista. De vuelta a casa, éste comenzó a realizar tocamientos a la menor en el coche. Cuando se dio cuenta de que su madre había llegado a casa, dejó de tocarla y le dijo: "Hasta que no dejes de llorar, no bajamos".

También en Cádiz , otro pederasta ha visto reducida su pena en un año tras abusar de su sobrina de tan solo 8 años. La niña llegó a quejarse de los tocamiento continuados que éste le profería, pero el hombre le dijo que "o soportaba eso o su madre iría a prisión o pasarían otras cosas malas". La menor presenta síntomas depresivos y ha sido derivada a tratamiento en el Equipo de Menores Víctimas de Violencia Sexual.

Suma y sigue

La lista no parece terminar nunca y, entre los casos que han salido a luz pública, destacan otros como el de un hombre que realizó tocamientos a varias menores en una pista de hielo de Vitoria y que ha visto reducida su condena a la mitad, o el de otro condenado que pedía fotos a menores por WhatsApp.

A pesar de la gravedad de los hechos, la número 2 de Montero, Ángela Rodríguez Pam, continúa bromeando con este asunto, confiando en que la revisión de condenas concluya más pronto que tarde y, por tanto, deje de ser noticia. Sin embargo, no hay que olvidar que a eso habrá que sumar lo que sucederá con los casos que se produzcan de ahora en adelante y que, por tanto, serán juzgados ya bajo una ley mucho más beneficiosa para el reo, sobre todo en el caso de pederastas que abusan de menores de 16 años.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso