Menú

Vox pide "hacer España atractiva a los inversores" mientras critica a Ayuso por hacerlo en Madrid

El partido reclama rebajas fiscales a quienes arriesgan su capital pero rechaza el plan de Madrid para atraer inversión del exterior.

El partido reclama rebajas fiscales a quienes arriesgan su capital pero rechaza el plan de Madrid para atraer inversión del exterior.
El líder de Vox, Santiago Abascal, y el portavoz de la misma formación, Iván Espinosa de los Monteros, en el Congreso. | EFE

Vox critica con dureza al Gobierno de Pedro Sánchez tras la salida de Ferrovial por "convertir España en un infierno fiscal y administrativo", y pide "hacer España atractiva a los inversores", apenas unos días después de anunciar su rechazo al plan de Isabel Díaz Ayuso para atraer capital extranjero con incentivos fiscales, por entender que supone un agravio comparativo con los españoles que ya están instalados en la Comunidad.

El portavoz parlamentario, Iván Espinosa, aseguraba ayer en declaraciones a los medios en los pasillos del Congreso, que es necesario "hacer España un país atractivo para los inversores, para los que arriesgan su capital, para los que generan empleo y riqueza", advirtiendo contra la posible salida de empresas medianas y pequeñas en el futuro si no se "pone coto" a la elevada política fiscal del Ejecutivo.

Sus declaraciones se producían apenas cinco días después de que Santiago Abascal dijera en Zaragoza que rechazan el plan de Isabel Díaz Ayuso en Madrid para atraer inversión extrajera a través de incentivos fiscales. "No vamos a aceptar de ninguna manera que se permita que los extranjeros, los millonarios que quieren traer, que nos parece muy bien que vengan, puedan comprar propiedades en España en mejores condiciones fiscales que los españoles", dijo el líder de Vox.

El argumento empleado recuerda al utilizado por Podemos y Más Madrid para criticar esta medida al destacar que a un madrileño que compra una vivienda "le vaya a costar 100" mientras que "si es un especulador, Ayuso le va a beneficiar con una rebaja del 20%".

Espinosa pidió ayer "cambiar la actual deriva" del Gobierno de Sánchez para que la decisión de Ferrovial no se convierta en una norma entre los empresarios, advirtiendo contra el efecto arrastre que puede provocar el hecho de haber abandonado España para marcharse a otros países más atractivos fiscalmente. "Otras empresas podrían hacerlo", decía.

Las diferentes sensibilidades dentro del partido

Una vez llegue esa inversión, Espinosa defendía la necesidad de plantearse entonces que "esa riqueza generada y los correspondientes impuestos se redistribuyan de la manera más equitativa posible".

Vox siempre ha apostado por las rebajas fiscales a los empresarios como vía para generar empleo y riqueza, aplicando una ideología más liberal en el ámbito económico de lo que defiende con sus políticas sociales, tras el giro dado en Vistalegre II hacia posiciones más intervencionistas.

Un ejemplo de las visiones que conviven dentro del partido es la defensa que hizo Santiago Abascal de subir el Salario Mínimo Interprofesional, "incluso más" de lo que proponía Podemos, si iba acompañado de ventajas para las empresas, con el objetivo de no perjudicar la creación de puestos de trabajo por la subida de las cotizaciones sociales. Sin embargo, después han votado contra su incremento por no incluir compensaciones a los empresarios.

El partido abrió también la puerta a apoyar el aumento de los impuestos a la banca y las eléctricas, medida habitualmente defendida por la izquierda, si se garantizaba que lo recaudado iba destinado a paliar la "emergencia social". Después votó en contra de la medida porque no recogía esa reclamación.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro