Menú

El PP y Vox también podrían hacerse con una Comunidad Valenciana en la que Podemos corre el riesgo desaparecer

Los populares vuelven a ser la primera fuerza en la región tras el lapso de 2019 y podrían recuperar el poder ocho años después, pero necesitan a Vox.

Los populares vuelven a ser la primera fuerza en la región tras el lapso de 2019 y podrían recuperar el poder ocho años después, pero necesitan a Vox.
Carlos Mazón en una imagen reciente. | EFE

La Comunidad Valenciana será uno de los escenarios clave para medir la profundidad del vuelco político que previsiblemente se va a producir en las próximas elecciones municipales y autonómicas: si Ximo Puig logra sobrevivir a sus escándalos y el desgaste de sus socios la derrota socialista no será tan dura como si la región vuelve a tener un presidente del PP.

Y los datos no son precisamente halagüeños para el del PSOE: según la encuesta de Sigma Dos que publica este domingo El Mundo el PP ganaría las elecciones y, en el mejor de los casos, podría gobernar con Vox consiguiendo una ajustada mayoría absoluta.

Pero más que los datos, que arrojan en realidad un empate casi perfecto entre derecha e izquierda, lo más interesante del sondeo son las tendencias: así, el PP sube 2,3 puntos desde el sondeo de noviembre, llegando al 31,5% y a una horquilla entre 32 y 35 diputados.

El PSOE, en cambio, retrocede: en noviembre estaba en el 26,4% y ahora se queda en el 25,1%, con lo que tendría entre 25 y 28 escaños en las Cortes Valencianas. Y, además, y este es el resultado que puede decidirlo todo, uno de los socios de los socialistas también cae: Unidas Podemos estaba en el 6,2% en noviembre y ahora se queda en el 5,5% y sólo cuatro escaños, pero si tenemos en cuenta que los morados se exponen a un desgaste evidente en los próximos meses por la irrupción de Sumar –que no estará en las elecciones autonómicas– y que en casi todas las elecciones regionales de los últimos años han estado por debajo de lo que le daban las encuestas, no es muy aventurado especular con que Unidas Podemos podría estar por debajo del 5% y quedarse por tanto sin representación, un resultado que prácticamente garantizaría la mayoría absoluta de la derecha.

Mientras tanto, Compromís se recupera casi milagrosamente de los escándalos de Mónica Oltra: mejora 3,3 puntos desde noviembre y estaría en el 19,2% –un resultado incluso mejor que el de 2019– y hasta 20 diputados, con un mínimo de 17.

Por su parte, Vox pierde algo de fuelle respecto al anterior sondeo: pasa del 16,2% al 15% y su grupo parlamentario estaría entre los 13 y los 16 escaños. En la situación actual sólo que en el máximo de las horquillas de ambos partidos alcanzarían la mayoría absoluta en las Cortes Valencianas, que está en 51 diputados.

Finalmente, Ciudadanos seguiría teniendo un exiguo porcentaje de voto que va desinflándose poco a poco: en ese momento lograrían un 2,3% de voto, ocho décimas menos que en noviembre y sin ninguna posibilidad de lograr entrar en las Cortes, pero que de mantenerse si podría impedir la mayoría absoluta de la derecha.

La encuesta se ha realizado a través de un panel que ha contado con 2.349 entrevistas realizadas entre el 27 de marzo y el 4 de abril.

Temas

En España

    0
    comentarios