Menú

El PSOE vira de estrategia contra Ayuso: de la confrontación a la propaganda sobre vivienda

Los socialistas asumen que Madrid es una "plaza difícil" y buscarán arrebatar la segunda plaza a Más Madrid tratando de atraer el voto joven.

Los socialistas asumen que Madrid es una "plaza difícil" y buscarán arrebatar la segunda plaza a Más Madrid tratando de atraer el voto joven.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. | Libertad Digital

Las últimas elecciones autonómicas madrileñas supusieron un jarro de agua fría para el PSOE. Los socialistas no sólo quedaron terceros en el escrutinio, por detrás de Más Madrid, sino que perdieron el tradicional "cinturón rojo de Madrid" y se hundieron en el voto joven.

Isabel Díaz Ayuso cosechó un 26% en la franja de 18 a 24 años. Mónica García fue segunda fuerza política en todas las franjas hasta los 44 años. Hasta el paupérrimo resultado de Pablo Iglesias (10 escaños) fue mejor que el de los socialistas (24 asientos) al superar el 11% entre las personas de 25 a 44 años. Por contra, Ángel Gabilondo no consiguió superar el 10% en ninguna franja de edad joven y solo fue segunda fuerza entre los votantes de más de 55 años.

Vivienda para atraer a la gente joven

Los estrategas del Gobierno y Ferraz se han fijado un nuevo objetivo: el voto joven. El próximo 28-M sólo en Madrid están llamados a las urnas más de un millón de jóvenes, de entre 18 y 30 años. Las encuestas que manejan en la sede federal del PSOE señalan que su principal preocupación es la vivienda. Le siguen, a mucha distancia, el medioambiente y el feminismo.

Los socialistas saben que estos tres aspectos serán decisivos el 28-M, mientras que la economía será prioritaria en las elecciones generales de diciembre. De ahí que el Gobierno esté incidiendo en materia de vivienda. Un asunto que será clave en la campaña madrileña.

Pedro Sánchez se ha entregado a la propaganda. El pasado domingo, anunció que 50.0000 viviendas de la Sareb se destinarían a alquiler social. Lo que ocultaba era que sólo 9.000 son habitables a día de hoy.

A por el cinturón rojo

Nada más aprobarlo, en el Consejo de Ministros de este pasado martes, Sánchez se fue hasta Leganés para charlar con un grupo de jóvenes sobre problemas de vivienda. Un acto que no estaba en la agenda del presidente y que no era casual: el jefe del Ejecutivo volvía al "cinturón rojo". Una serie de localidades que rodean Madrid y en las que la izquierda suele tener sus mejores resultados en la Comunidad.

No era la primera vez. Cuando se anunció la revalorización de las pensiones, Sánchez acudió a grabarse un vídeo con jubilados en Coslada, que resultaron ser militantes. La misma estrategia se siguió cuando se anunció la subida del salario mínimo. Sánchez se fue hasta Parla para hacerse fotos con varios jóvenes, uno de ellos hermano de un asesor de Moncloa.

A la serie de vídeos propagandísticos sobre los "éxitos sociales" del Ejecutivo y que culminarán este domingo en el gran feudo de los socialistas en la Comunidad. Sánchez tendrá un mitin en Fuenlabrada. Una localidad que el PSOE gobierna de manera ininterrumpida desde 1979. El líder socialista estará acompañado del alcalde, Javier Ayala, y del candidato a la Comunidad de Madrid, Juan Lobato.

Una campaña más propositiva

El nuevo cartel de los socialistas también está haciendo bandera con el alquiler de las viviendas. Una de sus propuestas es un cheque de 300 euros para menores de 30 años. El objetivo del PSOE es incidir en las preocupaciones del voto joven para evitar que Ayuso vuelva a arrebatarles más votos e impedir que Mónica García vuelva a ser segunda fuerza, gracias al voto de los menores de 40 años.

En el PSOE apuestan por una campaña madrileña "más propositiva", capaz de "ilusionar" y de evitar que Ayuso "caiga en el victimismo". De momento, los sondeos empiezan a dar la razón. Saben que Madrid es "una plaza difícil" y que un Gobierno de izquierdas sería la gran sorpresa de la noche pero las encuestas que manejan les dan como segunda fuerza, superando a Más Madrid en la Comunidad.

Una de las claves, según señalan en el PSOE, es la "coherencia" de Lobato a la hora de rechazar el bono social térmico, pese a ser familia numerosa. Algo que le diferenció de Mónica García.

El otro puntal será el nuevo delegado del Gobierno en Madrid, Francisco Martín, hasta hace unas semanas mano derecha de Félix Bolaños en Moncloa, e íntimo amigo de Juan Lobato, ya que ambos son vecinos. La seguridad saben que es una de las preocupaciones en todas las franjas de edad y que las bandas latinas es uno de los grandes problemas en algunos barrios de la capital. Por eso, esperan "noticias positivas" en los próximos días.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso