Menú

Los expertos coinciden: la trampa de las elecciones en pleno verano no le valdrá de nada a Sánchez

Cinco expertos con distintos perfiles y de distintas procedencias analizan los efectos que puede tener celebrar las elecciones en pleno julio.

Cinco expertos con distintos perfiles y de distintas procedencias analizan los efectos que puede tener celebrar las elecciones en pleno julio.
Pedro Sánchez durante una rueda de prensa. | EFE

La convocatoria electoral de Pedro Sánchez sorprendió a propios y extraños y, desde que la mañana del día 30 se supo que íbamos a votar en plena canícula, todo el mundo se pregunta cómo afectará eso al propio desarrollo de la votación y si va a servir al presidente para recuperarse de alguna forma de lo que, a priori, parece una victoria segura.

El hecho es que estamos en un escenario inédito: nunca se habían celebrado elecciones en mitad del periodo vacacional, así que es muy difícil hacer un pronóstico sobre qué influencia puede tener en el resultado final, por eso le hemos preguntado a alguno de los expertos más destacados de nuestro país en demoscopia o en campañas políticas.

Michavila: "No se va a hundir la participación"

El primero de ellos ha sido Narciso Michavila, presidente de GAD3 y uno de los triunfadores de la noche del 29-M al pronosticar en las encuestas que se publicaron al cierre de los colegios electorales unos resultados muy similares a los finales.

El sociólogo lo tiene claro: "No se va a hundir la participación" e incluso se atreve a pronosticar que al menos al medio día será más alta de la que se registró en la repetición electoral de 2019, que al final fue de un 66%, cuando lo habitual es que esté cerca del 70%, ya sea por arriba cuando hay más o por abajo cuando cae algo.

Michavila nos explica que el carácter de la abstención no siempre es fácil de definir porque de elección en elección no siempre se abstienen los mismos: "Hay una rotación del diez por ciento porque hay gente que no pudo votar hace cuatro años y ahora sí lo hará".

Destaca también que, aunque las vacaciones son sin duda una de esas razonas para no ir a votar aunque no se sea un abstencionista convencido, también se darán menos otros motivos que suelen servir para que algunos votantes no se acerquen a las urnas: "Como por ejemplo las guardias laborales". Además, Michavila se muestra convencido de que "mucha gente pospondrá vacaciones o actividades propias del momento como una comida con amigos para ir a votar".

"La derecha está hipermovilizada"

Respecto a en qué campo ideológico podría crecer más la abstención, el de GAD3 nos explica que en su opinión "la derecha está hipermovilizada", mientras que la izquierda no lo está, aunque "no hay que descartar que acabe animándose". Sin embargo, no cree que esto sea sencillo: "La prueba de las dificultades que tendrán para movilizar a sus votantes es que el PSOE no está planteando una campaña de actos, sino una de platós". Así que, al menos a priori, el aumento de la abstención podría cebarse más en la izquierda que en la derecha.

Por grupos de edad, algo que se ha comentado mucho dado el calor que puede hacer un 23 de julio, Michavila señala que, al contrario, los jóvenes son el factor más volátil: "Cuando baja la participación son los ellos los que dejan de ir a votar y cuando sube son los que van, la gente mayor siempre vota".

La última pregunta que les hacemos a nuestros interlocutores es por qué Sánchez ha tomado esta decisión tan inesperada si no parece que vaya a darle ningún rendimiento. "Eran conscientes –nos responde en referencia al Ejecutivo– de que después de los resultados del domingo prolongar la agonía con el Gobierno roto, con el partido roto y las comunidades autónomas en contra iba a ser muy difícil". Además, aunque en su opinión desde el PSOE "admiten que van a la oposición, están luchando para quedar como el referente en la izquierda". Como muestra de ello no indica la forma súbita en la que han dejado de potenciar la candidatura de Yolanda Díaz, que hasta hace sólo unos días los socialistas parecían no sólo apoyar sino ya directamente patrocinar.

"Será una participación excepcionalmente baja"

Arcadio Mateo, de Demoscopia y Servicios –otra de las encuestadoras que ha logrado una buena tasa de acierto en estas elecciones– da por sentado que la fecha veraniega aumentará la abstención: "Por supuesto que lo hará, será una participación excepcionalmente baja, nos dice" en conversación telefónica.

En su opinión "afectará a todos los sectores, pero por supuesto más a unos que a otros" asegura explicándonos que la voluntad de participar en unas elecciones no es en muchos casos una cuestión binaria de sí o no, sino que hay matices y el asunto es que las circunstancias empujarán a abstenerse a los que ya son "menos propensos a votar".

En este sentido, coincide en que probablemente se sienta más entre los jóvenes porque los mayores votan siempre y, sobre todo, ve también que quien más podría sufrir es la izquierda: "A una intención más fuerte de votar afectará menos y la derecha está bastante más movilizada, por lo que debería ser peor para la izquierda".

"Quiere convertir la partida normal en una relámpago"

Sobre la intención de Sánchez al plantear esta apuesta que aparentemente le va a resultar adversa, Mateo comenta que en una decisión de este tipo siempre hay varios factores y que entre ellos puede estar, como se ha comentado, la intención de no dar pie a que crezca una disidencia interna dentro del PSOE.

Sin embargo, cree que el principal motivo es puramente estratégico: "Sánchez sabe que tiene pocas posibilidades y ha pensado que en un desarrollo normal de las cosas le lleva a la derrota". En este punto, nuestro experto hace una metáfora ajedrecística: "En una partida normal hay un tiempo de 90 minutos para los 40 primeros movimientos, pero hay una modalidad llamada relámpago en la que para todos esos movimientos sólo tienes unos pocos minutos, él ha buscado que en lugar de una normal estas elecciones sean una partida relámpago a ver si su rival comete un error y así es capaz de ganar. Sacrifica unos meses en el poder para tener esa opción remota".

"Sin duda afectará a la participación"

Cesar Calderón, consultor político y Director de Redlines, tiene claro que "sin duda afectará a la participación" ya que se trata de un momento "que históricamente es el pico del turismo interior en España". De hecho, nos dice que "se puede intuir que la convocatoria se realiza precisamente en esas fechas con el cálculo –erróneo, por cierto– de que una participación baja beneficiaría a los partidos de izquierda y especialmente al PSOE".

Saber a quién perjudicará más esto es difícil porque, tal y como nos dice en tono de humor, "la participación electoral es un animalito muy complejo". Sin embargo, sí hay algunas pistas: "Lo que estamos viendo en los datos de algunas de las encuestas publicadas hasta ahora es que el electorado más movilizado y fidelizado a muchos cuerpos del siguiente es el del Partido Popular", que según él en las pasadas elecciones autonómicas y locales "ha superado por primera vez al de Vox, estando ambos muy por delante del de los partidos de izquierda". Así que, finalmente se atreve a prever que "el 23 de Julio los votantes de izquierdas se van a quedar en la playa sin acudir a las urnas en un porcentaje superior al de los votantes de derechas".

"Una decisión tácticamente cuestionable"

"Es difícil saber lo que hay en la mente de Sánchez" nos dice Calderón al preguntarle por las razones del adelanto, "mi impresión es que este adelanto electoral responde fundamentalmente a una mala digestión del resultado de las elecciones municipales y autonómicas". Una "mala digestión" que ha llevado al presidente "a tomar una decisión tácticamente cuestionable en medio de lo que tiene toda la pinta de haber sido un calentón".

"Lo razonable en un líder político actual hubiera sido esperar a tener en sus manos los datos de los sondeos postelectorales y, con ellos como guía, tomar una decisión sobre la fecha más propicia para el adelanto", asegura. Y según Calderón con esos datos "cualquier especialista le hubiera dicho que la mejor fecha para los intereses del PSOE no era en absoluto en julio, sino septiembre u octubre, después de que los diferentes gobiernos del PP hubieran tomado posesión y acometido sus primeras decisiones".

"Mucha gente se va a rebelar"

Hablamos también con un experto en campañas electorales muy cercano al PP que nos pide no desvelar su identidad y que también cree que sí va a caer la participación "por más que la propia convocatoria con tanta intencionalidad incentiva el voto de algunos". En cualquier caso, piensa que "no será tan baja porque mucha gente se va a rebelar y votará", pero sí será menor de lo habitual en las elecciones generales.

Nuestro interlocutor nos explica que como estas elecciones en julio son algo completamente novedoso: "Es muy complicado hacer hipótesis sobre cómo puede afectar, por ejemplo, a los distintos tramos de edad", aunque se puede pensar, por ejemplo, que julio es un mes en el que los jóvenes "están más ocupados" en viajes y otras actividades de ocio y eso les puede hacer menos proclives a votar.

Como todos los expertos a los que hemos consultado, éste también ve a la izquierda "mucho menos movilizada, mientras que la derecha lo está mucho más con la promesa y la intención de echar a Sánchez".

"Le quedaban seis meses de guerra"

Respecto a las razones para la convocatoria nuestro interlocutor cree que tras el "varapalo" del 28-M Sánchez "ha llegado a la conclusión de que le quedaban por delante seis meses de guerra con un socio con el que no podía romper, porque hacerlo era una forma de darle vida".

Un desgaste que, si hubiese adelantado a mediados de septiembre, a priori una opción más lógica evitando el verano, "habría sido similar: sólo se ahorraba un par de meses, casi no sería ni un adelanto".

Además, recalca que con esta medida Sánchez también acalla el posible debate interno dentro del PSOE y puede dar una solución a muchos de los dirigentes que se van al paro tras las elecciones: "Les puede ofrecer un sitio en las listas y ver si así moviliza un poco el partido, porque en sitios que son graneros de votos muy importantes como Andalucía, Comunidad Valenciana o Aragón va a ser muy difícil movilizar a un PSOE que acaba de sufrir una seria derrota.

"El error de la izquierda ha sido darle miedo a la derecha"

Finalmente, un estratega vinculado al PSOE que también nos pide aparecer sin dar su nombre se sale de la tónica marcada por los otros cuatro expertos y asegura que el efecto de la fecha será "cero" y que, en contra de lo que teme todo el mundo, "habrá una gran participación por encima del 70%".

En su opinión "el error de la izquierda ha sido darle miedo a la derecha" y ahora los votantes conservadores están "muy activos". "El miedo ha cambiado de bloque", nos dice parafraseando alguna de las frases de los tiempos de gloria de Pablo Iglesias. Ahora ese miedo "está en un bloque de la derecha que va ir a una movilización récord frente al Gobierno de coalición". En su opinión hay una mayoría de votantes "que quieren cambio" y hasta en "los menos ideologizados" esto supondrá que vayan a votar, algo que en su opinión se simboliza en ese "volver desde punta cana" que la izquierda ridiculiza en redes sociales: "Votarán por Correo o regresarán de sus vacaciones porque el 23J les sale a cuenta, no hay ninguna duda de la hipermovilización".

Por el contrario, señala que de los cuatro primeros partidos el PSOE es el que menos movilizado tiene a sus votantes, menos incluso que Sumar o Podemos, cuyos electores están expectantes. Nuestro interlocutor incluso pone una cifra a esta falta de movilización: "Quince puntos menos que PP y Vox".

"Un movimiento de autodefensa"

También se desmarca del resto en lo que respecta a los jóvenes: "La generación de la democracia, los menores de 45 años, tomarán partido, y especialmente los de 18 a 25, que votarán significativamente". Nuestro interlocutor cree que "el 28-M no eran sus elecciones pero las generales del 23-J sí lo son.

Además, señala que "se trata de un votante que la derecha debe cuidar especialmente" y en este sentido apunta que "es importante que Vox siga manteniendo un nivel alto de intención de voto en este segmento y que el PP venza al PSOE".

Finalmente, respecto a por qué Sánchez ha convocado en una fecha tan extraña y que no parece beneficiarlo, este experto lo ha calificado como "un movimiento de autodefensa" que permite "esperar acontecimientos para poder implementar un ataque".

"La campaña está perdida" para el Gobierno, nos dice, "pero el PP suele cometer en estas situaciones dos errores típicos: no naturalizar sus aliados, que antes eran el PNV y CiU y ahora es Vox, pensando que son sólo ellos la razón de su éxito; y creer que ya tienen ganadas las elecciones". Ése último es, en su opinión "el gran error histórico del PP y el clima de euforia actual no ayuda".

En definitiva, "adelantar las elecciones le da una posibilidad al PSOE" pero esta depende de que "el PP no gestione bien la campaña, le marquen el ritmo" y acabe "saliéndose en una curva" como un conductor despistado. Así, Sánchez tiene una oportunidad pero "sólo si los populares se equivocan y hay pacto entre Sumar y Podemos".

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Libro
    • Máster