Menú

ERC y JxCat, incapaces de llegar a un acuerdo, dejan la Diputación de Barcelona en manos del PSC

Los dos partidos renuncian a arrebatar el ente provincial a los socialistas, que pactan con los comunes y el alcalde exsocialista de Tarrasa.

Los dos partidos renuncian a arrebatar el ente provincial a los socialistas, que pactan con los comunes y el alcalde exsocialista de Tarrasa.
La alcaldesa de Sant Boi, Lluisa Moret. | Europa Press

Las direcciones de ERC y Junts per Catalunya (JxCat) han sido incapaces de alcanzar un acuerdo para intentar arrebatar al PSC el gobierno de la Diputación de Barcelona. Junts se negó a mantener el pacto con los socialistas de la pasada legislatura en respuesta a la operación que permitió a los socialistas tumbar la candidatura de Xavier Trias a la alcaldía de Barcelona. Tras intentar una candidatura alternativa, ERC y JxCat han constatado su fracaso a 24 horas de la celebración del pleno de constitución de la Diputación provincial de Barcelona.

Junts, con doce diputados y ERC con once, sumaban 23 diputados de un total de 51. Esos 23 diputados son los mismos que la suma del PSC (17), los comunes (5) y el diputado de Tot per Terrassa, una escisión del PSC. El PP tiene cuatro escaños y Vox 1. Con este reparto se da por descontado que la candidata del PSC, la alcaldesa de Sant Boi, Lluïsa Moret, será designada este jueves nueva presidenta de la Diputación de Barcelona en sustitución de la también socialista y alcaldesa de Hospitalet, Nuria Marín.

Esta vez no serán necesarios los votos del PP como en el caso del Ayuntamiento de Barcelona, ya que ERC y Junts no tienen intención de presentar un candidato a la presidencia del ente provincial. Junts trató de pactar con el representante de Tot per Terrassa, el alcalde de esa localidad, Jordi Ballart, y le llegó a ofrecer incluso la presidencia de la Diputación en una iniciativa que no contaba con el apoyo de ERC, pero finalmente Ballart ha decidido sumar su voto a socialistas.

La Diputación de Barcelona maneja un presupuesto de más de 1.200 millones de euros y durante los últimos cuatro años fue regida por una alianza entre socialistas y Junts, formación que ha renunciado ahora a prolongar la colaboración con los socialistas. Buena parte de la estrategia electoral del partido de Puigdemont se centra en erosionar a ERC por su pacto con el PSOE.

Temas

En España

    0
    comentarios