Menú

Los supuestos en los que el PP puede hacer valer su mayoría absoluta en el Senado para frenar a Pedro Sánchez

Los senadores del PP comienzan a recoger sus credenciales este lunes, tras lograr un gran resultado en las elecciones del pasado 23 de julio.

Los senadores del PP comienzan a recoger sus credenciales este lunes, tras lograr un gran resultado en las elecciones del pasado 23 de julio.
Feijóo saluda a los simpatizantes del PP que acudieron a Génova el 23-J | Europa Press

Los diputados y senadores elegidos en las elecciones del pasado 23 de julio empiezan a recoger sus credenciales este lunes. A pesar de haber sido la fuerza más votada, el PP no podrá hacer valer su mayoría en el Congreso debido a los más que previsibles acuerdos de PSOE y Sumar con los independentistas. Sin embargo, el panorama es bien distinto en el Senado, donde los de Núñez Feijóo han conseguido hacerse con 120 representantes, logrando una incontestable mayoría absoluta que se verá reforzada por los senadores elegidos por los parlamentos autonómicos, gracias al gran resultado obtenido el 28-M.

La gran pregunta, no obstante, es qué contrapeso podrán ejercer los populares en la Cámara Alta. Si bien en la tramitación de la mayor parte de las leyes su papel será limitado, hay tres cuestiones ante las que puede ser determinante: una hipotética reforma de nuestra Constitución, la aplicación del artículo 155 y la esperada renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Todo ello sin contar con la fiscalización que el PP podrá hacer al Gobierno, aprobando todas las comisiones de investigación que considere oportunas.

Tramitación de leyes

Como parte del Poder Legislativo, el Senado participa en el trámite parlamentario, sometiendo a deliberación todos los proyectos de ley aprobados previamente en el Congreso. Gracias a su mayoría absoluta, el PP podría imponer su veto o introducir enmiendas, lo que no impediría su aprobación definitiva, pero sí retrasaría el proceso. La razón es que, cuando una norma es vetada en el Senado, vuelve a la Cámara Baja, y allí solo tiene dos opciones: o es ratificada por mayoría absoluta -y Sánchez no la tiene ni siquiera sumando a todos sus posibles socios- o se ha de esperar dos meses para que pueda salir adelante por mayoría simple.

En este contexto, el PP podría dificultar la acción de Gobierno. Sin embargo, a nadie se le escapa que, en los cinco años que Sánchez lleva en la Moncloa, ha sido el presidente que más ha empleado la figura del Real Decreto-Ley, a pesar de que nuestra Constitución reserva esta figura para situaciones de "extraordinaria y urgente necesidad". De esta forma, nada impide que el nuevo Ejecutivo continúe gobernando a base de decretazos, en los que, además, el Senado no juega ningún tipo de papel, ya que éstos simplemente han ser convalidados o derogados por el pleno del Congreso.

Renovación del CGPJ

Por el contrario, hay dos supuestos ante los que la mayoría absoluta del PP en el Senado puede ser clave: una hipotética reforma de la Constitución y la esperada renovación del CGPJ. Por lo que respecta al órgano de Gobierno de los jueces, la legislación vigente establece que, de los veinte vocales, diez de ellos han de ser elegidos por el Congreso con mayoría de tres quintos, y los otros diez –con el mismo apoyo– por el Senado.

Aunque en estos momentos parece difícil romper el bloqueo, en el caso de que se procediera a la renovación, socialistas y populares deberían llegar necesariamente a un acuerdo, del que el PP sería el gran beneficiado, ya que, al tener más escaños en ambas cámaras, podría imponer una mayoría conservadora.

Además de en la renovación del CGPJ, el Senado también juega un papel importante a la hora de elegir a los miembros del Tribunal Constitucional y de otros organismos como el Consejo de Administración de RTVE.

Reforma de la Constitución y 155

Por lo que respecta a una hipotética reforma constitucional, ésta precisa del voto a favor de tres quintas partes tanto del Congreso como del Senado, por lo que nuestra Carta Magna estaría blindada los próximos cuatro años.

Por último, hay otro supuesto en el que el PP podría hacer valer sus escaños: en caso de que el Gobierno necesitase aprobar un 155 en Cataluña, como sucedió en 2017. La ley exige que éste sea aprobado por mayoría absoluta en el Senado, por lo que, inevitablemente, Sánchez debería negociar los términos con el PP.

A priori, parece poco probable que un líder cuya supervivencia depende de los independentistas se plantee esta posibilidad. Sin embargo, el tira y afloja en torno a un posible referéndum que unos podrían vender como meramente consultivo y otros como vinculante hace que no se pueda descartar un nuevo órdago ante el que el Ejecutivo tendría que responder. Llegado el caso, el PP podría hacer valer su mayoría absoluta para imponer los términos en los que se aprueba ese 155.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro