Menú

Feijóo y Abascal exhiben sintonía en su primera reunión pública ante el desafío de Sánchez

PP y Vox evitan el choque después de cerrar gobiernos autonómicos para hacer frente a la izquierda.

PP y Vox evitan el choque después de cerrar gobiernos autonómicos para hacer frente a la izquierda.

Alberto Núñez Feijóo y Santiago Abascal se reúnen este martes en el Congreso a las 10.00, en el que será su primer encuentro público, dentro de la ronda de contactos que el líder del PP mantiene con los grupos de cara a la investidura. Sobre la mesa, los pactos de Estado que rechazó Pedro Sánchez, el desafío del lehendakari, Íñigo Urkullu, para cambiar la Constitución por la puerta de atrás o la reunión entre la vicepresidenta en funciones, Yolanda Díaz, con el prófugo Carles Puigdemont.

Se trata de la primera imagen que podrá tomarse de ambos líderes, cuya única aparición conjunta ante los medios se produjo hace casi un año, en la celebración de la Fiesta Nacional del pasado 12 de octubre, en la que se les pudo fotografiar cuando se saludaban. Desde entonces, Feijóo ha evitado mostrarse junto a Abascal, incluso durante la campaña del 23-J, en la que decidió ausentarse del debate celebrado al última semana para evitar ser retratado con el líder de Vox.

La cita entre ambos se produce en un ambiente mucho menos tenso que el de hace apenas unas semanas, cuando el PP dejó fuera a Vox de la Mesa del Congreso durante la constitución de las Cortes. Desde entonces han limado asperezas y han exhibido sintonía, también a través de sus respectivos portavoces, evitando el choque que ambos vienen protagonizando ya antes de las elecciones. Una situación a la que ha ayudado también el acuerdo alcanzado en Murcia para conformar gobierno, que se suma a los de la Comunidad Valenciana, Extremadura, Aragón y Castilla y León.

PP y Vox, obligados a entenderse

Feijóo decidió zanjar el eterno debate sobre cómo debe el PP relacionarse con Vox ofreciendo un discurso conciliador con Abascal, después de recibir el encargo del Rey para ser investido, en el que calificó de "malentendido" el roce que se produjo entre ambos en el arranque de la legislatura. Una línea que han mantenido desde entonces los dirigentes de ambos partidos, que han evitado las críticas en público para no perjudicar la alternativa.

Así ocurrió también ayer durante la rueda de prensa que Santiago Abascal ofreció en la sede de Vox de la calle Bambú cuando, al ser preguntado por la posible negociación entre PP y Junts, no eludió la crítica pero sin profundizar excesivamente en ella, amparándose en el malestar manifestado también por el líder del PP catalán, Alejandro Fernández.

El líder de Vox no ocultó su "preocupación" y defendió que el partido de Puigdemont "no es un interlocutor válido", dado que no es compatible con la defensa de la "legalidad y la igualdad entre los españoles". Sin embargo, destacó "la nueva etapa de entendimiento que se abre entre PP y Vox" a pesar de tener "muchísimas diferencias", advirtiendo contra quienes van a atacar los pactos alcanzados entre ellos porque buscan que "fracasen".

Los pactos de gobierno

Defendió además la postura del presidente de Aragón, Jorge Azcón, que ha respaldado a los consejeros de Vox que han sido duramente atacados por la izquierda, que ha recurrido a la Ley de Memoria Democrática aprobada en la anterior legislatura para acusarles de "apología del franquismo" por manifestaciones realizadas hace años.

"Felicito la actitud del señor Azcón porque es como la de Vox: la de no admitir que nos diga la izquierda a quién tenemos que nombrar. Una izquierda que incorpora al gobierno a quienes utilizan la hoz y el martillo, que ha incorporado al gobierno la estelada, una bandera ilegal, también la republicana o a un condenado por terrorismo como Arnaldo Otegi", dijo Abascal.

Preguntado por esta cuestión, el portavoz del PP, Borja Sémper, salió en defensa de los acuerdos alcanzados con Vox porque "permiten dar estabilidad" ya que, de otra forma, "el PP sólo podría gobernar cuando tiene mayoría absoluta". "Sánchez puede pactar con todo el mundo, hasta con un prófugo de la Justicia, y el PP no puede acordar con nadie y tiene que estar condenado a una repetición electoral para tener mayoría absoluta o quedarse en la oposición", dijo. En otra ocasiones, Sémper ha confrontado de manera muy dura con Vox, algo que ayer no se produjo durante la rueda de prensa que ofreció en Génova.

Ambos partidos buscan, por tanto, evitar el choque para, al menos, no mostrarse divididos frente a Pedro Sánchez y sus pretensiones de conceder la amnistía o pactar un referéndum con Junts, ERC, Bildu o el PNV, a cambio de que le apoyen para seguir siendo presidente del Gobierno.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso