Menú

El Gobierno rabia ante el demoledor discurso de González contra el pacto con Puigdemont: "Ahora hay otra generación"

Isabel Rodríguez defiende que lo que está haciendo Pedro Sánchez es "proteger la España constitucional" y cree que los militantes le apoyan.

Isabel Rodríguez defiende que lo que está haciendo Pedro Sánchez es "proteger la España constitucional" y cree que los militantes le apoyan.
El expresidente del Gobierno Felipe González | Archivo

El Gobierno no parece haber encajado demasiado bien el demoledor discurso de Felipe González contra el más que probable pacto del PSOE con Carles Puigdemont. Un discurso en el que, además, el expresidente confesó que, en las últimas elecciones, le costó votar a Pedro Sánchez. "Su trayectoria requiere del respeto de toda una generación", comenzaba su respuesta la portavoz del Ejecutivo, Isabel Rodríguez, en una entrevista concedida este miércoles a TVE. "Pero ahora hay otra generación", sentenciaba finalmente a modo de advertencia.

La desautorización llegaba después de que, tras reiterar una y otra vez que lo único que ha hecho y seguirá haciendo Sánchez es "proteger la España constitucional", la cadena pública le recordara el nítido mensaje que apenas 24 horas antes había pronunciado Felipe González: "Si el presidente del Gobierno dice que todo lo que se haga se hará en el marco de la Constitución, yo digo: de acuerdo, hágase en el marco de la Constitución y dígase con claridad que en el marco de la Constitución no cabe ni la amnistía ni la autodeterminación, y a partir de ahí empezamos a hablar".

Acorralada por unas palabras que representan el sentir de otros históricos socialistas, la portavoz del Gobierno se ha limitado entonces a reconocer que hay un "debate jurídico interesantísimo" y que, en cualquier caso, el PSOE cuenta con toda una serie de procedimientos que permitirán expresarse a todos los militantes antes de conformar una decisión. "Y estoy convencida de que van a coincidir mayoritariamente con lo que expresaron las urnas", ha defendido, dando por hecho que aquellos que votaron al PSOE lo hicieron sabiendo cuál iba a ser su postura ante la encrucijada planteada por Puigdemont.

La claridad de González

El expresidente del Gobierno ha sido particularmente crítico con el Ejecutivo en las últimas horas, máxime después de que Yolanda Díaz viajase este lunes a Bruselas para reunirse con el prófugo "con reverencia" y "como si fuera al rey Midas", lamentaba González en Onda Cero. Tras ironizar sobre si la vicepresidenta había viajado "en nombre de Sumar o de restar", exigía, además, que, "si va por su cuenta, que se lo pague".

En cuanto al pacto que pueda salir de dicho encuentro y, particularmente, respecto a una hipotética ley de amnistía, el socialista advertía de que esto supondría el reconocimiento por parte del Estado de que los golpistas no cometieron ningún delito y que fue el régimen democrático español el que les culpabilizó "injustamente". De esta forma, lamenta González, se estaría asumiendo que no vivimos en un Estado de Derecho sino en un "sistema represor".

Es más, González recordaba que la concesión de la amnistía podría conllevar la asunción de que quienes llevaron a cabo el intento de independencia en Cataluña pueden volver a hacerlo, ya que, a diferencia del indulto, dicha figura no exige ni siquiera un compromiso de mantenerse dentro del marco de convivencia.

Con la misma contundencia se manifestaba también a propósito de la propuesta del PNV de reinterpretar la Constitución. "Estamos jugando con fuego", alerta González, que asegura que lo que plantea Íñigo Urkullu no es más que "un trampantojo".

Los críticos se multiplican

Consciente de la repercusión que sus palabras iban a tener en un momento como el actual, el expresidente envió de antemano un mensaje a sus críticos: "Me han mandado callar varias veces y quienes lo hacen no creen en la libertad". En cualquier caso, no ha sido el único que se ha posicionado en contra de la deriva de Pedro Sánchez. "Si este PSOE acepta el chantaje de Puigdemont, ya no sería mi partido", ha sentenciado este mismo miércoles Nicolás Redondo en una entrevista concedida en la Cadena COPE.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ya censuró el lunes el encuentro entre Yolanda Díaz y Carles Puigdemont, subrayando que "lo que hay que tener claro para sentarse a negociar es lo que no puede ser". Y, partiendo de esa misma premisa, el exministro Jordi Sevilla fue claro este martes tras escuchar al prófugo plantear sus condiciones de cara a un posible pacto de investidura: "Oído Puigdemont, pido elecciones. Y ahí lo dejo".

Temas

En España

    0
    comentarios