Menú

Irene Montero desafía al Supremo: ni paga ni se retracta de llamar maltratador al ex de María Sevilla

La ministra de Igualdad fue condenada en junio por vulnerar el derecho al honor de Rafael Marcos, que también se ha querellado contra Rodríguez Pam.

La ministra de Igualdad fue condenada en junio por vulnerar el derecho al honor de Rafael Marcos, que también se ha querellado contra Rodríguez Pam.
Irene Montero, el día en que llamó | Europa Press

Coincidiendo con la admisión a trámite de la querella presentada por Rafael Marcos contra Ángela Rodríguez Pam por llamarle maltratador y agresor sexual, el ex de María Sevilla ha confirmado a Libertad Digital que, tres meses después de ser condenada por el Supremo por los mismos hechos, la ministra de Igualdad, Irene Montero, sigue ignorando la sentencia: ni le ha pagado los 18.000 euros de indemnización fijados por el Alto Tribunal ni se ha retractado de lo dicho.

"Hemos tenido que pedir la ejecución forzosa, porque no ha hecho absolutamente nada", lamenta Rafael Marcos, que está convencido de que Montero llegará hasta el final. "No tiene ninguna gana de hacerlo y tampoco se arrepiente, así que lamentablemente tendrá que obligarla el juez, pero, si eso es lo que quiere, ella misma se retrata", insiste.

La polémica se remonta al 25 de mayo de 2022. Durante el acto de inauguración de la nueva sede del Instituto de las Mujeres, la ministra se congratuló del indulto que el Ejecutivo había concedido a María Sevilla y lamentó que las mujeres como ella sufrieran "injustamente la criminalización y la sospecha por parte de la sociedad cuando lo que hacen es defenderse de la violencia machista de los maltratadores".

La sentencia del Supremo

Rafael Marcos, que jamás ha sido condenado por maltrato ni abuso sexual, ya que las numerosas denuncias falsas interpuestas por su ex fueron rechazadas de plano por la Justicia, decididó entonces querellarse contra la ministra por vulneración del derecho al honor. Tras estudiar el caso, el pasado mes de junio, el Tribunal Supremo terminó por condenar a Irene Montero a pagarle una indemnización de 18.000 euros y retractarse públicamente.

Concretamente, la ministra debía publicar tanto en un periódico de ámbito nacional como en su cuenta de Twitter el encabezamiento y fallo de la sentencia, y eliminar el mensaje publicado el 25 de mayo de 2022, en el que compartía el video del discurso en el que había llamado maltratador a Rafael Marcos. "No ha hecho absolutamente nada. Ni se ha retractado, ni ha borrado el tuit ni ha pagado. Nada de nada", denuncia el ex de María Sevilla tres meses después.

Pam y Pardo de Vera

Montero no fue la única que vertió todo tipo de falsedades sobre él. También lo hicieron su número 2, Ángela Rodríguez Pam -a la espera ahora de la querella que un juzgado de Estepona acaba de admitir a trámite- y la periodista Ana Pardo de Vera. Ésta última fue la única que rectificó a tiempo para evitar la demanda.

Tras llamarle pederasta en TVE, Pardo de Vera publicó un mensaje en su cuenta de Twitter pidiendo "disculpas" y escudándose en que se había tratado de un "error", puesto que le había confundido "con otro de los implicados en el llamado ‘caso Infancia Libre’". El aludido consideró entonces que tal rectificación en redes sociales no era suficiente, por cuanto "un tuit no tiene la magnitud" de una tertulia en el ente público, por lo que, finalmente, Pardo de Vera se vio obligada a retractarse en televisión.

El secuestro de María Sevilla

El caso de Rafael Marcos fue uno de los más mediáticos de los que se conocieron a raíz de la desarticulación de Infancia Libre, una asociación presidida por su ex, María Sevilla, y que llegó a ser investigada como organización criminal por asesorar a mujeres para secuestrar a sus hijos y alejarles de sus padres mediante denuncias falsas.

La propia Sevilla interpuso hasta seis denuncias falsas contra Rafael Marcos y mantuvo a su hijo retenido durante más de dos años en una finca de Villar de Cañas (Cuenca) sin escolarizar y sin ver prácticamente la luz del sol hasta que la Policía Nacional dio con su paradero. Durante ese tiempo, el niño tampoco había pasado ningún control médico, por lo que acumulaba varias vacunas sin poner.

Tal y como revelaron los agentes que le rescataron, la casa se encontraba en condiciones insalubres y estaba repleta de inscripciones bíblicas. De hecho, cuando se llevaron al pequeño, Sevilla no dudó en gritarle: "Recuerda que tu padre es el diablo, llévate la Biblia porque la vas a necesitar".

Finalmente, fue condenada a más de dos años de prisión, pero el Gobierno le concedió el indulto. Aun así, el menor vive hoy feliz junto a su padre y no quiere saber nada de su madre, desde que "se quitó la careta" y vió "quién es de verdad",según confesó hace apenas unos meses en una entrevista concedida al diario El Mundo. "Me ha hecho mucho daño", denunció.

Temas

En España

    0
    comentarios