Menú

50 mujeres asesinadas: Irene Montero evita la autocrítica y declara una "emergencia machista" tras marcar nuevo récord

El Ministerio de Igualdad convocará un nuevo comité crisis, tras registrar la cifra más alta de su mandato y la más elevada desde 2010.

El Ministerio de Igualdad convocará un nuevo comité crisis, tras registrar la cifra más alta de su mandato y la más elevada desde 2010.
La ministra de Igualdad, Irene Montero, en su reciente visita al 016 | Europa Press

El número de mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas marca nuevo récord desde que Irene Montero es ministra. Según los últimos datos facilitados por Igualdad, las víctimas mortales ascienden ya a 50 en este 2023, una cifra que no se alcanzaba desde hace trece años, cuando se registraron un total de 53.

Esta nueva actualización se produce después de que los investigadores hayan decidido considerar como violencia de género el caso de la mujer de 41 años asesinada presuntamente por su pareja el pasado 28 de septiembre en la provincia de Toledo. La víctima tenía dos hijos menores de edad y existían denuncias previas contra el presunto agresor, según ha informado el Ministerio en un comunicado, lo que demuestra que, una vez más, el sistema ha fallado, a pesar del elevado presupuesto que el Gobierno ha concedido a Irene Montero para luchar contra esta lacra.

"Estamos ante una emergencia machista. Esta misma semana reunimos al comité de crisis", se ha limitado a decir la ministra en redes sociales, evitando así cualquier atisbo de autocrítica. Tal y como adelantó Libertad Digital, Montero cuenta en este 2023 con un total de 320 millones de euros, 100 más que cuando tomó el relevo de Carmen Calvo al frente de Igualdad. Sin embargo, lejos de servir para reducir el número de asesinatos, todo parece indicar que las estadísticas seguirán batiendo récords, ya que, a estas alturas, Igualdad ya ha contabilizado 16 casos más que el año pasado por estas mismas fechas.

Más presupuesto, más víctimas

Cuando Irene Montero recibió la cartera de manos de Carmen Calvo, los presupuestos del Ministerio contemplaban una partida para tal fin de 220 millones de euros. Aquel 2020, se registraron un total de 48 asesinatos. En 2021, Podemos consiguió que el Gobierno de coalición elevase la cifra hasta los 229 millones. Sin embargo, el número de víctimas fue exactamente el mismo.

Tras insistir en que el problema era la falta de presupuesto, en 2022, las cuentas del ministerio elevaron la partida destinada a la violencia de género hasta los 265 millones de euros. Récord absoluto. Desgraciadamente, y según reflejan las propias estadísticas de Igualdad, dicha cantidad no solo no consiguió reducir los asesinatos, sino que estos subieron a 49. Con la última actualización, Montero supera así su propio récord y lo peor es que los expertos temen que la cifra suba considerablemente de aquí a final de año, ya que todavía faltan tres meses para despedir este 2023.

irene-montero-datos.jpg
Inversión anual en materia de violencia de género y víctimas mortales

"Menos demagogia y más medios"

Con todo, la ineficacia del Ministerio de Igualdad es más que evidente, algo que han denunciado sin rodeos desde las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado hasta las propias feministas. Si el Sindicato Unificado de Policía (SUP) lleva meses reclamando a Irene Montero "menos demagogia y más medios", el Fórum Política Feminista se ha encargado de poner sobrados ejemplos del despilfarro de los fondos de violencia de género: "Nos consta que ese dinero se está destinando a marketing publicitario, a talleres de catas de chocolate o a pintar bancos públicos, en lugar de a proteger a las victimas", denunciaba el pasado mes de enero.

Frente a estos trágicos datos, el Ministerio de Igualdad se ha limitado a pedir 1.000 millones de euros más al año -sin especificar en qué se invertirían- y a mostrar su intención de convocar el llamado Comité de crisis, que ya se reunió hace exactamente un mes sin grandes avances. Tras aquel encuentro, en el que se dieron citan los representantes de las distintas comunidades autónomas, del Ministerio de Justicia y de la Fiscalía, Irene Montero evitó someterse a las preguntas de la prensa, pasándole el testigo a su fiel escudera, Ángela Rodríguez Pam y a la Delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, Victoria Rosell.

Temas

En España

    0
    comentarios