Menú

Bildu exige ya a Sánchez un plan de erradicación del español en la educación en el País Vasco

Los proetarras continúan con exigencias al PSOE. Una vez más, con ataques dirigidos a la lengua común de todos los españoles.

Los proetarras continúan con exigencias al PSOE. Una vez más, con ataques dirigidos a la lengua común de todos los españoles.
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez (2i), se ha reunido este viernes con los portavoces de EH Bildu en el Congreso y el Senad0. | EFE

La negociación separatista avanza. Y lo hace a toda velocidad. El PNV y el PSOE han cerrado un acuerdo de cara al proyecto de Ley de Educación en el País Vasco. El plan de socialistas y separatistas pasa por un esquema en el que se restrinja el español paulatinamente pero de forma que la crítica política sea menor y se pueda generar la apariencia de que son los propios centros educativos los que han optado -ante la falta de medios- por dejar de educar en la lengua oficial de todo el país, el español. Pero Bildu no acepta esa postura y ha pasado al ataque: quiere que sea el propio modelo el que exija el abandono del español. Una inmersión en toda regla al más puro estilo catalán. Y ya ha incluido esa petición en la negociación de la investidura de Pedro Sánchez.

El modelo pactado entre socialistas y separatistas podría ser perfectamente calificable de un modelo con amplias dosis de cinismo: va cerrando las posibilidades de ser educado en lengua española en el País Vasco, pero siempre bajo la posibilidad política de culpar a los centros educativos e, incluso, a los propios padres -por supuesta falta de interés-, de ese abandono. El plan se basa en "un sistema multilingüe cuyo eje es el euskera" y que se plasma en un esquema de enseñanza en dos lenguas oficiales y, al menos, una extranjera. Y, teóricamente, en base a esas tres lenguas se "vehicula el aprendizaje". De hecho, se supone que el texto normativo recoge el carácter vehicular de todas las lenguas de aprendizaje.

Pero lo cierto es que los matices se llevan por delante el modelo. Para empezar, el proyecto de Ley de Educación no cita expresamente los modelos lingüísticos en ninguno de sus 101 artículos pese a que, según el consejero Jokin Bildarratz, los famosos modelos "no desaparecen" del sistema educativo por estar recogidos en una norma previa, el decreto de 1983 que desarrolla la Ley del Euskera. Y, para concluir, el modelo prevé que sea cada centro educativo el responsable final de desarrollar su proyecto lingüístico dependiendo de sus "necesidades" reales, algo que deja dependiente de las presiones a las familias, del marcado a los alumnos y de la financiación real recibida -siempre saldrá más rentable optar por un sólo modelo que permitir elegir a las familias- el modelo lingüístico definitivo.

Y Bildu quiere más: "Un marco plurilingüe con el euskera como eje". Sólo el vascuence. Sin matices ni pasos intermedios o camuflados. Un ataque directo al uso del español. Y así se lo ha trasladado al PSOE nacional de cara a las negociaciones de la investidura de Pedro Sánchez. Por eso Bildu ha reclamado ya la creación de un "índice de complejidad lingüística" que especifique los objetivos en materia de implantación del vascuence impuestos a todos los centros.

Además, Bildu pretende elevar el ritmo de incorporación en todas las escuelas del alumnado inmigrante y con discapacidades. Y, adicionalmente, "evitar la competencia entre centros". Traducido: que las familias no puedan decidir nada porque ya lo han decidido todo ellos.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso