Menú

Armengol se salta su papel institucional con un discurso político que indigna a diputados de PP y Vox

Su intervención durante el juramento de la Constitución por parte de la Princesa Leonor fue muy comentado.

Su intervención durante el juramento de la Constitución por parte de la Princesa Leonor fue muy comentado.
La princesa Leonor, acompañada por los Reyes de España, la Infanta Sofía, el presidente Pedro Sánchez y la presidenta del Congreso, Francina Armengol. | EFE

El juramento de la Constitución por parte de la Princesa de Asturias dejó infinidad de momentos destacados en una jornada, sin duda, histórica. Una ceremonia repleta de símbolos que hizo brillar a la Monarquía más que nunca pero que permitió, también, poner en valor la institucionalidad en España.

Sin embargo, no todos ejercieron el papel que les ha sido encomendado con el mismo respeto que requiere un acto de estas características, como demostró la presidenta de las Cortes, Francina Armengol, que optó por pronunciar un discurso político, más similar al de un mitin de partido que al de quien ocupa la tercera autoridad del Estado y que debe exhibir neutralidad en todos sus actos.

Armengol pasó de puntillas por la protagonista de la jornada, la Princesa Leonor, de la que apenas dijo que era "digna representante de un país moderno y abierto al mundo" como "mujer joven, cercana al sentir mayoritario de su generación", sin hacer siquiera referencia a su condición de heredera de la Corona, símbolo de la democracia española, como destacaban diputados del PP a la salida del Congreso, muy molestos con su intervención.

Sin referencias a la Corona

"No ha nombrado siquiera a la Monarquía, los Reyes o la Corona", criticaban miembros del partido de Alberto Núñez Feijóo, estupefactos ante la posición adoptada por la presidenta de las Cortes. "Debería haberse ceñido a su papel institucional en un día tan importante como este", se quejaban otros.

En el discurso de Armengol, muy alejado del de Gregorio Peces Barba en 1986, no faltaron las dosis ideológicas. La presidenta del Congreso habló de feminismo y también pidió abordar "con urgencia la crisis climática", "la lucha contra la violencia de género" o "mejorar el modelo económico" para que "redistribuya mejor la riqueza" o que el "único lastre de la democracia es la desigualdad".

Banderas que se ajustan especialmente a los programas políticos de PSOE o Sumar, como destacaban diputados de Vox, única formación del Congreso que optó por no aplaudir su discurso. "Ha demostrado una gran falta de respeto a todos los españoles", aseguraban miembros de este partido que calificaban su intervención de "vergonzosa".

Guiños a los socios de gobierno

No faltaron las alusiones de la presidenta a las lenguas cooficiales con citas a poetas en las que se pedía "navegar" en gallego, "ser pueblo" en valenciano o "tener un corazón generoso" en euskera. Estrofas alejadas de la solemnidad de un acto en el que se jura la Carta Magna, la ley de leyes, con el evidente ánimo de agradar a los socios con los que pretende gobernar Pedro Sánchez.

Su discurso empañó brevemente un acto que tenía como protagonista indiscutible a Doña Leonor, al igual que sucedió horas antes con la fotografía del número tres del PSOE, Santos Cerdán, con el prófugo de la Justicia, Carles Puigdemont, que sobrevoló la jornada, especialmente durante la ceremonia que tuvo lugar en el Congreso.

El otro asunto más comentado fueron las ausencias de los socios de Sánchez, que provocaron indignación entre diputados del PP que recordaban que "la Corona se sometía a la Constitución y al Congreso" y "los diputados deben cumplir con sus obligaciones como parlamentarios". "Han querido montar un circo", destacaban.

En España

    0
    comentarios