Menú

Armengol usa el aniversario de la Constitución para pedir su "renovación" desde el programa de la izquierda

La presidenta del Congreso vuelve a olvidar su papel institucional y celebra el aniversario de la Constitución con un discurso de parte.

La presidenta del Congreso vuelve a olvidar su papel institucional y celebra el aniversario de la Constitución con un discurso de parte.
Armengol y Pedro Sánchez, en el acto del aniversario de la Constitución. | EFE

En un acto por el aniversario de la Constitución extremadamente empalagoso que ha incluido unas horribles y muy cursis interpretaciones musicales, la presidenta del Congreso, Francina Armengol, ha vuelto a olvidar su papel institucional como tercera autoridad del Estado para atizar a los presentes otro discurso de parte en el que ha recorrido buena parte del programa de la izquierda.

La balear, además, ha llegado a defender que es "legítimo defender" la "renovación" de la Carta Magna en una serie de cuestiones sesgadas e incluso ha asegurado que "actualizar los mandatos de la Constitución" es "la principal misión que tenemos los representantes públicos en las instituciones" y a pedir que esa actualización se haga "desde el pluralismo y el respeto a la legitimidad del otro", en lo que es difícil no interpretar como una referencia a los socios del Gobierno. Al menos, nadie apostaría porque hablaba de Vox como "el otro" con el que hay que entenderse.

En su intervención Armengol ha dicho también de que la Carta Magna "tuvo madres, veintisiete madres, veintisiete mujeres" en referencia a las diputadas elegidas en las elecciones de 1977 y que aprobaron el texto de la Constitución.

La presidenta del Congreso ha reivindicado que "España cuenta con un estado del bienestar robusto", ha presumido del "sistema público de salud", la "educación gratuita", el "sistema de pensiones" y las "leyes de dependencia" y no ha tenido reparo en pedir mayor presión fiscal porque "no conseguiremos" mantenerlo y potenciarlo "si no cumplimos a rajatabla el artículo 31", que incluso ha leído: "Todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad que, en ningún caso, tendrá alcance confiscatorio".

"Millones de muertos" por la "crisis climática"

Armengol ha hablado de otros "retos fundamentales" a los que nos enfrentamos y ha citado expresamente la "crisis climática", haciendo gala de su nulo rigor intelectual al decir que "tiene efectos devastadores en el planeta y causa millones de muertes y desplazamientos forzados en el mundo", una cifra que parece sacada de un libro de Greta Thumberg más que de cualquier fuente seria.

Finalmente, la presidenta ha decidido reivindicarse a sí misma al hablar de que el Título Octavo de la Constitución "integra la diversidad que convive en nuestro país y la riqueza que supone un Estado plural", a partir de lo que ha reivindicado, con un estilo de cursilería típico de Yolanda Díaz: "Comprendámonos así, asumiendo el privilegio de nuestras diferencias, abrazando lo heterogéneo que nos convierte en quienes somos", para rematar colgándose una medalla: "Como hemos hecho también en el Congreso, reconociendo todas las lenguas oficiales del Estado".

Y, por supuesto, Armengol no ha podido terminar su intervención sin otra cita a un poeta de su tierra, en este caso Marià Villangómez: "Voler l'impossible ens cal, i no que mori el desig. Necesitamos querer lo imposible, y no que muera el deseo".

Temas

En España

    0
    comentarios