Menú

La exclusión de Rocío Monasterio en la Ejecutiva de Vox aumenta las dudas sobre su futuro en el partido

Es la única ‘baronesa’ territorial que no ha sido integrada para acompañar a Santiago Abascal esta nueva etapa.

Es la única ‘baronesa’ territorial que no ha sido integrada para acompañar a Santiago Abascal esta nueva etapa.
Santiago Abascal y Rocío Monasterio durante un acto de Vox. | Vox

Rocío Monasterio es uno de los rostros más conocidos en Vox, partido al que pertenece desde sus orígenes. Se trata del primer perfil femenino de la formación que ganó notoriedad, al que siguió después Macarena Olona. Su nombre saltó a los medios cuando exhibió unas esposas durante un desayuno informativo de Carles Puigdemont.

Desde entonces, ha estado ligada a Santiago Abascal, con el que entró en política de la mano de su marido, Iván Espinosa. Sin embargo, en los últimos meses el distanciamiento del matrimonio con la cúpula nacional es más que notable, hasta el punto de despertar todo tipo de sospechas sobre el futuro de Monasterio en el partido, especialmente después de la salida del que fuera portavoz parlamentario.

Cuando apenas faltan unas horas para que se celebre la Asamblea de este sábado en la que Santiago Abascal será proclamado presidente por otros cuatro años, la exclusión de Rocío Monasterio de la Ejecutiva llama especialmente la atención al tratarse de la única ‘baronesa’ que no ha sido integrada en el organigrama, a diferencia del resto de líderes territoriales. Incluso se ha incluido lo que podría ser la cuota andaluza, con la diputada por Cádiz, Blanca Armario.

En el CEN estarán los vicepresidentes de Castilla y León, Juan García-Gallardo; el de la Comunidad Valenciana, Vicente Barrera; de Murcia, José Ángel Antelo y Alejandro Nolasco de Aragón. No entran el de Extremadura, nombrado tras la abrupta salida de Camino Limia, ni tampoco representantes de Baleares, donde el partido ha estado a punto de romperse.

La renuncia de tres diputados a ir en las listas con Monasterio, antes del 28-M, puso el foco sobre la situación de Vox Madrid, formación a la que de nuevo se mira tras la salida de José Luis Ruiz Bartolomé. Ambas renuncias se han producido por diferentes motivos, según ha podido saber Libertad Digital.

La relación de Vox Madrid con Bambú

Las primeras tienen que ver con desavenencias con Monasterio, mientras que la de Ruiz Bartolomé estaría relacionada con el ninguneo al que Bambú somete a la formación regional, a la que mantiene aislada de la toma de decisiones, y de la promoción en redes sociales o en medios.

La relación entre la dirección nacional de Vox y la de Madrid lleva tiempo erosionada. La cúpula achaca a Rocío Monasterio falta de tirón electoral, especialmente en un territorio gobernado por el PP, y donde tiene que enfrentarse a Isabel Díaz Ayuso. De hecho, en 2021 las encuestas llegaron a situar a Vox fuera de la Asamblea de Madrid. Abascal asumió entonces todo el protagonismo para evitar un posible desastre, lo que permitió mantener resultados.

Bambú tomó nota de lo ocurrido e intentó adoptar cambios que pasaban por apartar a Monasterio del liderazgo de Vox Madrid, y sustituirla, al menos temporalmente, por la diputada Ana Cuartero. Para ello ofrecieron a Monasterio integrarse en la fundación Disenso, lo que rechazó de plano, según confirman distintas fuentes a este periódico.

Los nuevos comicios confirmaron una caída de dos escaños, lo que despertó malestar incluso a nivel municipal, ya que la marca no sufrió ese desgaste en los ayuntamientos de la región, tal y como informó este periódico. La misma noche electoral quedó patente el distanciamiento entre Vox Madrid y Bambú cuando Monasterio y Ortega Smith evitaron acudir a la sede nacional y siguieron el recuento desde la regional.

La inexplicable decisión de tumbar las cuentas madrileñas

La decisión de tumbar los presupuestos en Madrid antes del 28-M fue un punto de inflexión en la relación de ambas partes. Las fuentes consultadas coinciden en hablar de presiones a Monasterio para pasar de la abstención al voto negativo, aunque difieren sobre el origen de las mismas.

Algunos las vinculan con Javier Ortega Smith, que ya había tomado la decisión de hacer caer los presupuestos municipales de José Luis Martínez Almeida. Para evitar contradicciones, habría pedido a Monasterio hacer lo propio con los de Ayuso. Otras fuentes apuntan directamente a la dirección nacional. La decisión, en cualquier caso, pasó factura en las elecciones, momento en el que nadie quiso asumir responsabilidades.

El goteo de salidas en Vox, la crisis interna que arrastran desde hace meses, y la difícil relación entre sus integrantes, han despertado todo tipo de dudas sobre si Monasterio terminará finalmente tirando la toalla o si se adoptará algún tipo de decisión a nivel nacional. De producirse su salida, entraría a engordar la lista de los históricos de Vox que ya no forman parte del partido.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro