Menú

José María Fuster-Fabra: "El nivel de preparación de los islamistas del Raval era igual o inferior al de los CDR"

El abogado representa a los policías que señalan a Puigdemont por terrorismo tras las terribles secuelas de los disturbios auspiciados por Tsunami.

El abogado representa a los policías que señalan a Puigdemont por terrorismo tras las terribles secuelas de los disturbios auspiciados por Tsunami.
El abogado José María Fuster-Fabra | Europa Press

José María Fuster-Fabra (Barcelona, 1957) es todo un referente del constitucionalismo en Cataluña. Durante los años más duros de la lucha contra ETA, formó parte del "escasísimo grupo de abogados" que, como él mismo ha relatado en más de una ocasión, subían al País Vasco "a defender a los únicos ciudadanos que parecían no tener derecho a la defensa, los uniformados". Después se convertiría en una de las caras más reconocidas en los juicios contra el terrorismo islamista en España y, hoy, es uno de los que da la batalla para apuntalar la acusación por terrorismo a los golpistas del 1-0 y sus satélites.

Además de ser acusación en el caso de los CDR, Fuster-Fabra también representa a los dos policías que han solicitado personarse en las actuaciones que se siguen en el Tribunal Supremo para dirimir la posible imputación de Carles Puigdemont en la pieza que afecta a Tsunami Democràtic. "Para nosotros no hay duda de que es terrorismo, porque para empezar es evidente que atentaron contra la vida y la integridad física de al menos dos agentes hasta tal punto de que tuvieron que dejar su trabajo. Pero es que sólo hay que leer el artículo 573 del Código Penal, que se reformó en el año 2015 adaptándolo a todos los criterios europeos", sentencia sin rodeos.

Acto seguido, el abogado procede a la lectura del resto de las condiciones que, según la ley, han de darse para hablar de tal delito: "¿Ha habido una alteración grave de la paz y del orden público? Sí. ¿Se pretendía alterar el orden constitucional? Sí. ¿A través de actuaciones violentas? Sí. ¿Realizadas contra el patrimonio y contra las propias instituciones? Sí. ¿Se puso en riesgo el funcionamiento institucional? Sí. Pues entonces no hay más, sobre todo porque ni siquiera estamos en una fase en la que haya de dictar sentencia, sino que estamos valorando únicamente si hay indicios para investigar".

Lo mismo concluye cuando le preguntamos directamente por la posible implicación de Puigdemont. "Ahí están todas las conexiones que ha establecido el juez García Castellón. La única pregunta que hay que hacerse es si hay elementos para investigar si el expresidente participaba de esta organización. Nosotros entendemos que sí, así lo hemos expresado y así lo han entendido 12 de los 15 fiscales del Tribunal Supremo", recuerda.

La evolución del concepto de terrorismo

Desde la experiencia que atesora, Fuster-Fabra insiste, además, en la importancia de entender cómo ha ido evolucionando en los últimos años el concepto de terrorismo. "Hasta hace relativamente poco, estábamos acostumbrados a un terrorismo de tipo piramidal como pudiera ser el terrorismo de una organización como ETA que cometía atentados. Luego nos hemos encontrado con un terrorismo completamente diferente, que es el terrorismo islamista y aquí ya hablamos desde estados terroristas como el Estado Islámico hasta de una persona que coge un cuchillo y mata a otro, algo que normalmente sería un asesinato, pero que si lo hace en el nombre de Alá pasa a ser terrorismo, con lo cual es fundamental entender que la importancia reside en el elemento finalista".

De esta forma, el abogado llama a la reflexión sobre el verdadero objetivo tanto de Tsunami Democràtic como de los CDR, un caso, este último, donde, a su juicio, es más evidente si cabe la acusación de terrorismo. "Yo llevé el caso contra los islamistas del Raval que pretendían atentar en el metro de Barcelona, islamistas que fueron condenados en la Audiencia Nacional y cuya condena fue ratificada en el Tribunal Supremo, y te puedo decir que su nivel de preparación era igual o inferior al de los CDR", advierte.

Sobre la amnistía del Gobierno

Con todo, no esconde su rechazo a la ley de amnistía que el Gobierno negocia con los independentistas: "Yo como jurista no hablo nunca de cuestiones políticas, pero a mí particularmente me repele mucho lo que está sucediendo y el blanqueamiento de los terroristas en España". Se refiere a los que puedan ser condenados en Cataluña, pero también a Bildu, herederos de una banda terrorista que también a él le puso en la diana. "Cuando nació mi hija mayor tenía que mirar debajo del coche todos los días, porque aparecí en una lista de objetivos y cuando íbamos a un juicio en la Audiencia Nacional teníamos que aguantar todo tipo de caras e insultos", recuerda.

Respecto a la decisión que la Unión Europea pueda tomar respecto a la ley de amnistía, Fuster-Fabra no las tiene todas consigo. Como buen jurista, prefiere ser cauto, pero, a buen entendedor, pocas palabras bastan: "Lo que pueda pasar es un futurible. Mi impresión personal es que una ley de amnistía que amnistíe a malversadores, delitos que puedan enmarcarse en lo que comúnmente conocemos como corrupción, posibles delitos de terrorismo y posibles delitos de traición no creo que sea algo que guste mucho en Europa".

Temas

En España

    0
    comentarios