Menú

El Gobierno espera sacar la amnistía con Junts y descarta pedir una prórroga de la Comisión de Justicia

Las negociaciones entre el Gobierno y Junts se intensifican de cara a la Comisión de Justicia del día 21.

Las negociaciones entre el Gobierno y Junts se intensifican de cara a la Comisión de Justicia del día 21.
El ministro de Presidencia y Justicia, Félix Bolaños, bebe agua en el Congreso. | EFE

La amnistía es como una gripe. Cada vez que pones el termómetro, nunca sabes qué te vas a encontrar. Hace un semana, el mercurio rozaba la hipotermia. Las negociaciones estaban congeladas y el Ejecutivo ya barajaba varios escenarios alternativos. Carles Puigdemont no aceptaba más cambios y Moncloa daba señales inequívocas: si se tocaba de nuevo la norma, se corría el riesgo de que la tumbase el Constitucional o el TJUE.

La "desesperación" monclovita parece que ha surtido efecto y el pesimismo mostrado ha puesto nerviosos a algunos actores separatistas que también dependen de la amnistía. Estos sectores parecen que han presionado al prófugo de Waterloo y el optimismo vuelve a reinar en el Gobierno. Ahora, el termómetro vuelve a marcar altas temperaturas. Es la fiebre de la euforia mezclada con la cautela previa a las elecciones gallegas.

Amnistía "para todas las personas"

El ministro de Presidencia y Justicia, Félix Bolaños, auguraba este miércoles en RAC1, la emisora de cabecera del separatismo, que "habrá un acuerdo" y "habrá ley de amnistía". Allí, lanzaba un mensaje que no es nuevo pero con el que pretende seducir a las bases de Junts. Es algo que ha tratado de repetir Sánchez en alguna ocasión, prometiendo que la norma cubrirá "a todas las personas que estuvieron involucradas". Algo que choca con el actual redactado si Puigdemont es imputado por delitos de terrorismo "graves" o de "alta traición".

Queda por ver cómo solucionan este aspecto pero, en principio, el Gobierno descarta cambios en la ley asegurando que "cada párrafo" y "cada línea" han sido revisados por expertos juristas. También se descarta una reforma de la LeCrim, para acortar los plazos de instrucción, tal y como Sánchez ofertó hace poco más de una semana en La Sexta.

Ocultando qué se negocia

Los contactos con los de Puigdemont se han intensificado en la última semana. "Hay contactos al máximo nivel de interlocución que Junts pone siempre en cada negociación", afirmaba este martes desde La Coruña la vicepresidenta primera, María Jesús Montero. Algo con lo que coincidía con Bolaños que, pese a todo, descartaba que estuviese hablando con el prófugo y ponía el foco en otros miembros de Junts pero sin desvelar sus nombres.

Mientras el PSOE y el Gobierno piden "transparencia" a Feijóo por los contactos con Junts de este verano antes de su investidura fallida, en Ferraz y Moncloa se niegan a aclarar qué se esta negociando ahora. "Discreción en las negociaciones y transparencia en los acuerdos", repiten una y otra vez para eludir responder a qué otras alternativas barajan para atraerse a los de Puigdemont sin tocar la ley.

Amnistía en las próximas semanas

El optimismo es tal que fuentes gubernamentales descartan pedir una prórroga y creen posible aprobar un nuevo dictamen en la Comisión de Justicia antes del miércoles 21, cuando se acaba la fecha límite. Hasta ese día tienen de plazo para lograr un acuerdo. No pueden registrar nuevas enmiendas pero sí pueden pactar una transaccional sobre las que fueron rechazadas en el pleno del día 30.

Una vez que se apruebe un nuevo dictamen, el Congreso celebrará un nuevo pleno en el hemiciclo en el que se volverá a debatir la amnistía que podría celebrarse la última semana de febrero o ya en marzo. En el PSOE creen posible que antes de mediados de marzo pueda haber una ley de amnistía publicada ya en el BOE.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso