Menú

La UE cuenta con pruebas del apoyo de Putin al separatismo catalán desde el golpe de Artur Mas en 2014

Las pruebas del apoyo de Putin al separatismo catalán desde 2014 ya están en manos de la Unión Europea.

Las pruebas del apoyo de Putin al separatismo catalán desde 2014 ya están en manos de la Unión Europea.
Putin, en una entrevista reciente. | EFE/EPA/ALEXANDER KAZAKOV/SPUTNIK/KREMLIN POOL

El Grupo Popular en el Parlamento Europeo ha entregado a las instituciones comunitarias un completo arsenal de documentación que deja al descubierto una brutal y longeva conexión entre el separatismo catalán y Rusia que se remonta una década: desde que Moscú buscó aliados para respaldar su ocupación de Crimea de 2014 y encontró a un antiguo Junts perfectamente dispuesto a aliarse con Rusia con tal de contar con el apoyo necesario para su proyecto separatista. Por aquellas fechas era Artur Mas el líder de la aún denominada CiU, ni siquiera había llegado la época de PDeCAT y no se había ni pensado en el actual término de Junts. Pero el golpe separatista ya contó con un primer experimento el 9 de noviembre de 2014.

El extenso documento entregado a las instituciones europeas aclara una historia de lazos entre el separatismo y Rusia que debería alertar a la UE del enorme problema al que se enfrenta si bendice una ley de amnistía española diseñada, en primera instancia, para apuntalar en el poder a Pedro Sánchez y, en el fondo, para amnistiar y blindar las injerencias de Rusia en Europa.

Cataluña, como Ucrania

"Putin compara la crisis de Cataluña con la de Ucrania". Así se llama uno de los apartados de ese extenso documento en el que se explica que "el apoyo a la independencia siempre ha jugado un papel destacado en las campañas de interferencia de Rusia en los países de la UE y Estados Unidos, visto como una forma de socavar a los Estados que el Kremlin considera adversarios".

El informe recuerda que, curiosamente, "apoyar el separatismo en Rusia conlleva una pena de hasta cinco años de prisión", pese a lo que el "Kremlin ha defendido el derecho de Crimea a separarse de Ucrania y unirse a Rusia, al tiempo que criticó a gran parte de Europa y Estados Unidos por reconocer la independencia de Kosovo de Serbia, anuló a los separatistas chechenos y condenó a decenas de rusos que pidieron la secesión de territorios rusos como Karelia, Siberia y los Urales". Pero ese momento fue, precisamente, el del arranque de las relaciones más estables y coordinadas de Rusia con el separatismo catalán.

"La conexión entre el caso de Crimea y el de Cataluña como partes que supuestamente luchan por la separación de los Estados opresores –Ucrania y España– ha sido señalada repetidamente por los líderes rusos desde 2014, año de la primera invasión de Ucrania", explica el informe. "El 6 de marzo de ese año, Sergey Neverov, secretario del Consejo General de Rusia Unida, el partido de Putin, y vicepresidente de la Duma Estatal rusa, puso el ejemplo del separatismo catalán como argumento para justificar la anexión de Crimea por parte de Rusia. Dijo: "¿Por qué Crimea no puede salir de Ucrania? Cataluña se va a retirar de España", afirmó, refiriéndose al referéndum que algunos partidos catalanes ya intentaban organizar" en aquel 2014.

Y "fue el propio Putin quien en 2017, días después del referéndum ilegal de independencia en Cataluña, vinculó los casos de España y Ucrania en un sonado discurso sobre el separatismo y otros desafíos al orden mundial. Ocurrió el 19 de octubre en el foro Valdai, una reunión anual de académicos y políticos celebrada en la ciudad de Sochi, vendida como un "foro eslavo de Davos", añade el documento.

El informe destaca que "el discurso demostró que equiparar la situación en Cataluña con la de Crimea no era sólo un foco de interés para los medios de desinformación rusos. Figuraba entre los informes y prioridades del propio Putin, un argumento que se había originado en las más altas esferas del Kremlin. Sputnik, RT y otros medios de comunicación en ruso habían estado sentando las bases para estas declaraciones". El título de la conferencia de 2017 fue "Destrucción creativa: ¿Surgirá un nuevo orden mundial a partir de los conflictos actuales?". Tras mencionar la guerra en Siria y las tensiones de Estados Unidos con Corea del Norte, el presidente ruso pasó expresamente al tema de Cataluña. "La situación en España muestra claramente cuán frágil puede ser la estabilidad incluso en un Estado próspero y establecido. ¿Quién podría haber esperado, incluso recientemente, que la discusión sobre el estatus de Cataluña, que tiene una larga historia, acabaría en una crisis política aguda?", dijo Putin. Y más tarde afirmó que "en el caso de Cataluña, vimos a la Unión Europea y a varios otros Estados condenar unánimemente a los partidarios de la independencia. En este sentido, no puedo evitar señalar que se debería haber pensado más en esto antes. ¿Nadie estaba al tanto de estos desacuerdos centenarios en Europa? Lo eran, ¿no?".

"También es significativo que Putin mencionara el caso de Kosovo, porque es otro de los hilos conductores de la maquinaria de desinformación rusa. Un titular del 4 de octubre del servicio RT en inglés decía: "¿Por qué la OTAN no bombardea Madrid durante 78 días?". Esa frase fue posteriormente atribuida a un ‘ex diplomático británico’, William Mallinson, también identificado anteriormente como una fuente habitual de desinformación rusa, que comparó los casos de Cataluña y Kosovo. Mallinson dijo en la nota: ¿Por qué la OTAN no bombardea Madrid durante 78 días, porque la situación es similar en muchos aspectos? De hecho, Kosovo es incluso más parte de Serbia que Cataluña [lo es de España]. Recordemos que en la Edad Media se unieron [sic] cuando Fernando e Isabel unieron todos esos pedacitos de España. Recordemos que España es un país unido pero es un conglomerado. También debemos recordar este peligroso efecto en cadena. Esto va a alimentar cada vez más la ira vasca. Y, por supuesto, a otras partes de Europa, posiblemente incluso a los valones en Bélgica, por no hablar de Escocia".

Temas

En España

    0
    comentarios