Menú

Las dos noches en las que Koldo durmió custodiando los avales de Pedro Sanchez

Koldo García pasó de custodiar los avales de Sánchez a ser asesor del todopoderoso número dos del PSOE.

Koldo García pasó de custodiar los avales de Sánchez a ser asesor del todopoderoso número dos del PSOE.
Koldo García llega a Ferraz junto a Santos Cerdán | Archivo

En la primavera de 2017, el PSOE se enfrentaba en unas primarias fraticidas que abrían al partido en canal. Casi todos los altos cargos y federaciones habían apostado por la baronesa andaluza, Susana Díaz, mientras que un grupo de diputado díscolos, algún parlamentario regional y muchos militantes de base seguían al depuesto secretario general, Pedro Sánchez.

A principio de mayo, un diputado del parlamento de Navarra se presentó con un tipo mastodóntico y desgarbado. Su principal misión sería la de ejercer de personal de seguridad del equipo de Pedro Sánchez. Ese día, Santos Cerdán les presentó a Koldo García y les anunció que se encargaría de custodiar los avales que estaban recogiendo por todas las casas del pueblo de España. "No lo conocíamos de nada", rememoran algunos de los colaboradores de Sánchez en aquellos momentos. Sólo los navarros sabían ligeramente quién era.

Dos noches en Marqués de Riscal

El equipo de Sánchez había alquilado un local en la calle Marqués de Riscal , cercana a la Castellana en el barrio de Chamberí, para ir almacenando los avales. Las normas del PSOE exigen que, para presentarse a las primarias, necesitarían, por lo menos, 10.000 firmas de militantes pero Sánchez se había propuesto presentar el máximo número posible. Sólo un grupo muy reducido de personas conocía el número exacto de firmas. Eran el propio Sánchez, Paco Salazar y José Luis Ábalos. No querían que ninguna filtración pudiera dar al traste con el objetivo que pretendían: situarse a la par que Susana Díaz.

El propio Sánchez lo cuenta en su libro Manual de Resistencia. "Los fuimos almacenando en la oficina de Marqués de Riscal, no sin cierto temor a que algún incidente de última hora diera al traste con nuestras esperanzas y las de la militancia". Ese miedo era el de un posible robo o algún acto de vandalismo que anulase parte de los avales. En el sanchismo siempre temieron un juego sucio por parte de su adversaria. De ahí, que Santos Cerdán recurriese a un exconcejal socialista en Navarra, que había sido portero y condenado por agresiones, para que fuese el centinela de las firmas.

Koldo llega a Ferraz en taxi

Su importancia fue tal que hasta el propio Sánchez decide mencionarlo en su libro. Es una de las pocas personas a las que nombra. "Las dos noches anteriores, Koldo, un miembro de la candidatura, se quedó a dormir en la oficina para custodiarlos. Como anécdota, valga contar que una vecina del edificio le ofreció su baño para que se duchara porque él no quería dejarlos sin vigilar ni un solo momento", afirma en su libro. Queda la duda de si se duchó con los avales en el cuarto de baño.

El 4 de mayo, Santos Cerdán alquila cuatro taxis para recorrer los casi 3 kilómetros que separan a la sede del PSOE del local de Marqués de Riscal. Apenas 11 minutos en coche para transportar los 57.000 avales que tenían repartidos en ocho cajas. Un golpe de efecto al situarse a apenas 5.200 de los de Susana Díaz, la gran favorita, y a una distancia sideral del tercero en discordia, Patxi López.

En imágenes, la diferencia apenas existe ya que el equipo de Díaz y el de Sánchez presentan el mismo número de cajas: ocho. En esas instantáneas sale Koldo García en el margen izquierdo mientras que Santos Cerdán está en el centro, detrás de él está Luc André Diouf, una de las pocas personas que, tras portar los avales, entró en la Ejecutiva del PSOE sanchista.

Tras el proceso de verificación, para evitar dobles firmas, Ferraz invalidó más avales a Díaz (4.635) que a Sánchez (4.407) y redujo aún más las distancia dejando a la andaluza con 59.390 y al madrileño con 53.117. Una distancia que nadie se esperaba.

Koldo asciende

El día de los avales es el primero que Koldo García entra en Ferraz. A partir de ahí, empieza a ser un habitual. Tras derrotar a Díaz en las primarias, Sánchez conforma su equipo en la secretaría de organización del PSOE. Al frente, José Luis Ábalos. De segundo, Santos Cerdán. El navarro vuelve a recurrir a su paisano para, en principio, labores de chófer y seguridad. "Siempre me pareció un patán", añade algunas de las personas que trabajaba en Ferraz ese tiempo. Conforme pasan los meses, van dándole más competencia y va estableciendo una amistad más profunda con Ábalos.

"Cuando llega al ministerio, Cerdán se lo traspasa a Ábalos", tercia otra persona que conoce los intríngulis de aquellos años. En ese momento, Koldo entra a trabajar en el Ministerio de Transportes en calidad de asistente. A los pocos meses, su mujer, Patricia Úriz, entra también en el entorno de Ábalos, a la par que escala dentro de la Ejecutiva del PSN. El resto de la historia ya es parte del sumario judicial del caso Koldo.

Temas

En España

    0
    comentarios