Menú

Vox afronta una nueva crisis en Baleares: su única consejera en Menorca les acusa de hacerle 'mobbing'

Dice sentirse presionada para abandonar el cargo en plenas negociaciones presupuestarias con el PP.

Dice sentirse presionada para abandonar el cargo en plenas negociaciones presupuestarias con el PP.
El líder de Vox Santiago Abascal conversa con la diputada de su partido, Pepa Millán, durante el pleno del Congreso. | EFE

Vox no termina de sacar cabeza en Baleares, donde una nueva polémica amenaza con volver a avivar las hostilidades que derivaron en una crisis de alcance nacional. Su única consejera en el Consejo de Menorca, equivalente a una diputación provincial, acusa a la dirección regional de hacerle "mobbing" para forzar su salida.

Maite de Medrano explica en el Diario de Menorca que la presidenta de Vox Baleares, Patricia de las Heras, y su vicepresidente, Fulgencio Coll, han designado a dos coordinadores en Vox Menorca, Santiago Barber y Ricardo Galí, con el único ánimo de minarla para que acabe renunciando. Habla de "manzanas podridas" dentro del partido, de una situación similar a la de "Chicago en los años 30" o de actitudes "machistas" con ella.

La consejera fue expulsada del Gobierno en el Consejo insular por el PP el pasado mes de noviembre, según dijeron por su falta de dedicación, y mantiene un importante enfrentamiento con Barber y Galí, con residencias de vacaciones en Baleares pero viven en Madrid y Barcelona, respectivamente. Algo que dificulta que puedan coordinar el partido en la isla, según se quejan miembros del partido a Libertad Digital. De ahí que De Medrano asegura que estos nombramientos sólo tienen por objetivo acorralarla.

Aunque en la información la consejera asegura que esta designación no cuenta con el visto bueno de la dirección nacional, a la que apela para que la frente, fuentes consultadas por este periódico aseguran que Vox nacional sí lo ha avalado, especialmente después de que Bambú mostrara su respaldo a De las Heras y Coll en la crisis desatada hace semanas, cuando cinco diputados regionales expulsaron del grupo parlamentario a la presidenta de Vox Baleares.

Una crisis que para muchos se cerró en falso ya que persisten las hostilidades, como evidenciaría también el fuego desatado ahora en Menorca, donde de momento el partido a nivel nacional no ha tomado medidas pese a las duras acusaciones lanzadas por su consejera, que nombra a Montserrat Lluís, vicesecretaria de Acción de Gobierno, como su interlocutora con Madrid y a la que hace un llamamiento para intentar encauzar la situación.

De no llegar a un acuerdo, la situación podría provocar que el partido acabe dividido en dos en Menorca, como ya ocurrió con la formación a nivel regional en lo que el propio presidente del Parlamento balear, Gabriel Le Senne, calificó como "espectáculo" por el que pidió perdón a los ciudadanos. Algo que también ha hecho ahora De Medrano ante esta nueva crisis.

Se da la circunstancia, además, de que ha estallado en mitad de las negociaciones presupuestarias del Consejo de Menora con el PP, que necesita el voto de la consejera de Vox, quien tumbó las cuentas, hace meses, en represalia por haber sido expulsada del gobierno. La situación podría dificultar que los presupuestos puedan ser finalmente aprobados.

Temas

En España

    0
    comentarios