Menú
Con motivo de la prescripción del 11-M, Libertad Digital organiza un coloquio con los autores de dos libros que se acaban de publicar y que repasan todas las lagunas de la versión oficial.

Especial 20 aniversario del 11-M: dos décadas de preguntas sin respuesta

Con motivo de la prescripción del 11-M, Libertad Digital organiza un coloquio con los autores de dos libros que se acaban de publicar y que repasan todas las lagunas de la versión oficial.

Con motivo del 20 aniversario del 11-M y de la prescripción, por tanto, del peor atentado de nuestra historia, Libertad Digital organiza un coloquio con los autores de dos de los libros que se acaban de publicar con el objetivo de arrojar luz sobre uno de los capítulos más negros de nuestra historia. Los misterios del 11-M, La investigación definitiva sobre los atentados terroristas que conmocionaron a España, obra firmada por Carlos Sánchez de Roda y publicada por Ediciones La Tribuna, se centra en la rápida e inexplicable destrucción de los trenes, el escenario del crimen y, por tanto, prueba clave donde las haya.

Junto al ingeniero -y trabajador de Renfe en el momento de la masacre- nos acompaña el historiador Juan Francisco López Pérez, encargado de coordinar 11-M La historia oficial, cómo un conjunto de despropósitos se convirtió en verdad, una obra coral nacida en el seno de la Asociación 11-M Verdad y Justicia y publicada por Última Línea, que hace un repaso por las principales lagunas que dejó la sentencia, aportando nuevos e interesantes datos sobre uno de los episodios más controvertidos: la explosión de Leganés.

La prescripción del 11-M se produce sin que se haya podido dilucidar quién o quiénes fueron los autores intelectuales y con tan sólo tres condenados por su relación directa con los atentados: Jamal Zougam y Otman el Gnaoui, sentenciados ambos a más de 40.000 años de prisión como autores materiales, y José Emilio Suárez Trashorras, condenado a 34.715 años y 6 meses de prisión como cooperador necesario, al haber facilitado los explosivos que, según la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo, se utilizaron el 11-M.

Particularmente llamativo es el caso de Zougam, el único al que el tribunal presidido por Javier Gómez Bermúdez fue capaz de situar en los trenes. Lo hizo, sin embargo, basándose exclusivamente en el testimonio de varios testigos que aportan datos contradictorios y sobre cuya veracidad pesan serias dudas.

Temas