Menú

Sánchez negocia con Bildu usar la reforma de los fueros para colar la oficialidad del vascuence en Navarra

La reforma debe notificarse al Gobierno de España y, a partir de ahí, acordarse el texto con el Ejecutivo de Sánchez en su momento de mayor debilidad.

La reforma debe notificarse al Gobierno de España y, a partir de ahí, acordarse el texto con el Ejecutivo de Sánchez en su momento de mayor debilidad.
Sánchez estrecha la mano a la portavoz de Bildu en el Congreso de los Diputados, Mertxe Aizpurua. | Europa Press

Bildu quiere activar el proceso de creación de su ansiada Euskal Herria desde Navarra. Pero cuenta con un problema: hoy por hoy, resultaría casi impensable que esa medida -que supone la sumisión de Navarra al País Vasco- saliese adelante con el apoyo de la población navarra y necesita de un referéndum para ser ratificada. Bildu lo sabe y ha empezado a negociar con el PSOE un proceso de cambio social de incalculable magnitud en Navarra. Un proceso que pasa por la eliminación del modelo educativo de los menores de edad en español, pasa por la implantación del vascuence como lengua cooficial en Navarra, pasa por condicionar los puestos públicos y subvenciones al conocimiento o uso de esta lengua, y pasa por provocar, como consecuencia final, una salida del territorio y del censo electoral de las familias que no quieran verse sometidas a este sistema de imposición nacionalista. Sánchez ya ha empezado a negociar con Bildu la reforma de la regulación de los fueros navarros. Y allí se ha empezado a hablar ya de la primera pieza del puzzle: la implantación del vascuence como lengua cooficial en Navarra.

El Tribunal Supremo ha tumbado recientemente el decreto de expulsión de la Guardia Civil de las competencias de tráfico de Navarra y, con ello, en la práctica, de la Comunidad Foral al quedarse sin competencias. El motivo es sencillo, la urgencia con la que hizo el PSOE su regalo a Bildu les llevó a hacerlo por medio de un decreto que no tenía capacidad alguna para reescribir la norma base de los fueros navarros –la LORAFNA–. Pero Bildu ha visto la oportunidad de un golpe mayor en este detalle.

Efectivamente, la citada ley orgánica no recoge la posibilidad de asumir la competencia reclamada y, por lo tanto, para poder satisfacer la exigencia de Otegi de echar a la Benemérita de Navarra debía abordarse previamente una reforma de la mencionada Ley Orgánica de Reintegración y Amejoramiento del Régimen Foral de Navarra (LORAFNA). Pues bien, dicho y hecho: el PSOE ya ha ordenado negociar una modificación de la norma base de los fueros navarros con tal de que se pueda expulsar a la Guardia Civil.

La presidenta del Gobierno Foral, María Chivite, ya ha confirmado que Navarra regulará la inclusión entre sus competencias del control del tráfico por medio de una reforma urgente de la LORAFNA. Pero la nueva Ley Orgánica reformada puede convertirse en una puerta abierta y toda una tentación para los más profundos deseos de Bildu, que ya observa la posibilidad como un mecanismo de abordar más reformas de cara a acelerar la euskaldunización de la Comunidad Foral.

Por el momento, la reforma debe impulsarse por el Gobierno de Navarra y notificarse formalmente al Gobierno de España. A partir de ahí, deberá acordarse el texto con el Gobierno de Pedro Sánchez en su momento de mayor debilidad. El texto definitivo, de hecho y tras pasar por Navarra, tendrá que debatirse como ley orgánica también en el Congreso y en el Senado. Este último paso, eso sí, dará una posibilidad a la mayoría del PP en la Cámara Alta para vetar la reforma que, pese a ello, volvería al Congreso para ser reafirmada. Y, como señala la Constitución Española en su disposición transitoria cuarta, "para la validez de dicha iniciativa será preciso, además, que la decisión del Órgano Foral competente sea ratificada por referéndum expresamente convocado al efecto, y aprobado por mayoría de los votos válidos emitidos".

Este último paso es el punto débil de Bildu: la población navarra no está, hoy por hoy, por la labor de respaldar esta bomba de relojería. Pero si el censo se va alterando, llegará el momento en el que no sería descartable. Y por ello Bildu ha pedido introducir el vascuence como lengua oficial, condicionar los cargos y puestos de funcionario a esta lengua, generar subvenciones en base al vascuence que atraigan vascoparlantes e ir remodelado, en definitiva, el censo electoral paso a paso. Hasta que los favorables a Euskal Herria sean mayoría.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro