Menú

El Gobierno trata de aislar de la campaña vasca el pacto entre el PSOE y Bildu en Pamplona

Pese a la reprimenda de Alegría contra Bildu, el partido de Otegi seguirá siendo socio del Gobierno y el PSN les apoyará en Pamplona.

Pese a la reprimenda de Alegría contra Bildu, el partido de Otegi seguirá siendo socio del Gobierno y el PSN les apoyará en Pamplona.
Pilar Alegría y Eneko Andueza en una imagen de archivo. | EFE

"Cobardes", "incompatibles con la democracia" o "negacionistas". En la Moncloa todavía resuenan las palabras de Pilar Alegría sobre Bildu. Calificativos gruesos que, con frecuencia, suelen arrojar contra PP o Vox, pero que, hasta ahora, nunca habían empleado contra un socio prioritario del Ejecutivo como es Bildu.

La excusa fueron las palabras del candidato del partido de Otegi, Pello Otxandiano, al negarse a calificar a ETA como "terroristas". Unas declaraciones en la línea de lo que los proetarras siempre han defendido pero que, esta vez, han irritado a Moncloa a sólo cinco días de las elecciones vascas en las que Bildu partía como favorito y la suma de PNV y PSE empezaba a peligrar. Lo que ponía en riesgo mantener a su otro socio vasco.

En privado, altos cargos del Gobierno lo definen como "palabras inadmisibles" y que "sirven para reafirmar la posición del PSOE" y de su candidato, Eneko Andueza, que en los últimos días está exhibiendo una línea dura contra los herederos de Batasuna.

Pactando con Bildu

En el Gobierno hacen equilibrios para justificar sus pactos con Bildu en Navarra. Por ejemplo, en Pamplona, donde apoyaron una moción de censura para derrocar a la alcaldesa de UPN, Cristina Ibarrola, y aupar al bildutarra Joseba Asirón. Fuentes del Ejecutivo lo circunscriben a un acuerdo estrictamente local y, tirando de argumentario, lo justifican por "la parálisis municipal", pese a que la regidora navarrista llevaba apenas seis meses en el cargo.

Los socialistas siempre se escudaron en que Ibarrola no había conseguido aprobar los Presupuestos y que no había negociado. Una justificación que, en cambio, ahora prefieren no rescatar ya que este año, tras conformar Gobierno, Pedro Sánchez ha renunciado a presentar los Presupuestos, obligando de manera automática a una prórroga.

Más allá de Pamplona, los socialistas han tenido más pactos que rompen esa idea de "dique de contención frente a Bildu" que preconiza el candidato socialista, Eneko Andueza, en el País Vasco. Dos meses antes de la moción de censura en Pamplona, el PSN apoyó la candidatura de EH Bildu a la Federación Navarra de Municipios. Eso permitió que el alcalde de Tafalla, Xabier Alcuaz, se hiciese con este organismo. En la Moncloa lo justifican porque reconocen que "en cuestiones sociales y municipales" hay "coincidencias con Bildu".

Seguirán los pactos

En el Gobierno tratan de cerrar filas y auguran que, ante "posicionamientos "como el de Pello Otxandiano negándose a calificar a ETA como terrorista, serán "contundentes" pero esto no resquebrajará los pactos con Bildu en Navarra, ni en el Congreso de los Diputados.

En la Moncloa son "conscientes de la posición" que tienen en la Cámara Baja. Como dijo este martes la portavoz Pilar Alegría "no cambia cambia nada". Fuentes del Ejecutivo auguran que "cuando haya una ley vamos a hablar con todos los grupos", Bildu incluido. Otras personas de Moncloa profundizan en esa línea: "Este es un gobierno de coalición y hay acuerdos parlamentarios para sacar adelante las leyes". Unos "acuerdos" en los que Bildu seguirá siendo socio preferente.

Temas

En España

    0
    comentarios